15 abr. 2009

BERNARDO Y LA EXCELENCIA.

El día que largaron a Capello, un servidor, consideraba un "error" de los grandes, que el bueno de Fabio, saliera por la puerta de atrás de este club. Muchos me miraban enrarecidos insinuándome que con el italiano, habríamos ganado un título pero habíamos perdido la excelencia. Yo, por el contrario, pensaba que la excelencia la habíamos perdido hace mas años, y que con Capello, habíamos ganado un título, cosa que por otra parte, no se logró hasta su llegada después de 4 DURÍSIMOS años de sequía. El fue quien limpió el vestuario de malas hierbas, y quien reconoció sus errores cuando tocaba, lo cierto es que la gran mayoría de sus decisiones, solo nos trajeron alegrías o eso pienso yo (la marcha de Ronaldo, Cassano, el título de Liga que todos los madridistas celebramos como posesos).
Al acabar esa temporada, el amigo Fabio, abandonó el club y llegó, el amigo Bernardo, a quien nos vendieron como, la recuperación por la esquisited del buen juego y la recuperación de la hegemonía madridista en Europa. Con el conseguimos otra Liga, jugando con cierta "superioridad" en Liga, y palmando por Europa como también lo habíamos hecho el año anterior.
Dicho esto, que no es si no una opinión personal de un madridista cualquiera, comienza la actual temporada, y cierto es, que si la mayor parte de culpa la tiene la directiva que preside el club, de que la gestión en cuanto a fichajes fue una autentica basura, el bueno de Bernardo debería haberse plantado y dimitir, o bien decir a las claras que no se le había traído lo prometido.
Por eso quiero decir al amigo Bernardo que si aun le quedaron ganas de decir, aun como entrenador del Madrid, que era imposible ganar al equipo culé justo antes de enfrentarnos a ellos, tambien te quedara algo de vergüenza, para no airear tus trapos, cuando se nos va la vida en intentar hacer algo, que para ti es imposible.
Cuando eres entrenador de este club, no hay nada imposible, pues esa es la verdadera excelencia de esta camiseta. Juande en un solo partido contra el Barcelona, demostró mas excelencia que tu, en toda tu carrera, pues se presentó en Barcelona con un equipo lleno de Drenthes y Palancas, y le tardaron en hacer el primer gol 80 minutos, cuando en España las apuesta estaban rondando sobre el saco de goles que nos caería ese día. Quiero que quede claro que Juande tampoco es de mi agrad, pero esto es una simple comparativa.
Amigo Bernardo, la excelencia no se consigue solo jugando sobre el césped, cosa que tu no has logrado como entrenador. La excelencia, en los tiempos que corren, también se consigue ante las cámaras y los micrófonos, otra cosa que tu tampoco has conseguido. Pero viendo tu carrera como jugador, sabemos ya de sobra que siempre irás con el viento que mas fuerte sople, pues ahora como entrenador te alias con los que hace meses te linchaban.
Como dirías tu mismo: "NO TENGO NADA MAS QUE DECIR".

MADRIDISMO, SALUD Y VICTORIA.

5 comentarios:

  1. A mi también me gusta mucho como escribes, esta muy bien tu blog, te he agregado yo también a mi lista un saludo ¡HALA MADRID!

    ResponderEliminar
  2. Califico el trabajop de Schuster en su primer año de otable y casi alto. Formó un gran equipo que arrasó en la liga y que en Champions perdió por las tremendas bajas (Sneijder, Robinho en mala forma, Pepe mal, Ruud). el equipo tenía un patrón de juego definido, cosa que con Capello no ocurría, con e que se impuso un espíritu clave para ganar lejos de todo patrón de juego. Este año, sin embargo, Schuster ha estado fatal y su expulsión fue digna. No subsanó los errores de planificación y el equipo se contagió de su desidia

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Si bien estoy de acuerdo en lo comentado, considero que Schuster ha sido la cabeza de turco de un club a la deriva en donde el eslavón más débil ha pagado el mal hacer de sus directivos. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Schuster tiene como principal defecto la falta de autocrítica. Nunca nada era culpa suya, no asume responsabilidades ni reconoce errores.

    Además, como entrenador en mi opinión tiene pocas cosas buenas, o al menos en el Madrid eso demostró.

    En el primer año el equipo fue bien, meritorio sobre todo fue ganar en los campos más difíciles eliminando rivales al título. Pero de juego, poco, que al fin y al cabo era lo que se le pedía. Sí, buenos números, y con el segundo muy lejos. Pero también podríamos pensar que es la inercia o la herencia de Capello lo que hace funcionar al equipo, sumado a que los rivales al título no dan el nivel. En Europa, con bajas eso sí, fracaso estrepitoso, como viene siendo costumbre.

    En el segundo año, caída en picado. No le gustaba lo que había, no estaba a gusto, peleado con el mundo, pero siguió, y con él el Madrid hundiéndose. Su excusa era que el equipo no daba para más, pero Juande en pocos meses le ha dejado en ridículo. Y es que Juande sí trabaja. Bien o mal, pero al menos trabaja.

    Sobre Capello, no sé. Creo que nunca se sabrá a ciencia cierta si realmente Capello impuso ese espíritu al equipo, o si fueron los jugadores (unidos en su contra o no) los que hicieron piña para sacarlo adelante, viendo que Fabio chocheaba un poco. Lo de que chocheaba puede resultar ofensivo, pero la verdad es que dejó un recital de frases en un año... Y decisiones raras, algunas a la postre muy acertadas.

    Yo ni estuve a favor ni en contra de su destitución. Entendía que debía seguir por haber conseguido un título (lo único que se le pedía) después de una gran sequía, y entendía que se le debía echar viendo cómo había llegado a estar el equipo en algunos tramos (no lo olvidemos) y viendo que pese al título, el fútbol era horrible, y con la cabeza fría, la suerte había influído mucho más que cualquier otro factor en aquella Liga, y que de seguir Fabio, cabreado también con media España, durante otro año entero podía haber habido terremotos.

    De alguna manera, podríamos decir que Calderón (o Pedja) se equivocó dos veces. Igual Capello debía haber seguido un año más, y Schuster haber sido destituído por no traer la excelencia el pasado verano. Pero es probable que Capello al año siguiente se hubiera enrocado como lo hizo Schuster en su segundo año, o que el que hubiera venido a sustituír a Schuster en verano a la postre hubiera actuado igual de mal que el alemán sustituyendo a Fabio. Vaya, que esto del fútbol es complicado, y que nunca se sabe.

    Lo siento por el tochazo. Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Entre Schuster, el Real Madrid y mi equipo, el Sevilla, se da una circunstancia curiosa: Schuster debutó en el Bernabeu perdiendo contra el Sevilla por 3 a 5, y perdió la Supercopa de España. Su último partido allí fue el pasado Real Madrid 3, Sevilla 4. Y perdió el puesto. Son dos resultados que no se suelen dar, menos tan seguidos y contra un mismo equipo, el día de tu debut y el de tu despedida.

    El alemán era bastante antipático. Juande Ramos (los Sevillistas lo conocemos "un poquito") tampoco es la alegría de la huerta, pero los resultados están ahí.

    Se acerca, como el que no quiere la cosa, el partido Sevilla - Real Madrid. Ya veremos.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar