16 may. 2016

EL OTRO Y EL INGLÉS.

      Tal y como podréis deducir, y como quizás miles de hogares más, este pasado sábado, sobre las 17:00 horas, mi salón era un esperpento. En la televisión viendo el Madrid, y en la mesita una tablet con el barza. Fue un bonito día de fútbol que me recordó a tantos otros vividos antes de que los poderes mercantiles tomaran las riendas del fútbol. Fue una hermosa tarde que acabo con nubarrones para mis intereses, y con un sol radiante para los aficionados azulgranas.
     Pero en plena demencia futbolera, y poco después del inicio del partido, me dio por subir más el sonido de la tablet y poder escuchar mejor los graznidos del "otro y el inglés".
     Antes de continuar quiero decir, por mucho que me pese, que no considero al barza injusto campeón de liga como en la mayoría de los anteriores casos, muy especialmente en la época de Pep. De hecho, desde que se fuera Rijkaard, sólo creo que han merecido ganar sin género de dudas y total merecimiento la pasada de Luís Enrique. Pero en este caso su victoria final no ha sido inmerecida, si bien algún otro equipo la podría haber conseguido también.
     Sea como fuere, ahí estaba yo, rodeado de pantallitas, viendo y escuchando 2 partidos a la vez. Reconozco que me sorprendió como salieron los 2 equipos. Tanto Madrid como Barza, especialmente, muy especialmente este último, parecía que empezaron a jugar viéndolas venir. Con un ritmo pausado. Sin sangre en las venas, como si la liga estuviera ya resuelta y sólo les quedara el trámite del último encuentro.
    Aún así los blancos tenían amordazados y encerrados a los deportivistas y todo hacía indicar que más pronto que tarde caería algún gol. Y así fue. CR7 fue el autor tras una gran jugada colectiva. Íbamos ganando y los azulgranas, salvo un par de acciones aisladas y sin apenas peligro, no daban señales de vida. Reconozco que me emocioné.
    Poco después Piqué remataba de cabeza y el portero "granaino" paraba sobre la línea. Ah!, pues si, el barza también juega. Casi se me había olvidado. Es cierto que los catalanes daban muestra de tener el partido controlado, con la diferencia respecto al Madrid de que no creaban ninguna ocasión.
    Los nuestros seguían a lo suyo, maniatando al depor y creando ocasiones (sólo en la primera parte 2 tiros a los palos), si bien tampoco era para tirar cohetes. El problema es que el barza y el Granada también seguía a lo suyo. Los primeros dominando "sin gracia alguna" y los segundos "dejándose dominar" y marrando una ocasión (prácticamente el único acercamiento con peligro real en toda la primera parte) en la que en una contra un jugador nazarí se quedaba prácticamente sólo ante el portero... y no supo que hacer, perdiendo finalmente el balón. 
    Pero como viene siendo habitual en ellos, y habiendo ido el cántaro una sola vez a la fuente (normalmente no necesitan ni eso), una gran jugada de los de Barcelona acabó en gol de Luís Suarez. Esperé cierta reacción del Granada, que lo único que provocó fue que siguiera esperando hasta el final del partido. Aún así, en la segunda parte, y cuando iban perdiendo ya 0-2, se produjo la mejor acción de los andaluces, que a falta de unos 25 minutos para el final del partido, pudieron haber dejado contra las cuerdas a los azulgranas de no haber lanzado de manera tan infantil un tiro más que propicio, tras una gran acción que dejó sólo a uno de los suyos ante el portero rival. 
    Pero nada, no paso nada, y a la vez pasó lo que tenía que pasar. El Real Madrid ganó 0-2 y el barza 0-3. Vencedor final el Barcelona. Fin.
    De todas formas esto no era lo relevante para esta entrada. El motivo de la mismas era comentar lo dicho por "el otro y el inglés". Haberlos haylos, pero el grado de parcialidad de estos personajes roza el adoctrinamiento y encefalograma plano de los gobernantes y sumisos catalanes. Imagino que se están labrando su futuro para TV3 o similar. No hacían más que excusar a los barcelonistas y repetir una y mil veces que la situación de jugarse todo en la última jornada era un accidente por 3 partidos "de nada". Que en condiciones normales la liga se tenía que haber acabado muchas semanas antes.
      De verdad, no sé de donde han salido estos 2 personajes. No voy a negar que el Barcelona empezó muy bien, casi al mismo nivel que el maravilloso barza del año pasado. Pero a mitad de temporada dieron un bajón bastante notable y su gran juego pasó a ser algo mediocre y más de 1 partido, de hecho más de 10, merecieron perderlos.
     El barcelona me recordaba mucho al Real Madrid de Ancelotti de hace 2 años. Arrolló al principio. Maravillaba a propios y extraños con su excelso juego, pero a mitad de temporada se empezaron a desinflar. La diferencia?: que a los azulgranas le entraba la pelotita en la única ocasión que tenían y en esa situación de riesgo para ellos, empezaron "a labrase" esos récords guinness consumados de beneficiarse del mayor número de penaltis a su favor y del mayor número de expulsados de equipos rivales. Villar dixit. Fueron arrollados en muchos encuentros, merecieron perder en infinidad de ellos, pero la llamada "fuerza V(illar)" salió a la palestra.
       El Barcelona es así, cuando merece ganar lo hace, excepción hecha de su partidazo ante el Valencia, pero cuando merece perder también gana. Y eso a los blancos no les pasa. Nosotros si merecemos ganar lo hacemos muchas veces, pero no todas. Pero si merecemos perder, perdemos. Aunque para ser justo diré que contra Las Palmas y el Granada la suerte nos sonrió y ellos fueron mucho mejores que nosotros y no se merecieron la derrota. Cuántos partidos ha merecido ganar el Madrid y los ha empatado o perdido?. Pues muchos, contra el Sporting, el Atlético,... Pero esto forma parte del fútbol y en gran medida es parte de su grandeza. Para todos, menos el barcelona, que entre la suerte y el "factor V" (no necesariamente por este orden) siempre sale airoso. 
     Digan lo que digan "el otro y el inglés", el barza ha sido durante muchos, pero muchos partidos, muy mediocre. Si me apuran hasta bastante malo. Que la liga se jugara en el último partido no fue un "accidente" de una pequeña mala racha de 3 partidos. El accidente realmente fue que el barcelona llegara con posibilidades de ganarla en el último partido.