7 oct. 2014

SEMANA DE CONTRASTES.

   Semana extraña la realizada por los nuestros. Un desastroso y lamentable partido en Champions, y uno notable en liga.
    Apenas 4 días el uno del otro y dos maneras tan distinta de jugar un mismo deporte, que uno se puede llegar a plantear muchas preguntas. Exceso de confianza, infravalorar al rival, que éste haga el partido de sus vidas, falta de motivación,... yo sinceramente espero que sea una verdad tan posiblemente falsa y buscada por mi, que el mero hecho de decirla pueda sonar ofensivo: que por mucha diferencia presupuestaria existentes, las distancias cada vez son menores e influyen tantos los matices, que todo puede pasar en el mundo del fútbol. En resumen, que con cualquiera te puedes llevar un buen susto.
    El partido disputado por el Real Madrid en Sofia fue una aberración difícilmente explicable por parte de nuestras huestes. Pero sinceramente pienso que fue más por méritos del rival, que deméritos nuestros. Supieron explotar nuestras debilidades y sacaron un excelente rendimiento a sus cualidades.
    Para colmo de males, moralmente hablando y más siendo el Real Madrid, creo que puedo asegurar que de no ser por los errores arbitrales, nuestra pírrica victoria hubiera sido aún más difícil. Y es que hay que reconocer que la mayoría de las decisiones polémicas, fueron pitadas a nuestro favor, acertando en algunas, y fallando en otras.
    Y lo digo y reconozco porque creo que es de justicia y más viniendo de una persona que he puesto, y sigo haciéndolo aunque ya no sea tan descarado, al barza, UEFA, RFEF y demás comparsa (para el caso lo mismo) a caer de un burro al romper cualquier tipo de estadística en lo que a decisiones arbitrales se refiere, pues aunque la lógica imperante dictamine que en caso de 10 errores pitados entre 2 rivales, los porcentajes de decisiones a favor/contra debe rondar el 50% para cada 1, en el caso del los catalanes, siempre era un 100 % a su favor.
    En nuestro caso no llegamos al 100 %, pero si rondamos el 75 % a nuestro favor, cosa que no es justa.
    En el otro extremo de la balanza está el partido contra el Bilbao. Gran partido de los nuestros que avasallaron a los bilbainos y muy contentos pueden estar con el resultado final de 5-0. Fuimos de bien a mejor y la segunda parte fue prácticamente un monólogo ofensivo insultante.
     Reconozco que comparto la opinión de los "expertos" periodistas y me pareció el Real Madrid más equilibrado y bien asentado de la temporada y quizás de los últimos años. Parto de la base que soy un fanático de la verticalidad y el ataque contínuo y a mi el tiqui-taka de los coj..., me parece una aberración y algo infumable, especialmente cuando se hace (barza de Pep) en su propio campo o centro del campo durante el 98% del tiempo, pero un poco de fútbol control tampoco está nada mal, especialmente cuando nuestra defensa hace aguas y es mejor tener el balón antes de que nos lo roben y al primer acercamiento nos metan 1.
    De todas formas este partido del pasado domingo si puede ser recordado por no destacar ninguna de las filas en concreto (defensa-medio-delantera) y es que todas lo hicieron muy bien, aunque no es menos cierto que por eso del exagerado número de resultadistas, con 5 goles metidos, son los delanteros los más destacados, por lo menos para una inmensa mayoría.
    El fútbol nacional y europeo se toma una pausa por el paupérrimo calendario de todos los años, lo que provoca una falta de continuidad que lo único que consigue es perjudicar el rendimiento y el espectáculo de los equipos de fútbol. Que le vamos a hacer!. 
    A ver si en la reanudación, se acaban los contrastes. Yo no me quejaría si todo quedase igual que como en el último encuentro.