26 feb. 2012

CUANDO LA INJUSTICIA ESTÁ DE TU LADO ES MÁS FÁCIL.

  
   Como considero que es de justicia diré que este partido no lo merecimos ganar, aunque tampoco perder. Igualmente diré que en el cómputo general del partido el arbitraje nos ha favorecido, para que negarlo. A mí juicio Sergio Ramos debió ser expulsado, más que por la acción en sí en que abre los brazos (que parece más intento de contener al rival que de golpearlo) y golpea a Costa, porque me parece mentira que teniendo una tarjeta amarilla casi desde el principio con total merecimiento, siguiera jugando al límite en casi todas sus acciones. También decir que no debió expulsar a Michu, aunque si debió hacerlo con Costa, además de mostrar alguna amarilla más a los jugadores del Rayo. Pero aún así los mayores beneficiados fueron los nuestros.
   Ya en lo puramente futbolístico decir que el partido fue malo, aburrido, soso. El motivo no fue otro que las continuas interrupciones y la brusquedad del juego en general. No hablo de violencia, sino brusquedad, aunque quizás sería más acertado decir que el juego fue tosco, trabado. Y el problema es que el Real Madrid entró a trapo a jugar de esa manera, una manera que en absoluto le beneficia. Y aquí aparece prácticamente lo único bueno, que aún así ganamos.
   Si es verdad que tuvimos mayor número de ocasiones y aún más cierto que las mejores suyas fueron provocadas por errores nuestros, pero la derrota del Rayo fue injusta, primero por juego y luego por valentía, porque es para quitarse el sombrero el hecho que Sandoval sacara toda la artillería de su equipo para intentar ganar, o como mínimo empatar. Y la jugada no le salió bien por poco, si bien es cierto que el Madrid no aprovechó esa situación (el Rayo sin apenas medios ni defensas) por los pelos.
    De todas formas y como he dicho, el partido no entrará en los anales de la historia del fútbol. Si tuviera que describirlo diría que tuvo tres fases. La primera se corresponde con la primera parte, en unos primeros minutos en los que el Rayo intentaba apretar y en donde poco a poco los blancos fueron cogiendo el dominio del encuentro, aunque no de forma absoluta. El segundo tramo estaría encasillado entre el inicio de la segunda parte y la jugada "psicológica" del partido, aquella en que un Sergio Ramos más despistado que de costumbre, "centró" al rival en nuestra propia área, iniciándose una jugada que no acabó en gol porque Michu se tropezó en el último momento. Hasta ese momento el Madrid dominaba con claridad y tenía las líneas más adelantadas, provocando robos inmediatos y acciones de ataque más continuas y fluidas, y aunque hay que reconocer que no fueron precisamente muy numerosas, si fue en esta fase cuando llegó el gol de CR7, el golazo de tacón de CR7. A partir de la aciaga jugada de Sergio parece como si a los nuestros les entrara cierta congoja, cierto miedo. Y a partir de aquí aparecieron las imprecisiones, provocando que el Rayo empezara a tener las ocasiones, una de ellas clarísima tras un córner muy mal defendido y provocado por una pérdida de balón un tanto estúpida. Lo más curioso es que esta clarísima ocasión rayista provocó la mejor jugada blanca de la segunda parte y que inexplicablemente CR7 mandó al limbo cuando todos dábamos por metido el segundo tanto. Centrándome brévemente en el portugués diré que mejoró notablemente en el lanzamiento de faltas, aunque no materializó ninguna.
    De aquí al final el Rayo, con todos los medios a su alcance, intentaba meter algún gol, mientras los nuestros intentaban hilar algún buen contraataque, pero la misma imprecisión que tenían en defensa y el centro del campo se trasladó a la delantera, de tal forma que apenas nos aproximamos con peligro a la meta de Joel.
   En resumen, un partido poco vistoso, un partido de los que hacen ganar ligas, un partido que ganó el Real Madrid. Un partido que puede valer una liga.

21 feb. 2012

LA MEDIOCRIDAD TIENE UN PRECIO...

...y el Real Madrid lo ha pagado muy caro. Y sí, hablo de mediocridad por no decir algo peor, porque bajo mi punto de vista el Real Madrid jugó mal, muy mal, ante un CSKA, y aquí viene lo preocupante, que aún jugó peor.
    Un CSKA que sólo tenía una cosa que ofrecer y fue lo único que ofreció: ímpetu por intentar hacer cosas. Un ímpetu que en condiciones normales y si los nuestros sólo hubieran jugado mal únicamnte hubiera servido para llevarse menos de 4 goles. Porque aunque reconozca que no he seguido al CSKA y que creo que es la primera vez que lo veo desde hace por lo menos 5 años, si esta es su mejor versión o incluso una versión normal..., es lamentable que siga en la Champions a estas alturas. Pero como he dicho, peor aún que nosotros empatáramos contra ellos.
   No sabría que elegir de este encuentro. Pero a diferencia de otras ocasiones en que era por la gran cantidad de cosas positivas, en este caso es porque sólo encuentro negativas. Apenas creamos ocasiones de gol, 6 creo recordar. Aunque aún es peor que ellos sólo 1 clara, su gol en el minuto 92, a las que añadiría 2 ocasiones con algo menos de peligro.Nuestro juego en ataque fue penoso, ni combinaban ni tenían ganas de combinar. La premisa parecía ser la misma que ejecutamos en el lamentable partido de ida de la semifinal de la Copa del Rey contra el Barcelona: patadón y que sea los que dios quiera. Con el agravante que mencioné en su momento, que no hay nadie, salvo Xabi, con gran capacidad para hacer ese "patadón", a lo que se suma el hecho que durante el partido los que realizaron ese desplazamiento de balón fueron Pepe, Coentrao y Sergio Ramos, algo mejor dotado para hacerlo que los anteriores, pero que hoy no tuvo su día. Y ya que he mencionado a Coentrao..., bueno, mejor me guardo mi opinión para el final de la temporada, pero sólo diré que creo que fue el peor de los nuestros, lo que le baja a la categoría de paupérrimo. Aún así llegó el gol de CR7 y quizás pudimos haber metido algún otro, aunque eso implicaría un rendimiento de cara al gol que rozaría el 40% en relación a las ocasiones realizadas. Una cifra muy alta y que hubiera sido injusta, aunque no me hubiera importado hablar de esa injusticia en este post. 
    Los comentaristas deportivos que narraban el partido decían, con casi toda la razón, que el Madrid tuvo controlado todo el partido. Yo no estoy tan absolutamente de acuerdo con esa apreciación, si bien la mayor parte del tiempo así fue y es verdad que ellos apenas realizaron alguna acción que pudiera hacer pensar en lo peor, que finalmente y contra todo pronóstico, así sucedió. Pero no nos olvidemos que se enfrentaron a un equipo que, por lo menos en este encuentro, no mostraron nada digno de mención salvo sus ganas de intentar, porque en la mayoría de sus jugadas no pasaron de intentos baldíos.
   Es de los pocos rivales a los que no les he encontrado nada llamativo, nada reseñable, nada digno de mención y por eso aún me cuesta entender más el hecho que nos empataran en la última jugada y como no, en una acción a balón parado, tras una absurda falta (manos) cometida por Coentrao y un pésimo despeje en el área de Arbeloa, que acabó a los pies de Wernbloom (he tenido que buscar el nombre en internet) que remató estando prácticamente sólo a las mallas.
    Como normalmente las desgracias nunca vienen solas, en el minuto 12 se lesionó Benzema, desconociendo por ahora su alcance.
    Pero bueno, volvamos al encuentro y al resultado. Desde el final del partido llevo preguntándome los motivos por el lamentable encuentro hecho por los nuestros y si bien se me ocurren varias respuestas, ninguna es convincente. Por ejemplo, el hecho de jugar sobre césped artificial, pero claro está, ellos también jugaban en el mismo campo, y por mucho que estén más acostumbrados que nosotros..., la diferencia de calidad debería como mínimo compensar esta desventaja. Igualmente si hablamos de la temperatura, pero en este caso añadiría que hace una escasa semana jugaron en el Bernabéu con una temperatura como mínimo (más bien máximo) similar. ¿Quizás el planteamiento?, que en cuanto al resultado estaba funcionando y que aparentaba ser más que suficiente visto el nivel que parecía tener el rival. Puede ser, pero claro, hay que contar con todos los imprevistos y entre ellos puede figurar el que te metan un gol en el minuto 92 cuando tu sólo has metido otro. ¿Podría ser la más que preocupante tendencia del Real Madrid a recibir goles en jugadas a balón parado?, pues sí, también podría ser, pero esto afecta más que al juego desplegado, al resultado cosechado. ¿Incluso el hecho que prácticamente a cada falta realizada por los nuestros el árbitro sacara tarjeta amarilla mientras toleraba incluso placajes brutales del contrario?, pues también pudiera, pero por mucho que esto pudiera coaccionar las acciones defensivas de los sancionados, sigue sin parecerme suficiente.
     Quizás simplemente haya sido un mal partido, un accidente, en el que para que negarlo, por muy mal que hubiéramos jugado, no merecimos que nos empataran. 
    En tres semanas la resolución de una eliminatoria en que si el fútbol fuera lógico, debería haber estado prácticamente resuelta en este partido. Gracias a Dios en el fútbol no hay lógica que valga aunque por desgracia en este caso, hayamos salido perdiendo. Que no se repita.

20 feb. 2012

SÓLO BUSCO RESPUESTAS.

   Tras oír las sandeces que el señor Pep Guardiola promulgó en su última "charla" me han surgido infinidad de preguntas, aunque las resumiré en unas pocas.
    Este modélico entrenador dijo, entre otras cosas que "Jugaremos la final donde nos quieran recibir no en un sitio donde no quieren que vayamos. No me apetece ir a sitios donde no quieren que vayamos a dignificar la Copa de su Majestad el Rey. No nos quieren, no vamos. Jugaremos donde nos quieran recibir".
    De entre todas las "educadas" punzadas que ha soltado sólo en este tramo, me quedo con la parte que dice "...donde no quieren que vayamos a dignificar la Copa...". Dignificar dice, ¿acaso sabe lo que significa?. Porque hasta ahora, para este señor, dignificar ha sido rebuznar lindezas del tipo "nosotros somos de un país pequeño llamado Catalunya" o lo que es lo mismo, alentar y animar a los adoctrinados y "encefaloplanos" de los independentistas que luego silban e insultan no sólo al Rey, sino al país entero. Dignificar para él también ha sido, cuando era capitán del Barcelona, negarse a jugar contra el Atlético de Madrid aquella semifinal de la Copa del Rey, que por cierto, tenía prácticamente perdida tras el primer partido en que perdió 3-0. Dignificar también es para él decir que la Copa es el tercer trofeo (cosa en la que la mayoría coincidimos). Sinceramente señor Guardiola, deje dignificar a los demás y usted siga esparciendo estiércol que es lo que mejor se le da. De manera "pulcra e intachable", pero esparciendo estiércol. Con todos los respetos a los profesionales de tan noble profesión.
    Por otro lado le honra lo de "jugaremos la final donde nos quieran recibir...", aunque considero que realmente es porque no les queda otro remedio, y si realmente fuera tan sincera su respuesta y la del club al que representa, hubieran cesado en su petición hace ya más de una semana, pero no, han de seguir presionando y malmetiendo. Y yo propongo, casi parafraseando a un periodista radiofónico, que por un momento se imaginen preparando su boda y preguntando en su restaurante favorito por si en las fechas elegidas pueden celebrar el convite y obtienen por respuesta que no pueden, pues se va a realizar reformas. ¿Qué harían ustedes, asumir la situación y buscar otro restaurante o presionar al director del local, alcalde del pueblo, presidente de la comunidad autónoma,... para que ese local les deje celebrar cuando y como digan esa fiesta?. Creo que la respuesta es clara, obvia y "dignificante". 
     Pero no se conformó con lo reseñado, también comentó que: "Ha habido muchas cosas que hacen que estemos a una distancia que probablemente será muy difícil de recuperar". ¿A qué cosas se refiere?. Creo que la respuesta es tan evidente que sobran las explicaciones, pero por si surge alguna duda, diré que no creo que se refiera a los partidos que merecidamente han perdido, a las ayudas arbitrales que han tenido, a la excelente temporada del Real Madrid, a su corta plantilla planificada por él,... No sé por qué considero que se refiere a los partidos en los que han salido perjudicados por el árbitro, que también han existido, aunque en menor medida.  Madre mía, que sea el entrenador del Barcelona el que "diga" eso..., tiene delito.
    Bueno, lo dicho, sólo solicito ayuda para que me aclaren las preguntas aquí formuladas. El resto de las 200 que me quedan las realizaré en otro momento. Gracias de antemano.
     

19 feb. 2012

SEGÚN EL GUIÓN ESTABLECIDO.

    Esta temporada parece que el Real Madrid está haciendo las cosas tal y como lo dictamina un guión que él mismo ha realizado.
   Todos los partidos que ha merecido ganar los ha ganado, salvo el de la primera vuelta contra el Levante y el segundo partido del Campo Nuevo contra el Barza en la Copa del Rey. El único partido que ha merecido perder lo ha perdido, el aciago del Barcelona en el Santiago Bernabéu en la semifinal copera. Y el único igualado lo ganó el Barcelona "a los puntos" y con los puntos (el liguero). Vamos, que no ha estado nada mal en el cómputo general.
    Creo que la mayoría de nosotros hubiera pagado por estar en nuestra actual situación por estas fechas si nos lo piden al inicio de la presente temporada. Jugando bien y sacando una considerable, que no definitiva, ventaja a un Barcelona que está haciendo una gran temporada y a mí juicio está jugando de manera mucho mejor y sobretodo más ofensiva que el tan laureado (sigo sin entender por qué) de los años anteriores.
    Pero bueno, me centraré en el partido contra mi querido Racing de Santander, el único equipo, junto al Español, en que nuestros empates o derrotas contra ellos me pican en vez de doler. Antes del encuentro se rindió un homenaje a la selección campeona de fútbol sala, que le pese a los franceses o a quien sea, es la española.
   En mi apreciación quizás influya el corazón, pero el 4-0 final lo considero un tanto excesivo (goles de Benzema (2), CR7 y Dí María). No por juego, sino por ocasiones. Dominamos de principio a fin y de manera abrumadora, pero si bien es cierto que no cesamos un instante de intentar crear peligro, éste se produjo en una cantidad menor a lo normal, entendiendo por normal entre 12 y 20 claras oportunidades. Y si no se hicieron más fue porque a la hora de realizar el último pase no estuvimos especialmente efectivos. Pero bueno, si hubiéramos sido el Barza de antaño el resultado habría sido 8-0. Creo que un 3-0 o incluso un 2-0 hubiera sido algo más justo, pero repito, sólo en cuanto a ocasiones, porque por juego el resultado si puede que no sólo sea justo, sino incluso corto.
   El Madrid salió desde el primer instante a por el encuentro, sabía de la importancia de marcar lo antes posible y da la sensación que es consciente de lo que supondría relajarse un sólo instante en cualquier partido y por lo tanto, en la liga.
   Todos tenemos la idea que el Real Madrid y el Barcelona están muy por encima del resto y así parece ser, pero que a nadie le quepa la menor duda que actualmente y con la calidad que atesoran todos los clubs, incluidos los de segunda B (a la copa del Rey me remito), con que un grande tenga un día normalito y su rival un buen día... las sorpresas, que no tanto, aflorarían sin problemas. ¿Todos he dicho?, pues parece ser que todos menos los jugadores, que todo hace indicar que tienen los pies más en el suelo que casi todos los que les rodean.
    Volviendo al encuentro diré que el ataque del Racing se basaba casi única y exclusivamente en balones largos a Babacar. Cosa a todas luces insuficiente, si bien si Pepe hubiera estado un poco despistado, algún susto nos podían haber dado. Mientras tanto el Madrid a lo suyo, dominando de cabo a rabo, con una posesión abrumadora y un continuo asedio a la meta rival. Apenas pasó el Racing de su campo. El Madrid recuperaba rápidamente el balón para intentar perforar la meta santanderina, pero unas veces por su buena defensa, otras por intentar bordar la jugada y la búsqueda de la excelencia y alguna más por escasos milímetros a la hora de efectuar el pase decisivo, provocó que el marcador quedara en unos "escasos" 4 goles. Y he aquí uno de los problemas a los que nos tendremos que enfrentar más tarde o temprano. Hemos llegado a un nivel tal, que me parece increíble que al finalizar el partido casi todos los presentes nos fuéramos algo decepcionados, como si un 4-0 supiera a poco, como si al no marcar más de 6 goles el Madrid no hubiera hecho nada y sinceramente, esto no es así. Yo también me fui "apenado", pero reaccioné rápidamente, me dí cuenta que no es tan fácil como parece. Que está muy bien ganar siempre (o casi), que es genial ir camino de batir el récord de goles, que parece que vamos directos al título liguero y cuantas cosas quieran, pero el camino recorrido no ha sido regalado, queda mucho trayecto aún y lo que es peor, lo aparentemente sencillo suele ser lo más complicado. Y así creo que es y será. Es comprensible que estemos ávidos de triunfos y logros, pero apenarse por un excelente resultado no sólo es preocupante, es injusto y una falta de respeto a los rivales y por lo tanto me parece intolerable. Por eso mismo me avergoncé de "mi tristeza".
    De todas formas me quedo con otros aspectos del partido. El primero y más sorprendente es que no encajamos ni un sólo gol, ni uno!. Por una vez en los últimos 13 encuentros no nos metieron el primer gol en su primera ocasión y lo más sorprendente, tampoco durante el resto de la contienda. El segundo y como no, la reaparición de Dí María, con golazo incluido, un par de pases dignos de la casa... y un buen susto que puede traer consecuencias negativas. El tercero que CR7  sigue mereciendo ese número por méritos propios, aunque ayer tuvo un par de detalles que me recordó su etapa de "simple CR" y cuarto que el Bernabéu se volvió a posicionar: "la final de copa, no se juega aquí". Punto y final. Además, ahora que caigo, el Bernabéu no está para albergar una final así, como demuestra el hecho que se fuera parte de la iluminación unos breves instantes durante la segunda parte.
   De todas formas últimamente me ha surgido una pregunta, ¿qué pasa con Sahin?. En los pocos minutos que le he visto jugar me ha gustado bastante y no me entra que tras haber pasado más de 6 meses todavía no haya "cogido el nivel". Además, ¿qué mejores momentos para darle minutos que durante los partidos encarrilados?. ¿Finalmente lo sacará en algún partido?, espero y deseo que si.
  Y hablando de final..., ¿qué figurará en el guión blanco?.
    

16 feb. 2012

LES CRECEN LOS ENANOS, LOS GIGANTES, LOS CABEZUDOS,...

    Pues eso parece señoras y señores, a mi querido F.C. Barcelona le crecen todo tipo de problemas, a pesar de la alegría que hoy les han dado la RFEF.
    Desde que los resultados no les acompañan han utilizado excusas de todo tipo, tamaños y colores. Que si las lesiones, el césped está muy alto, el terreno congelado, la hierba poco regada (increíble la reacción del "caballero" Guardiola en Mestalla), la corta y premeditada plantilla, el poco rendimiento de Piqué,... y como no, su sempiterno problema arbitral. Este último bien disimulado, excelentemente disimulado en los últimos años, pero que siempre que se les ha torcido un poco las cosas ha florecido "accidentalmente" o "educadamente". Pero claro, han regresado de momento (Villar ya no tiene que seguir disimulando, ha ganado por lo que puede volver a actuar libremente), al lugar de donde nunca debieron salir y de donde psicológicamente nunca lo han hecho, al segundo puesto. Un club que sólo con su semifinal con el Chelsea, sólo por eso, debería de estar calladito con el tema arbitral entre uno y dos siglos.
    Es imposible negar que nosotros también hemos hablado más de lo debido de los árbitros, pero nos hemos centrado única y exclusivamente en ellos por obra y gracia de Villar y Platini y no, en un altísimo porcentaje de los casos, sin razón. No obstante, hay que reconocerlo, la labor arbitral es excesivamente complicada.
    Para colmo de males lleva intentando jugar la final de la Copa del Rey en el Santiago Bernabéu, cosa a la que se opone no el Real Madrid como institución, sino el Real Madrid como alma, osea, sus aficionados.
    Pero claro está, el Barcelona está acostumbrado últimamente a que todo el mundo le dore la perdiz y acaten todas sus órdenes. Ya sea a través de su mano derecha Villar o su mano izquierda Platini. Como hasta la fecha todos han acatado todas sus peticiones como si fueran el mismísimo Lenin, no entienden que alguien o algo se niegue a conceder lo que solicitan, en este caso la negativa blanca. 
    Pero ya no les basta con eso, ya les parece poco el gobernar en RFEF y UEFA. Por lo visto han de oprimir también al resto de instituciones, especialmente aquellas que hasta ahora han estado más fuera de su alcance. O por lo menos eso se deduce de las declaraciones del "señor Freixenet", digo Freixa, en las que, y cito textualmente: "No me constan las obras del Bernabéu...". Pues mire señor "burbujita", puedo comprender, aunque desapruebo, que la UEFA, la RFEF y cuantas otras dominen, tengan que informarles a ustedes de todos sus movimientos y pedirles permiso para hacerlo, pero hasta la fecha, gracias a Dios, el Real Madrid es y ha sido su máximo oponente y por lo menos hasta ahora (Villar y con él todo puede pasar), es independiente. Por lo tanto ni les deben, ni tienen por qué tener constancia de unas obras, unas reparaciones, una reconstrucción o lo que sea. Ya está bien de despotismos, soberbias y estupideces. Que han podido engatusar a los anteriormente referidos, que el Gobierno de su Autonomía ha podido engañar, "Goebbleslizar" y "amebizar" a su población y todo lo demás, pero esto es el resto de España y especialmente el Real Madrid, y por lo tanto ni tienen, ni tendrán poder sobre él. Lo que significa que se harán las obras cuando nos venga en gana y no les informaremos por ello, ni mucho menos les pediremos permiso de como y sobretodo cuando hacerlas. Sólo faltaba eso. Es más, como ya comenté en el anterior post, esto ya no tiene nada que ver con unas obras programadas, aunque no le conste a los dictadores de turno, desde hace varios meses. Tiene que ver con una masa social, los verdaderos dueños del club, que no quieren que su estadio sea mancillado por una panda de borregos. Así de simple. 
    Así que señor, dedíquese a ordenar a los "perroflautas" que tanto les adoran y dejen al resto del mundo en paz, porque por más que lo intenten, por más que utilicen sus malas artes contra nosotros, por más que manipulen a todos aquellos que les rodean, siempre resistiremos, y no sólo resistiremos, sino que haremos lo que siempre hemos hecho, vencerles.
    
    Postdata: Señor Freixa, tengo intención de hacerme un nuevo retrete en mi casa para desahogarme cada vez que le escucho a usted, a su jefe, alguno de sus secuaces y jugadores o su prensa afín (mi papel higiénico), mañana les mandaré la solicitud correspondiente a su Club y Generalidad para que, me la autoricen o no, yo lo construya y pueda descargar "mi ira" contra su somera estupidez.
   Ah!, tengan en cuenta la foto que he añadido, motivo por el que les recomiendo pasar un antivirus tras leer esto.
   

    

13 feb. 2012

NOCHE ARDIENTEMENTE GÉLIDA.

 
Como reza en el título fue una noche de contrastes. Por una lado 90 minutos de aguante estático de temperaturas bajo cero y lo que es peor, un viento constante que no sólo disminuía la sensación térmica, sino que se se llevaba sin retorno la "pseudocalefacción" del Bernabéu, prácticamente inexistente para los de la zona baja en condiciones normales, utópica los días de viento. Y por otro lado el homenaje a Roberto Carlos, los posibles 10 puntos al Barza, el gol inicial del Levante, el buen juego del Madrid no plasmado en el resultado en la primera parte, las bondades y excelencias de CR7, Özil, Benzema, Xabi, Higuain,..., nuevamente los 10 puntos..., pero sobretodo y por encima de todo y todos la decisión del Bernabéu, una decisión inapelable concienciada y unísona: que la final de la Copa de S.M El Rey no se juega en nuestra casa.
   Pero empecemos por el principio. Puedo presumir de no ser precisamente friolero, quizás sea que la mitad de mi sangre sea pasiega (Cantabria) y que gran parte de mi vida la paso por esas tierras. Pero ayer era un día "especial" y reconozco que llevaba tanta ropa que casi "me cuesta" entrar en el coche a la hora de dirigirme al Bernabéu (sobre las 19:30 horas). En una noche sin apenas tráfico (ya podía ser así cuando salgo tarde), llegué con casi 30 minutos de antelación a mi asiento y a aguantar estoicamente el frío imperante. Ante la necesidad de ponerme unos guantes y un gorro que llevaba en la mochila me dije: hay que ser tonto, tengo fiebre, temperaturas bajo cero y aquí estoy, temblando de frío a la espera del inicio de un partido de fútbol". Pero icé la cara y miré alrededor, faltaban unos 15 minutos para empezar el partido y ya había casi tres cuartas partes del aforo ocupado. Esto no es tontería, esto es pasión, es amor a unos colores, es ser del Real Madrid, que como canta una canción de los innombrables: "...en las buenaaaaasssss, en las malaaaasssss". Volví a hacer lo propio segundos antes del homenaje a Roberto Carlos, lleno absoluto y un escalofrío sobre el tembleque que me poseía recorrió mi cuerpo; ganaremos, perderemos, empataremos, seremos campeones o no, pero ole nuestros huevos.
     Y en pleno corazón henchido apareció el gran Roberto Carlos por el túnel de vestuarios. Los vellos como escarpias se me pusieron y aunque mí "masculinidad" me impida reconocerlo, un par de gotas brotaron de mis ojos, por el frío, ya sabéis.  
    Tras el saque de honor del eterno lateral empezó un partido que generaba más expectación por los posibles 10 puntos de diferencia con el Barcelona, que por el encuentro en sí. 
    La cosa no empezó mal. El Madrid dominando y encerrando al Levante, marcando un gol legal mal anulado... y toma, primer acercamiento del rival (y como viene siendo habitual en los 12 últimos encuentros), gol. Lo llevo diciendo mucho tiempo y no deja de ser verdad, un equipo campeón como el nuestro no debe permitir esas cosas. De todas formas la tendencia no cambió, los dominábamos, generábamos ocasiones y todos dábamos por hecho que más temprano que tarde llegaría el gol blanco para empezar la remontada. Hay que reconocer que ellos se cerraban muy bien, pero aún así en el minuto 20 ya podíamos haber ido tranquilamente 3-1. El problema venía en que el gol no llegaba. 
    Como he dicho el Levante sólo ofrecía una gran defensa y poco más, aunque dentro de ese "poco más" se puede hablar de una gran contra que apunto estuvo de acabar en gol, cosa que no hubiera sido extraña, pues era la segunda vez que se acercaban y jugando contra el Madrid...   
   Por enésima vez miré el marcador para ver cuando tiempo quedaba para el final de la primera parte, era el minuto 43, no sentía ni las manos ni los pies, pero "me daba igual", yo sólo despotricaba por la mala fortuna de cara a portería. Y en esas estaba, acordándome de la familia entera de la mala suerte, cuando en un balón aparentemente sin mucho peligro dentro del área levantina Iborra, que ya tenía una tarjeta amarilla, tocó el balón con la mano o lo que es lo mismo: penalty, amarilla y al vestuario. 
    Entonces CR7 cogió el balón, lo colocó en el punto de penalty, Munúa se colocó un metro a su izquierda del centro de la portería (¿?) hizo un par de amagos a un lado y otro... y gol del portugués lanzando el balón justo al lado donde se había desplazado en un primer instante el portero.
    Tan confiados estábamos los allí presentes en la remontada, y con tantas ganas de entrar en calor, que los últimos 3 minutos de la primera parte (incluido descuento) fueron pura pasión, pero sin resultado. El árbitro pitó... y fin del primer acto. 
   Simplemente por el mero hecho de moverme fui a esos "mágicos baños" que han de renovarse en el templo. Mentiría si no dijese que noté entumecidos todos los músculos de mi cuerpo e incluso un inocente pisotón de un "compañero del frío" hizo que llegara a pensar que me habían partido todos los dedos, pero mi preocupación era otra, me acordé del homenaje a Ronaldo y que ese partido lo perdimos.
    Con esa estúpida preocupación me volví a sentar en el otra vez helado asiento. Empezó la segunda parte y en nuestro segundo acercamiento llegó el gol, gran jugada entre Benzema, Higuaín (sobretodo éste) y CR7 que acabó con un certero y próximo remate del último a la red.
    El Madrid no bajó el pistón y siguió con su acoso y derribo contra el equipo levantino. Y en esas estaban cuando un portentoso tiro de CR7 acabó dentro de la portería de Munúa. Reconozco que según le vi "armar" la pierna pensé: "¿pero qué haces?". "Un golazo", debió de responder él.
    Pero esto no apaciguó a los blancos que seguían intentando meter alguno más, no de forma alocada o a la desesperada, pero si encerrando a su rival buscando un hueco que permita una nueva estocada. 
    Aún así llegó el tercer acercamiento en todo el partido de los levantinos, que como no, acabó en gol. ¿Pero qué pasa aquí? pensé. Siempre igual, nosotros llegamos 20 veces y metemos 3 goles, los rivales llegan 3 veces y meten 2..., sino 3. 
    Maldiciendo todo lo maldecible llegó el gran gol de Benzema poniendo el definitivo 4-2 en el marcador. De aquí al final del encuentro nada varió, sólo los nombres de algunos jugadores, Callejón por "El Pipita", Kaká por Özil y Khedira por Granero y seguimos intentando, un poco más relajados, hacer alguno más. En esta fase, y poco antes de cambiarlo, es destacable una excelsa jugada de Özil, con "caño" incluido, al póster. Pero por más que lo intentábamos, como en un amago de tiro de Callejón desde 30 metros que ocultó un excelente pase al área que CR7 no supo aprovechar, no entró ninguno más. Daba igual, habíamos ganado. El Barcelona estaba a 10 puntos, que digan lo que digan no es ni mucho menos una ventaja definitiva, y nuestro cuerpo estaba tan helado que dolía el mero hecho de levantarse para ir al vomitorio de salida correspondiente. De hecho, hasta una vez finalizado mi segundo transbordo en metro no dejé de sentir cierto cosquilleo y casi dolor en los dedos de los pies, pero lo dicho, daba igual. El Real Madrid seguía escribiendo su gran historia de esta temporada y lo que es aún mejor, el Bernabéu había hablado.
     ¿Hablado qué? dirán ustedes. Pues más que hablar les diré que el Bernabéu, su espíritu, su esencia, su alma, sus verdaderos dueños, osea, los socios, gritaron a los cuatro vientos que no quieren que la final de la Copa del Rey se produzca en su santa casa. Nos da igual que sea por reformas o por "aficionado-decreto", la casa blanca es sagrada y en ella no entra basura. Porque en nuestra casa no queremos a 60.000 prehomínidos metiéndose con nuestro Rey. Porque la afición madridista odia la ignorancia y en España no hay mejor definición para ella que el término independentista, y sobretodo porque nuestro club se llama REAL Madrid, título entregado por Alfonso XIII allá por 1920 y en nuestra casa no vamos a tolerar que esa panda de amebas arremetan contra nuestro Rey, nuestro nombre y sobretodo nuestro país. Bernabéu dixit.
    Lo más gracioso del caso es que los mismos periodistas que tanto decían que en el Bernabéu mandan los socios aquel famoso partido en que un porcentaje de los aficionados presentes en el Bernabéu "no quiso animar" a Mou, ahora dicen que el partido se ha de jugar en el Bernabéu por espacio, economía y no sé que memeces más. ¿En qué quedamos?, ¿mandan o no mandan los socios?. Pues sí, señores "periodistas", mandan los socios y TODOS los socios han dicho, han gritado, han cantado, que la mierda se quede en su casa. 
    En definitiva, una gran noche "ardientemente" gélida.  

          
    
      

9 feb. 2012

QUE LA JUEGUEN EN PARIS.

Hablo de la final de copa, claro. Pero que suene el himno primero, eso si. Y es que a todos nos gusta ir de viaje a la capital, a faltar el respeto, a difundir política y a recordar por muchos años el día que llenaron el Bernabeu para pitar el himno nacional en la mismísima capital. ¡¡Que ya nos conocemos todos!! Y sabemos a que juegan ciertos sectores, y por lo que a los madridistas nos concierne, es el momento de meternos el señorío en el trasero y decirles que nuestro estadio ni se pisa, ni se ensucia, asi que si quieren dar la nota que lo hagan en su puñetera casa, hablando claro. Florentino, ponte las pilas y en vez de el Señor, hazte por una vez el imbécil.......
Además, jugando en Paris y por casualidades temporales, los franceses cuando vean a Messi, entenderán que nuestra relación con el dopping es nula, que unos cardan la lana y otros se meten la pana, o algo asi.......
Allí podrán silbar bien agusto, repartir pasquines a la salida del encuentro y liberarse de ese españolismo que tan oprimidos les tiene a los unos y a los otros, ese españolismo que les ha hecho agrandar la fama mundial vistiendo la camiseta de nuestro país y otro tipo de elogios que en cuestión de interés no les ha importado promover bajo la bandera española.
Resumiendo y acortando, por mi como si juegan la final en el polideportivo de Saint Tropez, al fin y al cabo gane quien gane no pienso ver ni el resumen de la final. Una final de otra competición adulterada y a la que ciertos personajes solo le dan interés cuando les apetece o les conviene. Llamemoslé chupito o la Copa de nuestro rey.

Alberto Contador libertad. No podemos esperar nada de un país donde su mejor jugador de fútbol decidió acabar la carrera en el nuestro. Queda dicho. ¡¡Zizou!!



4 feb. 2012

EL RESULTADO Y POCO MÁS.

   
Un Real Madrid muy simple ha vencido por 0-1 a un Getafe que apenas creo peligro y que encima en la prácticamente única ocasión que tuvo, le quitaron un penalty por manos de Pepe en su área.
   La verdad es que poco más habría que añadir porque el partido ha sido bastante plano y triste. Para que negar que no me han gustado los nuestros, aunque tampoco el Getafe. De merecer ganar uno de ellos, éste era el Madrid, por lo menos por número de ocasiones y por haber dominado el encuentro la mayor parte del tiempo. Pero era un dominio extraño, un dominio anárquico, se podría decir que era un dominio "sin sentido", o por lo menos yo no se lo encontraba. Hubo un exceso de juego en largo. La mayor parte de los intentos de acercamientos eran a base de "patadones y a correr". Casi todos dirigidos a un Benzema con mucha movilidad, pero poca efectividad. Aunque también es un poco optimista decir "dirigidos", más bien eran "centros al bulto". Y es aquí donde creo que habitó el problema de los blancos. Daba la sensación que la orden era "según la tengas, patadón y "pa´lante"". Pocos centros parecía hechos a conciencia según la jugada en curso, pocos vi realmente hechos con un jugador que levantara la cabeza y realizara el gesto técnico para que el balón fuera a los pies de su compañero.
     La consecuencia de todo ello fue lo espeso de nuestro juego, nuestro dominio y nuestras ocasiones. Y es algo que realmente me sorprende, pues considero que de todos los sistemas de juego sin Varane en el campo, éste es el que peor nos puede funcionar. Por que no nos engañemos, jugadores para el pase largo "a la inglesa" tenemos pocos, Xabi, Varane... y parad de contar. Y del último hablo sólo por lo visto en los escasos minutos que ha jugado, no porque realmente tenga la certeza que sea una de sus mayores virtudes, aunque en las veces en que lo ha intentado le han salido muy bien dirigidos, con precisión, levantando la cabeza y sobretodo con gran visión de juego. Que esto haya sido casual o no espero que se demuestre en breve, pues es un jugador que me gusta bastante.
    Además habría que añadir el factor viento. Un factor que normalmente perjudica más que ayuda y mas si como ya he dicho, quién centra no es un experto en esas lides. No puedo entender que un equipo con nuestra calidad prefiera jugar así en vez de buscar espacios y hacer pases al hueco. Y más aún con la ventisca que se había levantado.
   Pero como todo en la vida también hubo algo bueno y es que el gol vino de una jugada a balón parado, concrétamente en un córner muy bien sacado por Özil. Si bien no es menos cierto que de 7 u 8 saques de esquina, sólo rematamos bien, cuando lo hicimos, el del gol. Escaso bagaje.
   Aunque quizás lo más extraño de todo esto es que no hubiera supuesto mucha sorpresa que el partido hubiera acabado con un 0-3. Bueno, diré 1-3 por el penalty no pitado al Getafe... y dando por hecho algo no tan claro, que lo metieran.
    Y como en lo que respecta a fútbol puro y duro poco o nada más habría que mencionar, hablaré del arbitraje  (tema muy en boga últimamente). Y en esta ocasión creo que es el Getafe el equipo que ha salido más perjudicado, pues el penalty de Pepe debió ser pitado. Para ser justos la jugada fue muy rápida y había tal acumulación de jugadores en un espacio tan reducido que la visión era dificultosa, pero debieron haber disfrutado de un tiro desde el "punto fatídico". Como en su momento debió de haber sido expulsado Torres al agarrar a Özil cuando éste se iba sólo hacia la portería defendida por Moyá, si bien la jugada era aún mucho más difícil de ver que la anterior. Y ya que me he puesto a hablar, diré que hubo "pseudo-penalty" a CR7, uno de esos que casi nunca se pitan y que cuando se hace son más que discutibles. De hecho si yo hubiera sido el árbitro y lo hubiera visto no lo pitaría, aunque se han dado casos en los que si se han concedido.
   En definitiva, me quedo con el resultado y poco más.

   Vaya, antes de publicar el post decidí leer lo que se decía de este partido en otros medios y para variar, discrepamos en casi todo. Al final iré al oftalmólogo para una nueva revisión.

1 feb. 2012

CUESTIÓN DE HONOR.

    Por desgracia a mi juicio estamos en un mundo decadente, en donde ya no sólo no se valoran ciertos valores, sino que si uno hace uso de ellos le pueden incluso tachar de loco, cuando no de imbécil.
   El mundo del fútbol no escapa a esta tendencia y ya casi sólo vale ganar, pasando a un segundo lugar la forma de hacerlo. En esto es experto el F.C. Barcelona, maestro en lloros, quejas y actuaciones desde casi su fundación. Curiosamente en los últimos 3 años en donde los favores arbitrales que les han hecho han sobrepasado ampliamente lo imposible, han sido "el paradigma de la prudencia", pacificadores y máximo ejemplo de la "defensa arbitral" y "el juego limpio". Otra cosa es que mientan cual bellacos, actúen en el campo de forma patética y que gran parte de sus logros sean gracias a sus hoy e históricamente enemigos, los árbitros.
    En esos "maravillosos años" los barcelonistas han gritado a los cuatro vientos su limpieza, estilo y "seny". Y han repetido hasta la saciedad que ellos nunca hablaban de los árbitros. Nunca hasta ahora, en donde por más que les ayuden (quiero recalcar que esas protestas son tras el partido contra el Villarreal en donde les perdonaron un penalty) están a 7 puntos del Real Madrid. Vamos, están donde siempre han estado en los últimos 107 años y en donde deberían haber estado los últimos 3 de no ser por lo anteriormente referido. Como consecuencia de ello ha renacido cual ave fénix sus sempiternos lloros y "elegantes" ataques. Que digo yo: si me van a matar, me da igual que sea una puñalada limpia, que una "sucia". Es verdad que han evolucionado, más que nada por la referida elegancia, pero el mensaje es el mismo y la conclusión igual de obvia: son y siempre serán unos segundones.
    Por muy "mourista" que sea, reconozco que en diversas ocasiones se ha equivocado, más que en el contenido, en el continente. Pero es un hombre que no baila al son que le llega a cada momento, siempre va a la cara, no esconde las cartas y dice todo tal y como le sale. Esto como es lógico tiene sus cosas buenas, pero también malas. Pero para enlazar con el tema principal, diré que aún en las malas, tiene su código, su ética, más o menos buena, mejor dicho, más o menos "políticamente correcta", pero siempre con la verdad por delante o por lo menos con su verdad por delante, no vendiéndose al mejor postor o al que más beneficios le vaya a dar.
    En cambio el caso de Rossel, Guardiola y sus secuaces es completamente distinto. Son la mejor definición de falsedad en su grado máximo. Venden como oro el peor de los estiércoles, no sólo en lo arbitral, también con "su maravilloso juego", las actuaciones de sus jugadores y demás basura.
    Lo curioso del caso es que en toda esta historia para la inmensa y ciega mayoría, el malo "de la película" ha sido Mou. Hay que reconocer que los catalanes lo han hecho muy bien y casi todos han caído en su trampa. Pero justo ahora, cuando nuevamente se saben segundones, aunque aún quede mucho y la situación pueda cambiar en unas pocas semanas, ha surgido su verdadero ser y ya empiezan a arremeter contra los árbitros y a buscar excusas rastreras.
    Pero lo realmente preocupante es que los hombres de honor, aquellos que tienen valores, los tienen en las buenas y en las malas, no sólo en las primeras. Es muy fácil ser una excelente persona cuando la vida te sonríe, lo difícil es serlo cuando la situación no es la más apropiada. Los verdaderos caballeros lo son en la alegría y en la tristeza. Es indudable que todos tenemos un mal día y alguna mala palabra o acción se nos puede "escapar", lo que ya no es tan casual es que esos malos gestos, insultos y actitudes hayan sido sólo cuando las cosas no han salido como han esperado, como por ejemplo ocurrió en el partido contra el Cophenague cuando el "honorable" Guardiola tuvo una "amistosa" discusión con Solbakken, como cuando "tomó el pelo" a CR7 al tirarle el balón al suelo en vez de dárselo cuando éste se lo pedía para poder sacar, como cuando....,... o como cuando están a 7 puntos, en donde desde el dopado hasta su modélico presidente han rebuznado lindezas contra aquellos de los que no hablan.
    La mayor parte de las cabezas visibles del Barcelona son de todo menos gente de honor, de hecho de ser algo es más bien su antítesis.    
    Antes de acabar quiero dejar claro que esto no es una crítica a la estrategia del Barcelona, cada uno utiliza sus armas y hay que reconocer que los lloriqueos y las falacias son alguna de las que mejor usan. Lo que si intento es abrir los ojos a aquellos obnubilados por el brillo cegador de una luz tan oscura como las intenciones que alberga.

   Postdata: Tan prepotentes y amenazantes son los árbitros que Pinto sigue jugando. Por cierto, esta vez sí, Guardiola ha sido coherente y ha reconocido la influencia de la "no sanción" a Pinto. Al César lo que es del César y le felicito.¿Será consecuencia de un cambio en su estrategia de falsedades o una vena de sinceridad incontrolada?.