28 abr. 2013

ESTO ES UN TERCIO ESPAÑOL.

     Por motivos familiares muy graves y que no viene a cuento, he estado muy lejos de este blog e incluso del Bernabéu durante mucho tiempo. La situación no ha mejorado en exceso, lo cual no es óbice para que hoy me permita escribir unas líneas y mostrar mi gran preocupación por la situación actual blanca.
    Lo escribo hoy, a falta de disputar en 3 días "el partido más importante de nuestra historia", cosa a todas luces falsa, pero palabras que sirven para crear un "miedo escénico" más que necesario para lo que pudiera ser una gesta memorable. Una gesta, todo sea dicho de paso, en la cual no confío. Ojalá, como casi siempre, me equivoque.
    Para los lectores asiduos no les será extraño saber que "mi relación" con Mou es de extremos. No soy en absoluto "Mourista", pero ha hecho cosas con nosotros que nadie logró jamás. Y no precisamente en lo puramente deportivo.
   Hay una cosa que le deberemos agradecer siempre y por la que mereció la pena su fichaje. Él y sólo él ha logrado recuperar para la afición el orgullo de ser madridista, el no tolerar que nos pisoteen y el defender unos colores a muerte. Por fin pasamos de dulces ovejitas a lobos sin escrúpulos con nuestros enemigos. A llevar "el uniforme" blanco de manera altiva. Como si los Tercios de Flandes fuéramos, podremos estar desaliñados, con jirones en vez de ropa; demacrados, sin sueldo ni comida que llevarse a la boca, rodeados por 15000 soldados enemigos perfectamente pertrechados y en plena forma, pero como dice Alatriste: "esto es un tercio español" y como ellos los blancos han de ser "temibles hasta en la derrota".
    ¿Por qué digo esto?. Porque el señor Mouriño, ese hombre que resucitó esa vena combativa, no tiene ni puñetera idea de lo que es el Real Madrid y mucho menos un Tercio de Flandes. Curioso, siendo él el que nos ha devuelto a esa senda.
     Si les soy sincero, de todos los partidos que ha dirigido el portugués, apenas recuerdo 7 u 8 en los que realmente bordáramos el fútbol. Bastantes más lo hicimos de manera notable, pero la gran mayoría fueron simple y llanamente aceptables. Aceptables para lo que un equipo como el Real Madrid debiera ser. 
   Que a nadie se le olvide que el Real Madrid casi siempre juega a remolque del rival. Que en los primeros partidos que dirigió ante el barza éramos una auténtica pantomima. Con planteamientos tan cobardes y rastreros que provocaron que tuviéramos que dar las gracias a los árbitros por sus "honestas" actuaciones, siempre favoreciendo a los catalanes de manera flagrante, para así no tener que avergonzarnos de ganar unos partidos tan importantes de una manera tan deplorable... para lo que debe ser el Real Madrid.
    En la liga nuestros partidos han sido algo más aceptables, pero en Europa raro es alguno en el que lo vistoso haya superado a la racanería. La táctica por encima de todo. Y esto no sería del todo malo de no ser porque esa táctica se basa en la defensa. En cerrar líneas atrás y verlas venir.
    Me centraré sólo en el último año. Hace justo esa fecha jugábamos una semifinal en el Bernabéu contra el Bayern que debíamos remontar como consecuencia, entre otras cosas, del rácano planteamiento en el partido de ida. El Madrid lo bordó durante 15 minutos, dominamos, creábamos ocasiones, el Bayern no sabía que hacer,... justo el tiempo en que tardamos en darle la vuelta a la eliminatoria. En ese preciso instante (como ya comenté en la crónica del encuentro), vi perfectamente como mientras se celebraba el segundo gol blanco, Mou llamó a Xabi Alonso y con un claro gesto le dijo que se echaran atrás. ¿Qué pasó entonces?, se dio la vuelta a la tortilla, los alemanes nos dominaron, crearon ocasiones, empataron la eliminatoria y nos echaron en los penaltis. ¿Y este año?. Ni un sólo encuentro destacable en toda la Champions, pasamos ante el Manchester con más pena que gloria... y al Borusia no le hemos ganado un sólo partido. No sólo eso, sino que peor, no hemos merecido ganar ninguno y Klopp le ha dado siempre sopa con ondas a un entrenador que ha estado a años luz detrás del alemán en todo. De hecho y para mayor vergüenza, cada vez peor. El primer partido de la liguilla en Alemania fue relativamente igualado (una parte para cada equipo), en el Bernabéu fueron mejores y este último... sin comentarios, fuimos literalemente masacrados.
     Ahora ya estamos con la historia de las remontadas y el espíritu del inolvidable Juanito. Pero no nos engañemos, ¿alguno ve algún jugador actual tan siquiera como la sombra del gran Juanito, Santillana, Camacho, Sanchís, Michel, Gordillo,...?. ¿Quién, Khedira, Coentrao, Benzema,...?. Se salva Sergio Ramos,... y Sergio Ramos, porque Casillas no saldrá. Y si bien me encanta Diego López (sólo uno de sus saques de portería peores equivalen a 50.000 de los mejores de Casillas, más su juego por alto), es cierto que en el campo parece más muerto que vivo. Higuain si puede tener cierta pequeña furia y rozar como mucho ese espíritu, pero técnicamente va más bien justito y como siempre, estará más tiempo en fuera de juego que en su sitio. Dí María también parece que los tiene bien puestos, pero para variar, cogerá la pelota, mirará al suelo y no la soltará, perjudicando más que ayudando al equipo. Y Pepe los tiene más que bien colocados, pero últimamente no es ni la milésima parte de lo que fue y sólo hace falta ver el partido en Alemania para observar que tres de los goles fueron por su culpa. El más doloroso, ese en el que en vez de defender, se dedicó protestar y le mojaron la oreja.
    Mou, no entiendo como alguien que ha demostrado que no tiene ni puñetera idea de lo que es y significa el Real Madrid ha sido capaz de resucitar su espíritu. Gracias por ello, nunca lo olvidaré.
    Pero claro, el problema es que sólo lo has resucitado en su afición. Una afición que ahora está atada por ridículas normas FIFA y UEFA que han provocado que el aficionado al fútbol del Bernabéu pasara de ser el mismísimo satán, a un cursi aristócrata viendo una ópera. A lo que habría que añadir la ya de por sí excesiva holgazanería de la mayor parte del Bernabéu, que sólo reacciona cuando lo sublime está presente o cuando antaño, 10.000 almas desfogadas en el fondo sur se dejaban todo en el campo para animar a los soldados que defendían sus colores, unos colores, todo sea dicho de paso, que también eran los suyos.
     Mou, te quedes o te vayas (no has ayudado para nada tampoco con tus continuos guiños a que te vas a marchar), aprende que es el Real Madrid, pero sobre todo, no te olvides que "esto es un tercio español" (minuto 8:15 aprox.) y no cuentes lo que fuimos, cuenta lo que somos.