4 dic. 2015

ASTRACÁN

    Pocas cosas, por no decir ninguna, ocurren por un sólo motivo. Yo amo al Real Madrid, pero mi empatía con él ha disminuído en los últimos años.
    Y lo ha hecho por una Ley Bosman que aborrezco. Porque esta sagrada institución se ha convertido en un mercado. Porque lo económico está por encima de lo deportivo. Porque se ha perdido el alma, la esencia de lo que hizo grande al Real Madrid. Porque los jugadores son tratados como mercancía. Porque se fichan estrellas mediáticas y no necesidades. Porque esto último genera un despropósito dentro del campo inaceptable. Porque las categorías inferiores están infravaloradas y no le dan la importancia debida. Porque tenemos un presidente al que admiro en muchas cosas, pero que se ha querido asegurar "la poltrona" con medidas que hacen imposible (o casi) que alguien le pueda hacer algún tipo de oposición. Y peor que esto, que tiene un orgullo que le evita rectificar y reconocer sus errores, que también han sido varios. Una cosa es tener las ideas fijas, y otra ser un dictador empecinado.
   Por estas, y alguna cosa más, mi amor por el equipo de mi vida se ha distanciado un poco. Pero a pesar de ello siento dolor, mucho dolor, cuando mi Real Madrid pierde. Si pierde jugando bien y por mala suerte, ese dolor es menor y menos duradero. Si lo hace porque el rival ha sido mejor, ese "quemazón" es más intenso. Si la derrota es consecuencia de un mal partido de los nuestros, mi situación pasa a ser insoportable, o eso creía. Y si cualquiera de estos sucesos ocurren contra el barza..., el suplicio se eleva a la enésima potencia.
   Y qué significa "o eso creía"?. Pues que nunca, nunca, vi algo ni remotamente parecido a lo acontecido en el último derbi disputado en el Bernabéu contra la basura azulgrana. No es sólo que fueran infinitamente superiores, que lo fueron, hasta cotas jamás vistas ni tan siquiera pensadas. Sino que los nuestros fueron unos peleles en todos y cada uno de los aspectos a tener en cuenta en cualquier encuentro. Desde un entrenador que lo único que hace, o eso parece por sus progresos y resultados, es dibujar monigotes en su eterno cuadernito, hasta unos jugadores que no sabían que hacer, o no podían o no querían o yo que sé. Ni un gramo de algo decente hicieron más allá del minuto 3.
     Poco después jugamos contra el Eibar... y poco, muy poco ofrecimos, si es que lo llegamos a hacer en algún momento.
     Pero visto el horror vivido en Cádiz, lo de el Barcelona es peccata minuta. Bochornoso es quedarse muy corto. Pero no por esta incidencia en si misma, sino porque este último acontecimiento no ha sido más que la punta de un iceberg de increíbles dimensiones que viene por debajo. Lo acontecido en Cádiz ha podido ser un error humano, de previsión, comunicativo, organizativo,... Me da igual, porque en todos esos casos la acción es perdonable. De desastrosas consecuencias, pero perdonable.
    Lo que ya no es tan perdonable es la despedida de Iker, lo de "De Gea", la operación Bernabéu, la salida de Ancelotti, la humillación (y no por el resultado) del 0-4, la paupérrima imagen de nuestro equipo cuando "juega",..., lo de Cádiz,...., el desaguisado deportivo,... Son demasiadas cosas. Y todas ellas hacen que la situación sea no sólo insostenible, sino también, imperdonable.
    Un tal D. Pedro Muñoz Seca, español ilustre y olvidado, como todo buen héroe nacional, creo un género literario llamado astracán. Es el humor en estado puro... e incluso absurdo. Y todo ello no falto de denuncia social. Y particularmente creo que D. Florentino Pérez es un gran ídolo de este género literario. Tanto, que lo lleva a la práctica de una manera sublime en nuestro Real Madrid.
    Díganme ustedes si no piensan que en las oficinas del Bernabéu pasa algo parecido a esto:

https://www.youtube.com/watch?v=YIU5J5f7joU

    Sea como fuere, desde hace unos años el Real Madrid es un desastre. Hay demasiados factores sin lógica que afectan a esta ecuación. En lo puramente deportivo vamos dando bandazos sin sentido alguno. Pasamos de un estilo a otro sin la menor coherencia y peor aún, sin adaptar la plantilla a ese estilo.
   Con Mou como entrenador, aunque no de manera perfecta, si había cierta lógica entre los fichajes y el estilo de juego. Apenas jugadores del centro del campo para unas contras fulgurantes y sin retardos innecesarios. De golpe y porrazo se fichó a Ancelotti que quería un fútbol control. El Madrid fichó a muy buenos centro-campistas pero sus baluartes ofensivos (CR7 y Bale) eran lo más opuesto que había para ese sistema. Ellos necesitan espacio y velocidad. Ambas cosas se pierden con un fútbol de toque. Todo hacía pensar que Ancelotti estaría mucho tiempo comandando nuestras filas, especialmente tras la exquisita primera vuelta (hasta el puñetero mundialito) que hicimos el año pasado. Un fútbol mágico y con excelentes resultados, a pesar de lo poco simbiótico de su plantilla. Pero una paupérrima planificación de la temporada, una absurda carencia de sustituciones durante los partidos y el consiguiente desgaste físico, provocó que el italiano finalmente se marchara, para variar, por la puerta de atrás. Para sorpresa (creo) de propios y extraños, se fichó a Benitez como sustituto. La última, mejor dicho, penúltima gran ofensa a nuestro honor e idiosincrasia. Mi estupor fue mayúscula cuando me enteré. Un entrenador defensivo para una plantilla pura y netamente ofensiva y lo que es aún peor, para entrenar al Real Madrid. Pocos insultos más grandes ha recibido nuestra afición. El Real Madrid no se hizo grande jugando a la defensiva. El Real Madrid por concepto, honor e historia ha de atacar. Esto es innegociable.
   Reconozco que llegué a pensar que Benitez, siendo un hombre de la casa, cambiaría su librillo. Pero no, fueron pasando los partidos y mi inicial estupidez confiando en que primero quería asentar los conceptos defensivos para luego pasar a los ofensivos se transformó en cordura, impotencia y mala leche. Lo que el Real Madrid ofrece a sus seguidores es una aberración, ya no sólo porque no le salgan las cosas, sino también por concepto.
   Reconozco que me siento orgulloso de que nuestro club haga "jugadores universales". Pocos, de hecho casi ningún jugador salido de la famosa cantera azulgrana triunfan más allá de su equipo o como mal menor, de equipos que juegan igual. En cambio, un alto porcentaje de los equipos de la liga y extranjeros, tienen como columna vertebral a jugadores salidos de la cantera blanca. Esto está muy bien, repito, pero lo dicho no quita que debiéramos tener un sistema de juego como referente. No en plan obsesivo como el barcelona, pero si orientativo.
    La ventaja del sistema aplicado en la Ciudad Condal es que un jugador con 13 años, habiendo estado en la cantera apenas 2 años, ya tiene marcados a sangre y fuego y realiza a la perfección los movimientos básicos de su táctica deportiva, de ahí que les sea mucho más fácil llegar al equipo "de los mayores". La desventaja..., que como les pillen "el truco"..., algunos años de zozobra suelen sufrir. Además de que o llegan a la primera plantilla, o más les vale que hayan aprovechado el tiempo y estudiado algo si quieren tener futuro más allá del fútbol, porque en este, poco o nada.
    El Real Madrid es un club más polivalente. Más adaptativo. Pero por mucho que nuestros jugadores sean "más renacentistas", no pueden hacer milagros. En 3 años se ha pasado de un juego a la contra, a uno de toque, para finalmente acabar a la defensiva. Y todo esto con una plantilla formada por gente atacante, incluidos la mayoría de los defensas. Alguien encuentra coherente estos movimientos?.
    Pues señores, de todo esto no tiene la culpa ni los jugadores, ni el entrenador, ni nada parecido. Lo tiene una directiva completamente perdida y carente de ideas. Que va parcheando sin sentido alguno y que últimamente lo único que estamos haciendo es recoger lo que ellos han plantado.
   Odio lo que nos ofrece Benitez, pero le ficharon para que hiciese algo sin las herramientas adecuadas. No obstante, si mirara los encuentros y dejara de escribir a su prima en la libretita, se daría cuenta que esa plantilla no está hecha para su lamentable sistema de juego. Pero este no es el único problema, el Real Madrid lleva arrastrando otro desde hace muchísimos años. Muchos grandes jugadores, mucho renombre..., pero ninguno juega en su sitio. Sólo el portero y los defensas. De ahí en adelante..., nada de nada. Kross más retrasado, Isco en una banda, Modric por delante de Kross, CR7 por la derecha, Bale de media punta,. Benzema de delantero, James por las bandas,... pero esto que leches es?. Por muy buenos que sean los jugadores, sino juegan donde mejor rinden, nunca sacarán el 100% de su rendimiento y en algunos casos no llegará ni al 30%. Arremetí, arremeto y tiene pinta que arremeteré contra el negado de Bale desde que llegó, y aunque sigo pensando que su potencial es inmejorable, hasta la fecha no merecería ni jugar en una división regional. Pero si bien no ha demostrado una mierda y es uno de los jugadores más patéticos (aunque siga convencido de que es un crack que no acaba de explotar, bueno, de explotar, ni tan siquiera de encender la mecha) que jamás han vestido nuestra camiseta, no es menos cierto que no ha jugado, salvo escasos minutos, en su posición. Y como él, otros 5 jugadores titulares más. Así nos fue, nos está yendo y nos irá.
    No cabe duda que D. Florentino ha dado mucho al Real Madrid, pero también ha quitado, y sobretodo ha deshumanizado al club. Para él es una empresa más, pero no es así. Todo lo trata como mercancía, pero no se da cuenta que lo más importante es el factor humano. Los sentimientos, ya no sólo de unos aficionados que sienten al equipo como algo privado, algo fundamental de su ser, algo a lo que pertenecer, sino de sus trabajadores. Si para él esto es una empresa más, mejor que se vaya, porque imagino que siendo su referente una compañía constructora, no le parecerá mal vender y comprar camiones, excavadoras, cemento y demás. Hacer transacciones, inversiones, "jugar" con las acciones,... y más, mucho más. Pero es que en lo que afecta a nuestro club, la mano de obra y los activos son principalmente humanos y no me refiero sólo a los jugadores. Pero centrándome en ellos y especialmente en la primera plantilla..., qué puede pensar un jugador que ha visto irse como lo ha hecho a Raúl?, a Iker?,.... Pues eso, que son objetos. Y yo a un ser humano si le veo involucrarse en un sentimiento, en una forma de ver el deporte y la vida. A una hormigonera no. Y les tratan como a hormigoneras. Y no nos olvidemos que un gran porcentaje de nuestra plantilla son mercenarios. Y no se tomen este término como algo despectivo. Hubo, hay y habrá mercenarios con un fuerte concepto de honor y fidelidad. Y muchos de ellos acaban simpatizando más con esa idea, ese país, ese ejército o lo que sea, que los propios oriundos. Diría más, nuestro mundo no sería como es, de no ser gracias a un gran número de mercenarios que sirvieron con honor por dinero, sentimiento o ambas cosas, en todos los ámbitos y clases sociales a lo largo de la Historia a miles de reyes, nobles, ideólogos, ideas, pueblos y naciones. Pero si te tratan como mercancía, actúas como mercancía, lo que hace imposible cualquier clase de empatía, con todo lo que esto puede llegar a suponer.
    Y para colmo de males, el presidente ni da su brazo a torcer, ni sigue reconociendo sus numerosos errores. Muy señor mio, asúmalo, reconózcalo; cambie lo que tenga que cambiar y deje de buscar excusas a lo inexcusable.
    Con la ley en la mano nos han expulsado, como así hoy mismo (05-12-2015) se ha informado, de la Copa de Su Majestad el Rey. La ley hay que cumplirla, acatarla y punto. Déjese ya de recursos y demás memeces. Bastante vergüenza sentimos, como para remover más la basura..., sin razón. La hemos cagado. Se pide perdón y punto final. Si es que por una vez hasta ese enfermo, como tantos otros, de Piqué y el mentecato de Alves tienen razón en reírse y mofarse. Y eso que ellos están rodeados de verdaderos delincuentes, tanto en sus oficinas, como en su vestuario.
     Pero como dije al principio, este desliz de la Copa es lo de menos y apenas me preocupa. Por lo menos si lo comparo con el resto de "sucesos extraños" que ocurren por las oficinas del Bernabéu.
   No sé, puestos a pensar... estaría genial tener en mi librería junto a "La Venganza de Don Mendo", "El Presidente Florentino".

 

 


 
      
   

17 oct. 2015

INDEFINIBLE Y ÚNICO. ARTE NO, ARTISTA. SIMPLEMENTE ÉL.

   Llegó el día. Un momento inevitable que nunca quise que llegara. Pero llegó.
   Raúl cuelga las botas. El último jugador merecedor de llevar el 7 en el Real Madrid. Ese "niñato" que debutó con apenas 17 años jugando un magnífico encuentro contra el Zaragoza, a pesar de fallar grandes ocasiones de gol.
    Apareció en un momento convulso, no por nada no previsto, pero si preocupante. Le conocimos cuando "La Quinta del Buitre" daba sus últimos coletazos. Cuando el último hermanamiento puro del madridismo llegaba a su fin. Llegó justo cuando el Real Madrid original, el de verdad, estaba muriéndose. Y llegó para dirigir futbolísticamente una transformación para mi (y probablemente para él también) penosa, a base de valores clásicos.
    Ha sido el puente sobre el que se asentaron los últimos rescoldos de la pureza, y la actual modernidad. El ultimo jedi. Es el que ha enseñado a los últimos padawan (Sergio Ramos entre ellos) unos valores que llegan a su fin y se van diluyendo cada vez más.
     Pero empecemos por el principio. Para mi nunca habrá otro como D. Emilio Butragueño y su Quinta. Don Emilio era el virtuosismo personificado. Puro arte. Un David que se jactaba de cualquier Golliat que se cruzara en su camino. Era delicadeza dañina. Puro arte. Ambrosía. 
     Era espectacular verle jugar. Un "renacuajo burlón" con una calidad sólo al alcance de los más grandes entre los grandes. De él se ha dicho que paraba el tiempo. Y es verdad. Cuando cogía la pelota el tiempo se ralentizaba. Veía lo que los demás éramos incapaces de tan siquiera imaginar, y hacía lo que nadie podría ni soñar. 
     Pero es ley de vida y eso tenía que acabar.
     Y como eso se acababa yo, imbécil redomado, llegué a odiar a Raúl. Quién era ese niñato que dejaba en el banquillo a D. Emilio?.
     Hoy lo puedo responder, era D. Raúl González Blanco.
     Aunque parezca mentira me acuerdo de su debut. Estaba viendo el partido en un pub por Madrid con los "colegas" y maldecí todas y cada una de las ocasiones por él falladas... y el resto de sus compañeros. No pudo empezar peor, pues perdimos ese encuentro. Pero él sólo, con 17 años, se echó el equipo a la espalada. Y a mi me jodió: Quién se cree ese chaval que no tiene ni mi edad (yo tenía 18) para hacer eso?. Y ese es el que suplirá a Butragueño?.
     Pues siendo honesto no lo suplió. Abrió su propio camino.
     Y quién dice camino, podría decir autobahn, y no sólo por el Schalke.
     Era muy diferente a mi otro Dios. Butragueño era pura delicadeza. Raúl un guerrero, un vikingo. Butragueño es técnica y clase en estado puro. Raúl pundonor y guerra hasta el último aliento. Butragueño un cristal de bohemia. Raúl una litrona.
    Su calidad era notable, pero no sobresaliente ni prodigiosa como en un alto porcentaje de los compañeros que tuvo durante su carrera. Pero su amor propio, garra, honestidad y sentimiento puro por los colores lo colocaba por encima de ellos en esas, y otras facetas. Lo mejor de Raúl es que su peor nota, dentro de todos los valores a tener en cuenta (clase, técnica, lucha, defensa, visión de juego, desmarques, combinaciones, picardía, oportunismo,...) es un 7,5, lo que le hacía ser un jugador más que sobresaliente.
     Butragueño fue un poema del "fénix de los Ingenios". Raúl fue D. Félix Lope de Vega y Carpio.
     Pero si hay 2 cosas que destacaron en Raúl fue su verdadero amor al Real Madrid y su personalidad.
     Él tenía claro que quería y que eso lo iba a defender con su vida. El resto le sobraba. Le sobraba la imagen y le sobraba la prensa. En definitiva, le sobraba lo superfluo. 
     Le sobró el nuevo y actual fútbol.
      Y este es el único motivo por el que fue el principal protagonista de la mayor injusticia personal en la historia de tan noble (por lo menos lo era) deporte. Que no le entregaran el balón de oro. Especialmente el año en que se lo concedieron al "más moderno", comercial y simpático Michael Owen.
    Raúl era fútbol, no comercio.
    Raúl fue el estandarte del Real Madrid desde el primer minuto en que debutó. Y lo fue habiendo estado rodeado de unos tales Zidane, Beckham, Ronaldo, Cristiano, Owen, Robben, Figo, Laudrup, Roberto Carlos,...
    Sorprendentemente innumerables grandes jugadores fueron fichados para suplirle, dejándoles el 7 blanco finalmente en el banquillo. Nada ni nadie pudo jamás con él.
     Hay jugadores únicos, más o menos dotados, pero que hacen a su equipo especial, sino son ellos el equipo en si mismo. Quizás a lo largo de toda la historia sólo hayan existido 3 ó 4 como ellos y sin duda Raúl está ahí. Hablo de gente como Cruyff, que hizo grande al Ajax, al Barza y a su inolvidable selección. Raúl hizo aún más grande al Real Madrid. A una selección española, especialmente la dirigida por Camacho (para mi la que más ha merecido y mejor ha jugado desde que tengo uso de razón) a la que sólo el escandaloso arbitraje en el Mundial de Corea contra la anfitriona privó de su merecida corona, y que era temida por tener entre sus filas al eterno 7.
     Déjenme que me ría del que para muchos ahora piensan que es el mejor jugador del mundo, ese delincuente estafador y drogadicto de Messi, que cuando sale del barza (selección argentina) es, no sólo un jugador normalito, sino mediocre (teniendo en cuenta que está rodeado de grandísimos jugadores) y como muestra decir que en su mejor resultado histórico (pasado mundial) desde que él está en su selección, el mejor de su equipo fue Mascherano!!!!!! acompañado muy de cerca por Dí María.
    Pero volviendo a lo que nos interesa y como ya mencioné, Raúl hizo más grande al Real Madrid, a la selección española, al Schalke 04, Al Sadd y al New York Cosmos.
     Solamente comprueben el respeto, admiración y dolo cuando el 7 eterno se despidió del conjunto alemán. Un equipo que hasta su llegada rondaba la tabla media baja de su liga, y él lo subió a la élite europea en los escasos 2 años que estuvo. Se marchó, y el equipo de Gensenkirchen volvió a su "cruda" realidad. Si bien el salto que dieron con Raúl, creo que ha sembrado una tierra que en breve será muy productiva.
     Llevo días intentando seleccionar una imagen que le defina. Me surgen decenas de ellas, pero una que se repite hasta el infinito. Verle firme, con el mentón en alto, la mirada perdida en el infinito, concentrado, serio y emocionado mientras escucha formado el himno nacional con su selección, con su Real Madrid o el himno de la Champion. Su pose, su mirada, sus facciones rígidas a la espera del estallido de la batalla que está a punto de empezar y en la que daría su vida para defender a sus amados colores. Ese es Raúl.  
      No he querido enumerar sus maravillosos números y logros. No son sus records (goleador selección, champions,...) o innumerables copas conseguidas lo que me interesaba de él. Los números son algo frío. Él es caliente. Pura fricción.
      Se va un caballero del deporte. Una persona íntegra y fiel. Alguien que se supo hacer a sí mismo y que no fue marioneta de nadie. Se marcha un caballero de los pies a la cabeza. Un jugador que nunca, nunca recibió una tarjeta roja en más de 21 años de carrera. Un mito cuyo mayor "desvarío" (cuando "mandó callar" al Campo Nuevo) fue tan elegante como significativo. Nos abandona mi último mito. Nos abandona el fútbol de antaño. Una parte de ese deporte muere con su despedida. Quizás su parte más hermosa. El fútbol no será lo mismo. Hasta siempre, eterno Capitán.

7 oct. 2015

DESENCANTO

    Hace mucho, pero que mucho tiempo que no hago ninguna entrada en este blog y el motivo es muy simple: no me gusta lo que veo. Pero no me refiero al Real Madrid, sino al fútbol en general.
    Antes era un enamorado de este deporte (realmente lo sigo siendo) y en ocasiones, por mi apasionado romance con el equipo de mi vida, un tanto irracional. Disfrutaba acudiendo a la que siempre consideré mi segunda casa, el Bernabéu. Me emocionaba con nuestras victorias y lloraba, en alguna que otra ocasión, con nuestras derrotas. Me entretenía viendo otros partidos, memorizaba estadísticas e incluso las realizaba yo mismo mientras veía los encuentros. Pasaba horas intentando analizar, a mi modo, todas las circunstancias del juego en según que momentos. Se podría decir que era una forma de vida. Me encantaba escribir aquí todas mis paranoias balonpédicas. Pero esto ha cambiado, y mucho.
     Durante algún tiempo me pregunté el motivo, pero fue hace poco, apenas un mes, cuando me percaté de la realidad. Y fue gracias a 2 comentarios de 2 periodistas distintos en menos de 24 horas (miércoles y jueves). No voy a decir sus nombres, ni la emisora ni el partido/s por respeto, agradecimiento por aclararme las ideas... y vergüenza ajena.
    Como resumen diré que uno de ellos, durante la retransmisión, dijo que hay que perder tiempo a toda consta para mantener el resultado e incluso llegó a felicitar a un jugador de un equipo español, por tirarse al suelo tras una entrada que no había sido falta, y así que "el cronómetro siguiera contando". El segundo periodista hizo lo propio, con el apoyo del resto de tertulianos, al día siguiente apoyando, defendiendo y aplaudiendo esas acciones lamentables, patéticas, deleznables y aberrantes. 
     Mis conclusiones son muy simples al respecto. Yo no quiero que mi hijo crezca con esos valores de mierda. Yo creo en el honor y en la limpieza, no en la basura. Pero vivimos en una sociedad resultadista. Los pasos no se tienen en cuenta, sólo la llegada a meta. Sólo el resultado. El como es secundario. Vivimos rodeados de falsedades, de hipocresía, de prisas. De cifras. Y así nos va. Miren a su alrededor y si no sienten vergüenza de lo que ven, o están ciegos o ya forman parte de su mundo.
     Qué le están enseñando a los menores que ven el encuentro o lo escuchan?, qué hacen bien en copiar, en no esforzarse y estudiar y hacer chuletas?, qué es bueno mentir al profesor?. Que da igual lo que sepan o no, mientras en el papelito de las notas salga un aprobado?, mientras "ganen"?. Esos son los valores que queremos inculcar?. Esa es la solución a los problemas?. Repito, miren a su alrededor y juzgen.
    El fútbol en cierta medida es un espejo de la sociedad, y en mi caso, cada vez se está resquebrajando más.
    Pero para que vamos a engañarnos, adaptarse o morir. Yo a este paso, mataré a mi "yo futbolero".
     Me parece aberrante que un altísimo porcentaje de los triunfos del barza de Pep hayan sido consecuencia de las faltas y acciones simuladas, permisividad y parcialidad arbitral y presiones al colegiado (más trabajos previos de oficina). Se puede comprobar que desde la aparición del ex-drogadicto (ex?) de Guardiola, a cada decisión arbitral en contra siempre acudían como perros de presa entre 4 y 7 jugadores azulgranas a rodear e increpar al arbitro de turno, con el total consentimiento de éste. Eso, señores, no es una casualidad. Ni tener a Alves en sus filas, ni Busquets, ni,....,  todos ellos grandes maestros en las artes escénicas.
     Por las mismas, es muy triste ver como el Sevilla de los últimos años gran parte de su estrategia ha consistido en juego rudo y en pérdidas constantes de tiempo. Es ridículo, y una tomadura de pelo, ver como desde el primer minuto, especialmente contra los grandes, o desde el minuto que se hayan puesto por delante contra cualquier otro rival, el portero tarde en sacar, los jugadores tanto de lo mismo (faltas, banda,...), los recogepelotas,....,...
     Del mismo modo, el atlético con Simeone ha hecho lo propio que el Sevilla, pero mejorado y más drástico, especialmente en lo que ha juego duro se refiere. Aunque hay que reconocer que desde el año pasado esta tendencia está disminuyendo notablemente.
    Antes de continuar, quiero dejar bien claro que he nombrado a esos 3 clubs porque sin duda son los maestros y esas argucias forman parte de su seña de identidad, no porque el Real Madrid no lo haya hecho también en ocasiones, cosa que me avergüenza enormemente, ya no sólo por intentarlo, sino porque encima lo hacen fatal.
    Por qué lo hacen?. Pues muy simple, por 2 motivos; porque les da resultado..., y porque les dejan hacerlo.
     Ya incluso se ha instaurado lo que llaman "faltas inteligentes" para cortar una contra (con que vean sólo el pasado partido entre el Atlético de Madrid y el Real Madrid sabrán a que me refiero). Faltas inteligentes?. No. Deberían ser faltas doblemente sancionadas. Una cosa es hacer falta para cortar una contra o cualquier otra acción, y otra bien distinta hacer cualquier cosa sin tener la mínima opción de recuperar el balón. De todas las faltas que se hicieron (que también el Madrid hizo un par (por 15 de los colchoneros)), sólo se sacaron 2 tarjetas. Es verdad que hay acciones de ese tipo difíciles de dirimir ("falta inteligente" o para quitar el balón), pero hay otras que son sumamente descaradas y aún así se toleran.
    Con las pérdidas de tiempo tanto de lo mismo, con la cuentitis igual,... Para todo ello sólo hay dos soluciones, mano dura a los pícaros y que añadan todos y cada uno de los segundos que pierdan al final de cada parte.
     A mi me encantaba el fútbol y me gustaría que a mi hijo también le gustara. Pero el fútbol, no toda esta parafernalia y "barriobajerismo" que se han sacado de la manga. 
     Yo quiero que mi hijo tenga principios y moralidad. Pero si deseo que tenga esas virtudes, me veré obligado a no llevarle al Bernabéu o apagar la tele cada vez que pongan fútbol. 
    Por las mismas no quiero que pase por donde yo estoy pasando ahora mismo porque es bastante desagradable. Del amor, al desencanto.

 

    

29 jul. 2015

HACIENDO ENEMIGOS.

    Antes de nada, aclarar que esto sólo es fútbol. Un deporte. Un sentimiento. Por las mismas aclarar, que cada cual puede tener su versión e interpretación y por lo tanto, opinión. Y para finalizar, que os quiero mucho, penséis lo que penséis... y no quiero morir!!!!!!!.
    E iniciado así esta entrada por el temor a las reacciones que puedan resultar de lo que a continuación voy a relatar, porque como casi siempre, nadie estará conforme e incluso puede, por la radicalización que ha tenido, tiene y tendrá este tema, que alguno se enfade conmigo. Espero que no.
   Ah!, qué a qué tema me refiero?, el tema Iker!.
   Tengo amigos, muy buenos amigos, situados en ambos extremos. Los "pro-Iker" y los "anti-Iker". Yo para variar, soy una mezcla de ambos, por lo tanto, no contentaré a ninguno y me llevaré sus iras.
   Lo "curioso" del caso es que ambos bandos coinciden a la perfección con los "pro-Mou" y "anti-Mou", lo que, se quiera o no, radicaliza aún más las posturas.
   De lo que no cabe duda alguna, por lo menos de cara a la mayor parte de la opinión pública, es que hubo un punto de inflexión en la vida de Iker en el club de su vida con la llegada del, para mí, y por favor, criticadme tras leerlo todo, mediocre entrenador portugués.
   Mediocre?. Pues sí. Sólo tengo una cosa que agradecerle, y quizás sea lo más importante que nadie hizo jamás por nuestro club en varios lustros. Devolver al aficionado blanco el orgullo de pertenecer a este club y más importante aún, el luchar por el. Llevábamos varios años como muertos vivientes, viendo sin ninguna reacción como el Real Madrid era vilipendiado por todas las instituciones deportivas (nacionales y extranjeras), quedando todo perfectamente reflejado en el colectivo arbitral y su persecución hacia todo lo relacionado con lo blanco, o mejor dicho, sus, por decirlo de una manera muy suave, escandalosos arbitrajes a favor de un equipo que de momento no voy a mentar.
    Llegó el señor Mourinho y empezó a abrirnos los ojos y a acaudillarnos contra las injusticias y caciquismos sufridos..., y que nos quedarían por sufrir. Pero ya no de una manera sumisa. Nunca más de rodillas. Con él empezó nuestra justa rebelión.
    Pero paradójicamente con él también se inició el cisma interno dentro del club, que a la larga desembocó en la escisión de lo que sólo él logró unir. Iker sólo fue, con o sin motivos, un arma.
    En lo deportivo, el portugués no dio la talla..., ni de lejos. Y no me refiero a los triunfos y torneos, no. Me refiero a algo menos tangible, más espiritual.
   Sobre lo primero hay que reconocer que el portugués padeció, como el resto de sus huestes, los arbitrajes más injustos y escandalosos que se puedan recordar. Y no es que fuera un arbitraje claramente en contra, es que fueron todos los que disputaron contra cierto rival que prefiero no mentar. Contra eso, poco o nada se puede hacer y sinceramente, de haber justicia, esas misteriosas decisiones arbitrales parciales debían haber terminado en la Audiencia Nacional. Pero ellos están para cosas más imporates.
    Ahora bien, esto no es excusa para reconocer que sólo con el entrenador portugués al mando, he llegado a sentir vergüenza con los nuestros. Vergüenza con los rastreros y cobardes planteamientos que el señor Mou hizo en sus primeros enfrentamientos contra ese equipo. Nada más contrario e insultante para nuestra historia. Somos el Real Madrid, y eso es algo que creo que nunca llegó a comprender el endiosado entrenador. Es verdad, insisto, en que aún jugando de esa manera tan lamentable y ruín por orden y gracia del portugués, fueron necesarias malas artes, argucias, engaños y complicidad arbitral para que nos derrotaran, pero eso es lo de menos. Nuestra imagen fue patética. Y no porque tuviéramos mala suerte, porque el rival fuera mejor, porque no salían las cosas,..., no. Fue por los aberrantes planteamientos del que se suponía, mejor entrandor. Nos trató y retrató como si fuéramos un equipo pequeño. Como si debiéramos temer a nuestros principales rivales. Peor aún, como si debiéramos ser su esparring. Nunca le podré perdonar semejante humillación al señor Mourinho. Nunca.
    Sorprendentemente, en la final de la Copa del Rey en Valencia, nos dejó a todos boquiabiertos con su "valiente" planteamiento y el resultado creo que es conocido por todos. Ganamos la final y fuímos superiores. Lo gracioso del asunto es que Mou no fue valiente, simplemente les jugamos de tú a tú, y salvo en la segunda parte, les dimos un baño. Salimos como siempre debimos salir. siendo los portadores del escudo más glorioso de la historia del fútbol. Sin vergüenza, con orgullo y reconociéndose como son, los más grandes ganemos o perdamos, que no siempre lo uno va unido a lo otro.
     Este partido fue un punto de inflexión, por lo menos en los encuentros contra los repelentes, y ya nunca agachamos más la mirada ante su presencia. Pero contra las polémicas decisiones del colectivo arbitral..., apenas nada se podía hacer.
    Pero fue entonces cuando se desató la polémica interna. Hay un viejo dicho que dice "divide y vencerás". Pues este "gran estratega" dividió, si que lo hizo, pero a su propio equipo... y afición. La derrota estaba asegurada. Curioso que el mismo que nos devolvió el orgullo, sea el que nos partió en 2. Y todo, a raíz de lo que ha salido a la prensa (en caso de que fuera verdad), por supusiciones.
     Reconozco que como se diría en justicia, hay indicios racionales para poder pensar que fue Iker el que filtraba información relevante a los medios. Pero eso no asegura su autoría. Y fue él el que pagó unos platos rotos..., cuando quizás no pasara ni por la cocina.
     La tensión fue en aumento y la fragmentación del vestuario y la grada rozó la tragedia. Cualquier paupérrimo mando del ejército más triste del mundo conoce ese dicho. Al parecer Muo no. Y si lo conoce, se equivocó de dirección.
    A día de hoy la grada, y parte de la plantilla, sigue arrastrando el mal hacer del actual entrenador del Chelsea. Que por cierto, tras liarla tanto en este caso, era un poco lamentable ver como poco a poco y con total descaro, iba mandando señales de que a la menor de cambio, "nos iba a dejar tirado" buscando pisos en su amado Londres.
    En el otro lado de la balanza, Iker. Cualquier lector de este blog habrá leído en infinidad de veces y desde hace muchos años como he puesto "a caer de un burro" al hasta hace poco capitán del Real Madrid. Y le he puesto verde porque por alto era un portero mediocre (y me quedo corto), y a la hora de sacar el balón o pasarlo...., simplemente lamentable. Sobre el resto, rozaba la matrícula de honor. El problema principal radicaba en que históricamente, justo nuestros mayores problemas los teníamos en esas dos facetas. Sacar el balón desde atrás y las jugadas defensivas, y también ofensivas, por alto.
    Reconozco que tampoco hacía mucho bien al equipo sus contínuos "gestitos" durante los partidos y especialmente cuando había algún error. Pero esto quizás sea otra historia.
     Pero a pesar de sus errores, fue él, y sólo él quién nos hizo, con la selección, campeones de Europa por 2 veces y campeones del mundo. Repito, fue sólo él. Porque apartando un poco nuestro chominismo, y a pesar de la alegría que eso supuso, sinceramente, que una campeona del mundo y Europa lo sea gracias a que su mejor jugador ha sido en TODOS los partidos su portero..., dice muy poco y hace que los campeonatos obtenidos por los italianos suenen a gran fútbol.
    No hubo un sólo encuentro en que no fuera la estrella. Que sí, que como Iniesta metió el golito él se ha llevado casi todos los laureles, pero de no ser por Casillas, en ese momento iríamos perdiendo mínimo, por 2-0. En semis tanto de lo mismo con el gol de Pujol contra alemania, en cuartos...., y así 1 por 1 en todos y cada 1 de los encuentros disputados en las eurocopas y mundial. España ganó esas tres grandes competiciones por 3 motivos: No lo hizo mal; se enfrentó a grandes equipos en transición-renovación o decadencia; y por Iker. Dejémonos de patriotismos baratos y comparen ustedes como ha ganado el último Mundial Alemania, y como lo ganamos nosotros.
    Que Casillas habrá cometido muchos errores, de eso no me cabe duda. Que quizás, y digo quizás, fuera "el topo", cabe la posibilidad y merece un tirón de orejas. Pero que un hombre como él, que ha mamado madridismo desde que nació, fue expulsado y denostado por un señor que pasó con más pena que gloria durante el increíble y "duradero" periodo de 3 míseros años y lo que es peor, que ni sabe, ni ha sabido ni creo que sabrá en su pu.. vida que significa y representa el Real Madrid, no es menos cierto.
     Bajo mi humilde opinión, ambos tuvieron parte de culpa y parte de razón, pero el mayor damnificado ha sido aquel que por historia y sentimiento, menos debía haber sufrido.
   Sea como fuere, comprendo y comparto muchas cosas de, para nuestra desgracia, ambos bandos, por lo que de una manera u otra, me siento identificado con los dos.
   De todas formas hay un viejo refrán que dice "de fuera vendrán y de tu casa te echarán". Pues eso.

15 may. 2015

ENTROPÍA.

    Lo primero que les quiero pedir es que esperen al final para sacar conclusiones de todo lo que voy a decir, pues quizás en el desenlace pueda apreciarse la verdadera sinrazón de lo descrito.
    En ocasiones, para hablar de fútbol, hay que simplificar tanto las cosas que hay que rebajarse a unos niveles inapropiados y sumamente básicos e injustos. Pero de vez en cuando hay que hacerlo.
    A la altura de la competición en la que estamos y visto lo visto, todo hace indicar que este año será un absoluto fracaso en lo deportivo. Dudo mucho que el barza deje escapar una liga que tiene bien cogida y más teniendo de rival a sus aliados del Vicente Calderón. Es más, si esto ocurriera, esta liga sería un regalo de los culés y no un gran logro por nuestra parte, aunque no es menos cierto, y aquí la paradoja, que si el barza tiene ahora el 99,9% de la liga en sus manos, es porque nosotros se la regalamos en su momento y por lo injusto de ciertos resultados de los cuales ya hablé con posterioridad.
     Sea como fuere, este año ha sido "un desastre" y los culpables son muchos, si bien sólo uno es el verdadero causante de tan mayoritarios reos.
     Intentando ser justo, diré que la temporada más que "un desastre", ha sido mala, pues en liga y en "Champions" hemos estado cerca de hacer más. Pero la fortuna y sobretodo "los culpables" no hicieron su trabajo.
     Por arremeter, puedo hacerlo contra muchos, pero me centraré en un pequeño grupo representativo y empezaré por mi vilipendiado Bale.
     Como siempre he dicho, le considero un jugador con una base estupenda, pero ni la sabe aprovechar, ni sus compañeros, por su egoísmo, pueden sacar beneficio de ella. Es cierto que he notado una mejoría notable (la verdad es que con poco que hiciera esa mejoría sería llamativa al no hacer antes nada) en su aportación defensiva y a la hora de levantar la cabeza e intentar combinar con sus compañeros. Ahora bien, no sé si por falta de práctica o algo similar, digamos que su aportación en esas lides no ha sido precisamente muy fructífera. No obstante, bien por el Galés por ese pequeño paso adelante. De todas formas, estoy muy cansado de ver su mandíbula inferior sobresalir de su cara (no sé si se han percatado, pero cada vez que falla adelanta la mandíbula inferior como queriendo soplarse la nariz sin ayuda de los labios). Este año ha tenido que acabar con agujetas en esa zona, y es que "no ha dado una". En honor a la verdad, diré que sólo él ayer (partido contra la Juve) intentó llevar el peso del ataque cuando más lo necesitaba el equipo y eso es muy digno de elogio. Pero sólo lo intentó, porque a la hora de rematar, especialmente de cabeza, parecía un juvenil o como incluso llegaron a decir durante la retransmisión, un defensa, pues más que rematar, despejaba. No obstante, me pareció de los jugadores más destacables del partido, lo que dice mucho a su favor y otro tanto en contra para sus compañeros.
     CR7: Desde que recibió el balón de oro su rendimiento bajó muchos enteros y es él el que debería haber asumido el papel que cogió Bale en este último encuentro. Ha tenido problemas personales. Se ha desgastado con tantos partidos y competiciones, se ha confiado (creo),... y esto ha provocado un bajón importante. Aún así hay que reconocerle que ha cambiado un tanto su actitud y se ha convertido en un gran asistente y un jugador más colaborador.
      Casillas: Hasta hace bien poco baluarte infranqueable, y  ahora mismo una especie de alma en pena que mora el área de los blancos. Sigue siendo un desastre (igual que desde que apareció "de la nada" hace tantos años) por alto y a la hora de sacar (tras más de 10 años estoy todavía esperando que un saque en largo suyo vaya a algún compañero y no ha un rival o fuera), pero sus excelentes cualidades de antaño han "desaparecido". Manos de mantequilla (vean sólo el gol que ayer nos metieron, si bien no era el mejor ejemplo y hay que reconocer que no era nada fácil de parar), reflejos apagados, 1 contra 1 con dudosas decisiones,... En su defensa diré que saberse el centro del huracán y cargar con la ira de un alto porcentaje del aficionado blanco por errores de épocas pasadas aún hoy recordados a pesar de no ser él, ni mucho menos, el único culpable, ha de hacer mella y debe ser de todo, menos agradable.
      Kross: Un excelentísimo pelotero y con un toque de balón sublime, que en muchas ocasiones  se despista y no se percata que en cuanto puedan le van a venir a quitar el balón por detrás. Pero más que esto, llama la atención que un jugador con su portentosa calidad en el disparo, se prologue tan poco en esos menesteres y cuando lo hace..., mejor no hablo. Vieron ustedes el tiro que realizó ayer desde la frontal del área?. Exactamente igual que un pase mio a mi hijo estando a metro y medio mio.
      Benzema: "El genio dormido". Ese hombre capaz de hacer lo que nadie es capaz tan siquiera de pensar, pero también de fallar lo que nadie fallaría. Y para prueba la jugada que hizo casi nada más empezar el partido. Tiene una calidad sublime, realiza cosas sólo al alcance de los elegidos... e incluso ni de ellos. Su magia es tal que ni sus propios compañeros la entienden. Pero por las mismas, casi todo el tiempo parece, sino lo es, ausente. Difícil papeleta. Lo que está claro es que sin él, la delantera de nuestro grupo es innoperante. Sin él sólo se puede aspirar a jugadas por la banda para que apenas 1 de cada 10 pases sea medianamente bien rematado o dirigido. Con él se combina en las inmediaciones del área, se triangula, se sorprende al rival,... se abren espacios,... pero todo esto "sólo" cuando despierta. Fue lesionarse, y desaparecer la fantasía en la delantera. Nos volvimos más predecibles.
     Isco: La magia del centro del campo. El Benzema de la medular. Con una sobresaliente mejora en las funciones defensivas, pero un desgaste excesivo que provoca que tenga más fallos de lo que su calidad podría hacernos pensar. Un porcentaje excesivamente grande de sus pases van al contrario, si bien, al igual que el francés, es otro "incomprendido" al que sus compañeros no les pueden seguir el ritmo o aquello que se les pasa por la cabeza y contra todo pronóstico, son capaces de conseguir. Demasiadas pérdidas de balón, aunque casi por las mismas, muchos balones recuperados gracias a su "innecesario" esfuerzo.
       Sergio Ramos: Su calidad está más que contrastada y su pundonor más que demostrado. También osa en ocasiones de demasiado valiente y se sabe tan sobrado de cualidades, que no es raro que se confíe en innumerables ocasiones, provocando errores de bulto que nos han perjudicado. Se puede decir que es el santo y seña del actual equipo. Un jugador impagable. El problema es que lo sabe y en ocasiones "va de sobrado".
       Pero es él el que me va a servir de enlace al epitafio de este escrito. Porque visto lo ocurrido en los encuentros en que "Carletto" lo colocó en el centro del campo, creo que nada mejor hay para explicar el por qué de la debacle de este año.
       Acaso alguien con 2 dedos de frente puede dudar de la gran calidad que atesora el de Camas?. Y sobre su coraje y amor por los colores?. Nadie puede hacerlo. Pero este grandísimo jugador hizo aguas en la posición de medio-centro. Su sorpresiva posición contra el atlético fue eso, una sorpresa. Pero sólo eso. Defensivamente "medio" cumplió, pero a la hora de crear juego..., no dió una (lo comenté en la crónica de ese partido), pero ni una!. En el partido contra el Sevilla pasó aún más desapercibido y su rendimiento fue similar. Pero en el partido de ida de la Juve..., decir un desastre es quedarse muy corto. No le recuerdo ni un sólo pase medianamente aceptable de más de metro y medio de distancia. Prácticamente la totalidad de los centros que realizó fueron a los pies del rival... o fuera del campo. Eso es dar demasiada ventaja. Resultado final, el lastre de nuestro partido de vuelta, un merecido 2-1 para la Juve. La culpa fue suya?, ni mucho menos. Un cambio de posición tan distinto (aunque a priori pudiera parecer lo contrario al no estar tan distanciadas las posiciones) necesita de muchos, pero de muchos entrenamientos, y sinceramente, en esa posición, lo hagan mejor o peor, tenemos gente mil veces mejor adaptadas que el gran Sergio.
       Ahora, dicho y demostrado (creo que ha nadie se le escapó lo descrito en este último párrafo) esto, multipliquenlo por 6 y eso les dará el resultado del actual Real Madrid. Y es que salvo el portero y la defensa, ninguno del resto de los jugadores juega en su posición. Pero ninguno. Que si más restrasado o escorado, que si en funciones más defensivas que las de sus condiciones dicen, que si..., lo que quieran. Bale no juega en su banda, CR7 no lo hace en su posición optima. Benzema no es ni nunca ha pretendido serlo, un delantero centro, Kross debe jugar más adelantado, Isco igual y más centrado (no en banda). Lo mismo pasa con James. 
     El Real Madrid es un "batiburrillo" de super-clases descolocados, por lo que la consecuencia lógica de esta situación es que el Real Madrid no sea otra cosa que la definición perfecta de entropía.
     Pero este es un mal que llevamos sufriendo prácticamente, y sin el "prácticamente", desde la llegada de D. Florentino Pérez. No ha existido un sólo entrenador que no haya reconocido que es la mejor plantilla que ha tenido nunca cuando ha llegado al Real Madrid... y cuando se ha ido a otro equipo. Ahora bien, habéis escuchado a alguno decir que tiene a los jugadores que realmente necesita?. No sé, pongamos un ejemplo. Imagínense a un equipo formado por CR7, Messi, James, Neymar, Ronaldo, Ronaldinho, Ribery, Robben, Ibra, Rooney y Benzema, por ejemplo. Seguramente su entrenador diga que jamás tuvo un equipo con tanta calidad y tendrá razón, pero..., alguien piensa que realmente ganarían alguna competición?. A mi particularmente me sorprendería que incluso ganaran algún partido.
     Para colmo de males, según cuentan, D. Florentino exige que jueguen los cracks comprados, cosa que dificulta aún más, muchísimo más, el trabajo al entrenador. Y la verdad es que lo creo, porque sólo eso puede explicar la obsesión por sacar en todos los partidos a Bale como titular... en una posición que no es la suya.
     Es una lástima, pero es lo que nos ha tocado vivir.
     Creo que también es reseñable el hecho de la "extraña mezcla" de disparidades funcionales de los jugadores de nuestro equipo supuestamente titular. Yo particularmente no concibo un equipo lleno de "jugones" con Modric, Kroos, Isco, James, Benzema,..., que a la hora de dar la puntilla tenga a 2 "anti-jugones" como son CR7 y Bale, muy especialmente este último, aunque el otro no le queda muy lejos. Que haya uno es comprensible e incluso ideal, pues es el punto diferenciador, la otra variable o denomínenlo como deseen. Pero que los 2 baluartes ofensivos sean la antítesis de la columna vertebral del equipo me parece tan extraño como ilógico. Además de descompensado y difícil, por nod ecir imposible, de "acoplar". De ahí la importancia del francés (Benzema) en este equipo, además de por sus sobresalientes cualidades. Es el único jugador que puede pegar (si es que puede) semejantes superficies tan irregulares y de distinta composición. 
      No sé, el Real Madrid es algo así como la pregunta indescifrable: Qué pasa cuando un objeto inamovible es empujado por una fuerza imparable. La respuesta es Benzema.
      Ahora sumemos el abusivo uso de los jugadores titulares, sin rotaciones más allá de las provocadas por los lesionados como consecuencia de la falta de descanso, y el resultado no puede ser otro que el vivido por los nuestros esta temporada.
     De igual modo añadir que la supuesta mejor cualidad de nuestro equipo según "los expertos" de los medios, "la pegada", es una patraña. Entre el partido del Valencia y la Juve (partido de vuelta) hubo un total de 43 ocasiones (más o menos claras) para un total de 3 goles marcados. El Valencia necesitó 5 ocasiones para marcar 2 goles y la Juve 5 para 1. El Madrid necesita una media de entre 8 y 10 claras ocasiones para conseguir un sólo tanto, mientras que el barza, por ejemplo, necesita 3 en su peor promedio.
      Y ya, para finalizar, tras esta charla infumable, sólo me quedan sacar las conclusiones que considero obvias: Por un lado que si, que es verdad, arremeto contra ciertos jugadores y contra el entrenador. Pero a la vez soy consciente que son los que menos culpa tienen. La culpa está mucho más arriba, allá por las alturas del organigrama directivo de la entidad. Los mismos que por su falta de previsión y buena planificación, han llevado al desastre al Castilla. Esos.
      Y por otro, enlazando con el último párrafo de mi anterior post, que pese al disgusto de este año, a mi cabreo monumental e incurable, reconozco que con el cóctel que hay en nuestra entidad, los resultados son incluso para sentirse orgullosos.
      Pase lo que pase y para siempre, Hala Madrid!.

11 may. 2015

LA MIERDA DEL BARZA.

   Hay cosas que nunca cambian y por desgracia la mierda del barza es una de ellas, aunque considere que en esta temporada, esta vez si, sea un más que respetable vencedor, aparente, de la liga.
   Y por mierda esta vez me refiero a suerte. Los partidos que ambos equipos (Real Madrid y barza) jugaron contra el Valencia es un claro ejemplo de a qué me refiero ahora y me he referido antaño. El Valencia arroyó y vapuleó al barza. Un 0-4 en la primera parte hubiera sido un resultado insultantemente bajo para los méritos valencianistas. El resultado final del encuentro fue un injustísimo 2-0. Además Parejo, ese jugador canterano blanco marró un penalti lanzándolo de la manera más ridícula que se pueda recordar en los últimos lustros en nuestra liga.
    En cambio en el Bernabéu qué paso?. Pues que el resultado insultantemente bajo hubiera sido un 4-0 a favor del Real Madrid, cuando al finalizar la primera parte íbamos perdiendo 0-2. 4 tiros a los posters, un penalti fallado y magníficamente parado, su insuperable portero haciendo el partido de su vida y con paradas antológicas,... vamos, la cantinela de siempre y que sólo se repite contra los blancos. Y claro está, Parejo jugando a un gran nivel y perdiendo tiempo y marrulleando como el que más.
   Y a pesar de lo mencionado, hay que decir que el Valencia jugó muy bien. Fue un partido de poder a poder, en donde "los chés" jugaron a un gran nivel, pero a la vez fueron subyugados en todas las facetas del juego. bueno, en todas menos en el resultado.
    Otro ejemplo puede ser el partido que los nuestros realizaron en el Campo Nuevo. Este encuentro fue tanto de lo mismo. Fuimos superiores al barza, aunque no con la supremacía con la que lo hizo el Valencia, pero ganaron los de siempre. Inexplicable, injusto,... llámenlo como quieran y no estarán equivocados, pero los puntos fueron para ellos. Igual que el año pasado, igual que en la mayoría de los partidos (menos los primeros en que jugamos tan cobardemente contra ellos) de la época de Mou (aunque esta vez sin las ayudas arbitrales de la "época Pep"), igual que casi siempre.
    Es lo que tienen, juegan bien y ganan, juegan mal y ganan. El Real Madrid ni bordándolo puede asegurar la victoria, y por supuesto, cuando merece perder, pierde (casi siempre). Y después, según "los expertos" de la prensa, lo mejor que tiene el Real Madrid es la pegada. Si eso fuera verdad, las ligas de los últimos años hubieran acabado con más de 300 goles a favor.
    Volviendo al tema central, sólo con esos 2 partidos seríamos líderes destacados. Pero el fútbol es imprevisible y arbitrario, por lo que todo hace indicar que esta liga se la llevará el barza.
    Aún así intentaré ser justo. Este barza, lo llevo diciendo desde que mi odiado Luís Enrique cogió las riendas de ese equipo, me gusta. Me gusta mucho. Es un equipo ofensivo. Que busca constantemente la portería rival y que ataca sin descanso. Un barza digno de un equipo grande. Todo lo contrario que la bazofia esa del tiqui-taca. Un fútbol para disfrutar y no para dormir.
     El Real Madrid lo bordó al principio, tuvo un fuerte bajón y el barza lo aprovechó jugando también un fútbol de muchos quilates. Los 2 no pueden ganar y esta vez lo harán los azulgranas. Tan merecidamente como si lo hubiera hecho el Madrid. Habrá que felicitarles sin tapujos y con la más sincera enhorabuena.
     Pero si quieren que les diga la verdad, a la espera de saber que pasará con las semifinales de la Copa de Europa, lo de el Real Madrid tiene aún más mérito. Mucho más mérito. Sé que llevo "atacando" sin tapujos a cierto jugador blanco. Pero a la vez sé lo injusto de esto. Y creo que después de lo de Sergio Ramos todos podrán entender y enlazar el mérito de los nuestros con las críticas. Pero eso será en el "próximo episodio".
 

  

27 abr. 2015

AUSTRALOPHITECUS

   Hoy no voy a hablar de fútbol, por lo menos no voy a hablar de lo que debería ser el fútbol. Si lo haré de aquello para lo que es utilizado en España. De lo que para es utilizado y de la estupidez de una sociedad aletargada y estigmatizada. Débil. De un pueblo que se deja pisar con placer y con una sumisión preocupante. De la mala educación y la paciencia infinita que ha que tener con unos personajes que aprovechan cualquier ínfima oportunidad para vender su basura y lo más preocupante, que nosotros se la compremos.
    Imagino que estarán un poco perdidos e intentaré aclarar el desaguisado. Me refiero a la utilización política del fútbol, en este caso lingüística y en este país, por lo tanto, nacionalista.
    Y quiero dejar bien claro lo de "en este país". Porque es curioso que el lenguaje se creara y evolucionara para transmitir información, dar órdenes, organizar, contar sentimientos, necesidades, expresar lo abstracto,... en resumen, para vincular. Desde ese primer proto-lenguaje, posiblemente surgido con los "homo-hábilis" hasta nuestros días, el lenguaje ha sido una herramienta de unión, que poco a poco fue pasando a ser algo diferenciador entre las diferentes culturas y poco más adelante incluso un emblema de distición entre naciones, para llegar a la actualidad en la que ha vuelto a sus orígenes. Bueno, no en todos los sitios, pues en este lamentable país nuestro se utiliza nuevamente para separar y disgregar.
    Para mi es un verdadero orgullo tener un país con diversos idiomas. El castellano, euskera, catalán, gallego y bable especialmente. Me da lástima el desconocimiento (por mi cabezonería me negué a aprender uno habiendo vivido en Cataluñia durante casi 5 años) que todos los españoles no oriundos o residentes de esas tierras tenemos de esa maravillosa riqueza cultural en forma de idiomas. Debería ser obligatorio estudiarlos en todos los puntos de España. Pero claro está, esto es España, por lo que mejor lo usamos de arma arrojadiza, que "mola más". La ignorancia nos hace valientes y España está llena de ellos.
    Y todo esto viene a cuento del bochornoso espectáculo dado ayer por Gaizka Garitano. Este personaje, prefiero omitir lo que realmente pienso de él, con su mala educación provocó una más que lógica crispación en los periodistas almerienses que siguieron el encuentro y quería preguntarle y enterarse de su opinión tras el partido. Hay que reconocer que todo se inició porque otro atolondrado vestido de periodista le realizó preguntas en euskera y el entrenador contestó en el mismo idioma, por lo tanto la crispación no la inició él, pero si hizo porque aumentara.
    Lo curioso del caso es que al ver las caras de poker del resto de periodistas, Garitano se asombró y tras preguntar que pasaba y escuchar que los acompañantes de la misma habitación, que por cierto estaban en "su casa", le decían que también querían saber lo que estaban hablando, se levantó indignado y se marchó. Valiente sinvergüenza!.
      Valiente sinvergüenza y desde ahora héroe de aquellas amebas independentistas de regiones obtusas y dirigidas por mentes tan inteligentes, como agilipollados quieren a sus ciudadanos. Y es que esta gentuza ya ha esparcido a los 4 vientos toda la mierda que han podido y tienen una nueva arma para poder anunciar la "opresión" que sufren por parte del dictatorial Estado español.
     Para mi la reacción de los periodistas de Almería y el resto de España no sólo es normal, sino acorde con unos principios de educación tan básicos, que sólo unos atontados dirigidos son capaz de ver como lo que no es y utilizarlo para su beneficio. Como así han hecho y harán.
     Yo no sé ustedes, pero partiendo de que la comunicación es para relacionarse me resulta una aberración incalificable que 2 imbéciles, en presencia de más gente interesada en el tema  y desconocedores de esa lengua (una pena como dije al principio del post), se hablan sólo para sí mismos. Es una falta de educación sin precedentes y que se viene realizando desde hace varios lustros con esa "prensa" maniatada y gobernada por los políticos catalanes y vascos. Démosle algo más de tiempo a que los independentistas gallegos obtengan algo más de poder. Díganme ustedes en que idioma rebuznan los periodistas catalanes y vascos en las ruedas de prensa cuando la mayoría de los presentes no entienden ese idioma y ellos, en cambio, conocen a la perfección el de el resto de los asistentes.
    En los patios de colegio, cuando 2 coleguillas se dicen cosas al oído mientras el resto no se entera de nada, la situación se suele resolver a hostias. Lógico y normal. Aquí no sólo no se debe hacer, para eso se supone que hemos madurado y hay leyes y normas de convivencia, sino que encima todos los acólitos de turno defienden la actitud de tan mala acción. Pero no sólo de su entorno, sino de toda España en general. Quiero pensar que el nivel de subnormalidad no es tan alto y lo dicen porque han de quedar bien. Por la basura de lo "políticamente correcto". Porque en este país hemos pasado del abuso del eufemismo, a la falsedad e hipocresía más absoluta.
     Perplejo me he quedado esta mañana escuchando como en cierta radio deportiva, defendían al impresentable de Garitano menospreciando a sus compañeros que sólo querían saber sus declaraciones tras un partido. Lo más suave que han mentado es que deberían haberle pedido que lo repitiera traducido para ellos. Repetir el qué?, aquello que perfectamente podía haber preguntado en un idioma común para todos y contestado de la misma manera?. Que necesidad hay de hacer ese desdén al resto de asistentes?. Gentuza, es lo que son.
    A mí mis padres me enseñaron a ser respetuoso, empático y ayudar al prógimo en lo que pudiera. Desconozco como actúan ustedes, pero en mi caso, si viene a mi casa o mi entorno un anglo-parlante, por muy básicos que sean mis conocimientos en ese idioma, intentaré comunicarme con él en inglés si él no supiera nada de castellano, y más si el resto de mis aompañantes tuvieran como mínimo mis mismos conocimientos. Todo en pro de la comunicación entre todas las partes. No me cabe duda que él de saber nuestra legua, procuraría hablarla. Lo que seguro que no haría es estando en grupo, hablar de cosas que interesa a todo el resto ignorándoles y poniendo todas las trabas posibles, en este caso en forma de idioma, para que no se puedan enterar. Si todos sabemos castellano, lo utilizaré y si sabemos inglés, haré lo propio con ese idioma. Creo que es algo lógico y una norma básica de educación. En el caso de la/s rueda/s de prensa que se dan en los campos de fútbol propagandísticos de los politicuchos independentistas de turno, y más reocupante aún, en todos aquellos, estén donde estén, en los que han jugado esas "pseudo-selecciones" en forma de clubs de fútbol, lo normal es obstaculizar la comunicación de todas las partes en una innecesaria, rastrera y sectarista "conversación" entre 2 o más animales.
     Una cosa es defender un idioma, y otra levantar escollos con él. Lo dije y lo mantengo, es un gran honor ser de un país con, entre miles de cosas más, la riqueza cultural de tener varios idiomas. Una desgracia el desconocimiento del resto de la sociedad española de los mismos. Pero lo que es imperdonable es utilizar aquello que más nos hace distinguirnos del resto de los animales (la riqueza comunicativa), como instrumento político, diferenciador y separatista. El lenguaje siempre ha servido como elemento vinculador, no lo contrario. Pero claro, esto es España. Un país dirigido por atolondrados estigmatizados por un pasado deplorable, pero ya muerto. En donde existe el delito de apología del nazimo, pero no el de apología del comunismo. Donde a una banda asesina de extrema izquierda (ETA), se la denomina "fascistas". Donde los grupos políticos que portan banderas de España son tachados de radicales, pero Podemos es una oda a la libertad con su internacional, hoz y martillo, puño izquierdo levantado, bandera tricolor y demás emblemas y basura asesina. Donde la selección española es denominada "la roja" (de toda la vida "la roja" ha sido Chile) por no "herir sensibilidades"; osea, el país de pandereta de toda la vida, adaptado a la mediocridad del siglo XXI.
     Aquí, en este país, una "pseudo-periodista", una tal Samanta Villar, que lo más logrado que ha hecho es en un "programa" pasar una semana entera completamente drogada (por sus declaraciones deduzco que todavía no ha salido de ese "asunto"), es capaz de arremeter contra sus compañeros que sólo querían saber que se estaban diciendo entre esos 2 maleducados, lindezas como "Hay que entender a esos pobres periodista deportivos de Almería. A duras penas entienden el castellano".  Declaración tan sorprendente como mediocre y partidista. Pero ya les digo, la inmensa mayoría opinan como ella. O siendo mejor pensado, quiero imaginarme que se sienten obligados a decir esas cosas, no les vayan a echar de sus trabajos en esta sociedad "tan libre", por decir verdades como puños a base de "ofender con la razón" a esos ponzoñosos independentistas de la generalidad, vascongadas y demás zonas adoctrinadas.  
    Lo dicho, en España, esto es deporte en estado puro.
    El mundo avanza, las sociedades cada vez son más universales. Las relaciones y comunicaciones entre todos los habitantes van en aumento. En todos lados?. No, aquí, especialmente concentrados en "ese pequeño país al noreste de la península ibérica" y en la zona norte, los australopithecus siguen siendo la raza dominante. Quién sabe, quizás dentro de unos 4 millones y medio de años hayan conseguido dominar un lenguaje con el que poder comunicarse con el resto de la humanidad, mientras tanto..., que "se diviertan" viendo conexión Samanta.
    
     

23 abr. 2015

SAN PEDRO.

    Cuenta la leyenda, la Biblia o como quieran denominarlo, que San Pedro renegó de Jesús cuando vio su vida peligrar.
    Yo no llegué a su extremo (nunca renegaré del Madrid), pero si lo hice de su pase a semifinales de la Champions. El motivo fue la espectacular primera parte del partido de ida que como todos sabrán, acabó con un increíble, para ellos, 0 a 0.
    Si tras ese partido, aunque muy especialmente la primorosa primera parte, no les metimos un gol, se me antojaba imposible hacerlo en cualquier otro encuentro.
     Hay que tener en cuenta que los mayores rivales blancos juegan "en otra liga" en según que aspectos. El barza puede ser orinado, futbolísticamente hablando, tanto en juego como en ocasiones y sufrir una humillación bochornosa, que ganará (el mejor ejemplo su último partido contra el Valencia o el nuestro pasado de liga). Al Atlético de Madrid le basta con no hacer absolutamente nada constructivo durante una temporada para llevarse una liga y ser campeón de Europa durante 50 minutos. Al Madrid estas cosas no le valen. Para ganar al rival ha de ser muy superior a él..., y ni con esas siempre.
     El Barcelona actual de mi odiado Luís Enrique reconozco que me gusta como juega, aún así sigue teniendo la suerte de meter 4 goles realizando sólo 3 tiros. El atlético no necesita ni tirar, con un simple rebote del balón en el área rival... partido ganado.
      Tengo la certeza casi empírica que si el Valencia tiene una millonésima parte de las ocasiones que le creó al barza cuando juegue contra nosotros, menos de 3 goles no nos meten, y probablemente, su primer tiro sea gol, cosa que acostumbran a hacer casi todos nuestros rivales. Llevo años diciéndolo y cada vez se cumple más; necesitamos una media de 5 tiros para meter un sólo gol. Nuestros rivales, sólo cuando juegan contra nosotros..., un sólo tiro significa como mínimo 1 gol.
     Con estas premisas, reconozco que di casi por perdida la eliminatoria tras el pitido final en el Calderón. 
    Después se sumaron las bajas que fueron surgiendo... y mi esperanza quedó en ínfima. De hecho, esta fue la principal causa de que acudiera al Bernabéu. Por cuestiones que no viene al caso mencionar, últimamente apenas voy a la que siempre he considerado mi segunda casa, pero un madridista lo es en las buenas y en las malas. Y considerando que yo pensaba que la clasificación era complicada y la situación no iba a ser agradable..., allá que fui, a aportar mi granito de arena para apoyar a los míos en un día que se me antojaba más que complicado.
    Es verdad que últimamente soy muy criticón con alguno de nuestros jugadores, pero siempre tras acabar el partido de turno. Mientras la pelota está en juego, sea quién sea y haga lo que haga, siempre tendrá mi apoyo incondicional. Pero de todos, el que más me irrita es Bale. No porque sea malo, todo lo contrario, sino porque piensa, mejor dicho, pensaba que él era la estrella y todos debía trabajar para él y ser él el centro de atención. No colaboraba, no apoyaba, no centraba, se obcecaba en jugadas imposibles, no soltaba el balón y sobretodo, por encima de todo lo anterior, no movía una uña para defender. Y sí, hablo en pasado, porque más o menos desde estas navidades, he notado un cambio más que palpable en esa actitud. Sigue teniendo ramalazos, pero últimamente defiende, presiona y colabora con sus compañeros. Aún le queda para adaptarse plenamente, pero cuando lo haga y si su ego sigue mermando..., será muy grande. No obstante, a día de hoy, sigo teniendo otras preferencias antes que él en el 11 inicial.de los nuestros, si bien cada día menos, y más teniendo en cuenta que él, como el 75 % de nuestros futbolistas, no juegan en su posición natural, un hándicap en ocasiones muy difícil de salvar.
      He hablado de Bale porque fue la única baja que "me alegró". Y me alegró no en este caso por él, sino porque pensé, como así fue aunque de una manera algo distinta a lo que tenía en mente, porque sin Bale dí por hecho que se abandonaría el "dichoso" 4-3-3 que tan poco me convence. Aunque más que convencer, debería decir que me agrada más el 4-4-2. Lo veo más equilibrado y con un juego más preciosista y de control. Sea como fuere, no me puedo quejar mucho del 4-3-3.
      Pero a Bale se le unió Benzema, ese jugador tan especial que falla lo infallable, no tira a puerta por no molestar, parece que está dormido,..., pero el único con una capacidad asombrosa de combinar arriba, de abrir defensas y de hacer cosas tan sorprendentes que ni el más avezado podría tan siquiera pensar.
      Añadamos la pérdida de Modric, el jugador que da equilibrio a un equipo portentoso, pero como dije antes, en el que ninguno juega donde debe o debería.
      Y por último la de Marcelo, cosa ya sabida cuando le mostraron la amarilla en la ida (todavía no sé por qué) y que le quitaba a nuestro equipo un desparpajo inusual e impredecible por la banda. 
      Sumando todo lo anterior no me quedó más remedio que ir al templo cuando consideré que "más me necesitaban". Con poca esperanza de victoria, pero con todo mi alma dispuesto a dejarme las cuerdas bocales por mis colores y aquellos que los representan.
       Y así salí de casa. El trayecto en coche normal, nada cambió. Pero ya en el metro me empecé a imbuir de ese ambiente que sólo se mama en los días especiales. 
     Ya en las inmedicaciones de Bernabéu a ese ambiente se unió la atmósfera mágica que sólo una zona sagrada puede tener. Empecé a creer. Casi me ví crucificado por mi pecado.
      Empezó el partido y estaba claro que todos los presentes iban con mi mismo espíritu... y probablemente también sin mi pesimismo. No llegó a los niveles de los años 80-90 ( ni creo que nunca vuelva a ser así), pero si que por momentos llegamos a ser ese jugador número 12 tan necesario y a la vez olvidado por los aficionados "operísticos" blancos.
     El partido empezó un tanto timorato, y si bien en ningún momento se vio un gran encuentro, si quedó claro desde el principio que sólo unos intentaban jugar al fútbol y buscar la victoria y los otros estaba viéndolas venir y como costumbran, a ver si en una jugada aislada y con 15 rebotes, acaban metiendo un gol. El Madrid empezó a marrar ocasiones, ni tan numerosas ni claras como en el Calderón, pero más que suficientes para haber metido como mínimo, un par de ellos. Además, y para desgracia de mis recientes recuerdos de hace apenas una semana, la figura de Oblack se empezaba a tornar inmensa. 
     Los minutos pasaban, las ocasiones se fallaban y si bien nuestro dominio era aplastante, éste no se veía compensando con la suerte del gol.
      La segunda parte siguió por los mismos derroteros y el gol seguía sin llegar. Los colchoneras sólo pensaban en defenderse e intentar provocar, como consiguieron en la segunda parte del Calderón, la ira de los blancos para descentrarles. Contínuas charlas, especialmente de Mandzukic, contra cualquier rival que pasara por su lado, golpecitos, gestitos,... pero esta vez no coló. Seguimos a lo nuestro, sin bordarlo, de hecho lejos de eso, pero dominando sin tapujos y con ocasiones de todo tipo.
       A falta de menos de 15 minutos Arda, que ya se había encargado de algún codazo por aquí, una fuerte entrada por allá y cosas típicas de los "intensos" (aunque mucho más relajados que antaño, todo hay que decirlo), realizó un plantillazo de libro, que si bien no fue su peor acción, ni de lejos, si le supuso la segunda tarjeta.
       Nuevos ánimos brotaron, no porque pensáramos que fuera a cambiar la tónica de nada, pero si porque por fin parecía que la justicia regresaba a un campo de fútbol. Y si hablamos de justicia, el Madrid en los 170 minutos disputados, debería tener en el cómputo total un 7-0, así por lo bajo, en su marcador. Sólo nosotros los merecíamos.
      Y por fin lo logramos, gran jugada entre James, CR7 y Chicharito, que finalizó éste último, casi de la peor manera posible, con un remate extraño, pero que acabó en el fondo de las mallas. Gol, apoteosis... y esta vez si, mi más completa vergüenza por haber renegado de la victoria blanca. 
     Este gol llegó al final del partido, cuando algunos ya pensábamos en que como no ganaramos en la prórroga... chungo. Llegó a la heróica. Llegó como no podía ser de otra forma en el Bernabéu y en plena Copa de Europa. Llegó como la Historia dice que ha de llegar.
    Los últimos minutos, todo hay que decirlo, no me gustaron. No lo hicieron porque el Madrid hizo aquello que yo tanto destesto que no es otra cosa que lo tercero que vinieron a hacer los colchoneros (defenderse, provocar,...), perder el tiempo. Desde el primer minuto. No fallaron en su "gloriosa", y victoriosa estrategia desde que llegó ese al que algunos llaman entrenador, Cholo Simeone.
     Odio ese tipo de bajezas y no me gustó que las hiciéramos nosotros, aunque es cierto que nadie se merece sufrir eso más que los atléticos. Me hacía gracia, aunque tuvieran razón, ver como, ahora si, ellos protestaban y se ponían histéricos cada vez que uno de los nuestros hacía lo que ellos hicieron drante todo el partido. Qué leches, que se jo...!, por sin vergüenzas!.
     Que más contar?, pues me quedan miles de detalles y sensaciones en el tintero o mejor dicho, en el teclado, pero no me voy a extender mucho más. Quizás sólo mencionar que a mi juicio la aplaudida posición de Sergio Ramos a mi no me pareció nada del otro mundo y si me apuran, me resulta preocupante. Es cierto que por alto ganamos, que defensivamente recuperamos más balones y fuimos más estables (Sergio junto a Varane y Pepe es mucha tela que cortar) pero a la hora de crearlo..., Ramos no dio un pase a derechas. Entiendo que no está acostumbrado a esa posición, que es verdad que fue de menos a más..., pero cuando lo hizo en el Campo Nuevo no funcionó, y en este partido..., ha funcionado porque la pelotita entró, no porque fuera una gran solución y la clave de la victoria. Igualmente pienso que pudo suponer un descuadre total para Simeone, pero a mi no me pareció un experimento tan rentable o bueno como algunos ahora venden.
     Por otro lado y tras escuchar a los "periolistos" de siempre, me deja atónito oir como esos entendidos son capaces de criticar el sistema de Simeone en el partido del que estoy hablando. Pero si ha utilizado siempre el mismo desde que llegó salvo en 3 contadas excepciones!. Para él el fútbol es destruir y que sus jugadores toquen las partes nobles a sus rivales hasta descentrarles. Desde el primer día que llegó sólo ha hecho eso y ha sido su estrategia y seña de identidad. Así y sólo así ha logrado todo lo que ha conseguido. Así y sólo así le han alzado a los más alto del olimpo del balón pie. Así y sólo así los mismos que le han endiosado por hacer lo único que ha sabido hacer, hoy le han criticado. No sé si reir o llorar.
      Bueno, mejor suplico para que me crucifiquen boca abajo y así poder eximir mi pecado.
     
video
video

8 abr. 2015

EL GANADO, A PASTAR.

   Llevo meses vaticinando que el fútbol cada día da más pena. No sé a dónde vamos a llegar, ni a qué poder aspirar, ni que pensar. Pero sobretodo me entran ganas de que mi hijo deje de ver el fútbol conmigo (yo ya no tengo remedio y moriré viéndolo). Y no crean que me haría gracia esta opción, porque si hay algo que deseo enormemente es ir todos los partidos con mi hijo al Bernabéu o donde fuera que jugara nuestro equipo, como antaño yo hacía. Por algo lo hice socio del Real Madrid.
    El motivo de mi cambio de opinión no es otro que lo lamentable de los valores que se están inculcando. El todo vale con tal de ganar yo no lo comparto. No soy precisamente un fan de Maquiavelo aunque en ocasiones, lo podría comprender.
    El barza de Pep hizo mucho daño. No existió en la historia equipo más falso y cuentista. Con actuaciones memorables de su plantilla con falsas agresiones, falsas faltas, en resumen, falsedad absoluta. Y para colmo de males, encima consiguió muchos triunfos..., con un porcentaje altísimo de logros ilegales (ayudas arbitrales, sorteos "extraños",...). Daba igual que el rival se quedara injustamente con 10 ó 9 jugadores, que los restantes tuvieran amarillas, que a ellos no les pitaran ni una sólo falta en contra y a favor decenas de ellas, que les concedieran goles ilegales y anularan al rival goles de ley,..., daba igual, ganaban y punto.
     Eso ha quedado marcado en la retina de muchos niños y de todos los rivales. Sólo vale ganar, la forma de hacerlo es lo de menos. 
     No sé como lo hizo, pero Pep idiotizó a todo el mundo del balonpié. Sólo existe una forma de jugar bien al fútbol y esa es (o era, algunos están empezando a abrir los ojos) el infumable "tiki-taka". Pero no se conformó sólo con eso y su falsedad, sino que además ha conseguido que todo el mundo vea como algo normal las marrullerías dentro de los compos de fútbol.
     No puedo menos que escandalizarme cuando ciertos comentaristas, ya no sólo durante las retasmisiones, sino en los análisis posteriores y de días venideros de los programas de deportes comentan, y se quedan tan anchos, que ha faltado picardía, que han de perder más el tiempo,... y sandeces de ese tipo. Que yo sepa el deporte, cualquiera, ha de ser un arte noble. Y yo por nobleza no entiendo las agresiones, pérdidas de tiempo y demás. Lo siento, quizás es que sea de otra época o me falte algún hervor más de lo que pensaba, pero yo no quiero que mi hijo aprenda que si van ganando 1-0 (me da igual que sea desde el primer minuto o en el 90), se dediquen a exagerar entradas del rival, disimular lesiones, tardar 3 minutos en sacar cualquier falta, córner y demás, o cualquier otra cosa de esa índole.
     Es una falta total de principios, valores, honradez y decencia. A la vez de una tomadura de pelo para aquellos que pagan el abono de turno, la entrada o la tele para verles. He llegado a contabilizar, minuto arriba, minuto abajo, como de 90 minutos, se han llegado a jugar realmente alrededor de 58, gracias, en gran parte, a las marrullerías descritas con anterioridad.
     Pero esto, además de moralmente despreciable, genera una tensión al rival que en ocasiones acaba explotando de manera violenta. No voy a defender esa reacción, pero si, como mínimo, la comprendo. Alguien que se está jugando lo que sea (puntos, una clasificación, copa,...) que vea como se carcajean en su cara, le debe hacer de todo menos gracia. Y cuando la tensión va en aumento y el árbitro lo tolera (no he visto a ningún árbitro sacar una tarjeta roja a un portero por tardar lo que tardan en sacar cuando tienen el resultado a favor (muchas veces el empate les vale)) y las amarillas las empieza a mostrar allá por el minuto 92..., la situación puede explotar. Desde el primer minuto han de estar esas acciones sancionadas y bien castigadas. Y seguro que así nos evitaríamos disgustos posteriores. O acciones como la que este pasado fin de semana le pasó a Busquets, aunque en ese caso se hiciera por su bien, y es que el ganado tiene que pastar.

21 mar. 2015

SI PUDIÉRAMOS IGUALARNOS A ELLOS.

    Si pudiera igualarme a ellos (Barza y Bilbao), sería la bandera y emblema de cualquier dictador bananero y despreciable, caminando a su lado y aireando su adoctrinamiento a un pueblo que no puede huir de su impuesta incultura, ignominia y carencia de libertad de pensamiento, cultura, educación y respeto.
    Si pudiera ser como ellos, me provecharía del excesivo celo a la hora de cumplir las normas de educación y cortesía más elementales de mis "rivales".
    Si pudiera parecerme a ellos también sería un parásito.
    Si fuera ellos, sería un cerdo despreciable disfrazado de cervatillo víctima de un cazador sin escrúpulos.
    Si yo pensara como ellos, también provocaría y tensaría la cuerda hasta que esta se rompiera, porque pase lo que pase, siempre ganaré.
   Si mis ideales fueran como los suyos, también me orinaría en el rival y sus emblemas y símbolos, a sabiendas que éste no responderá y si así lo hicieran, sería la víctima y así lo vendería y me aprovecharía.   
    Si mi mente fuera tan retorcida, también pediría, por escrito, jugar un partido en la casa del rival directo y en la capital de un país al que quiero eliminar, y así poder mofarme en su cara y de paso vejar a millones de españoles, que por educación y admiración a las libertades, no se acercan a partirles la cara.
     Si yo me sintiera representado por esas camisetas, también iría a insultar, y en su casa, a esos ciudadanos que sé que no se pueden defender, entre otras cosas por principios, y porque vivimos en una sociedad en la que los verdaderos delincuentes y seres despreciables están más protegidos que los respetables y honrados. 
      En fin, que barza y bilbao hacen muy bien en solicitar ir a un sitio en donde nadie les quiere viniendo con las intenciones que ellos vienen. Más que nada, porque de todos es sabido que su último fin es propagar y promocionar aún más su analfabetismo y atacar, menospreciar e insultar a esos símbolos que tanto les han dado, tanto les dan y que de no ser por un lamentable lavado cerebral de sus instituciones, deberían ser también los suyos. que de hecho, lo son.
    Pero lo hacen porque se les permite. Cualquier persona con 2 dedos de frente, e aquí el quid de la situación, no iría donde no le quieren. A no ser que vaya con ganas de bronca o sea un sinvergüenza. O ambas cosas, como es el caso. Pase lo que pase, ganarán.
     Si la RFEF, porque así lo dice el légitimo dueño de la instalación, no deja jugar la final de S. M. El Rey en el Bernabéu, venderán, cosa que hacen como pocos, que están perseguidos y son mártires de una España opresiva e irrespetuosa. Si se les concede, podrán silvar, insultar, menospreciar y todo aquello que se les ocurra a millones de personas, más, que duda cabe, anunciar al mundo entero, su patraña independentista. De momento siguen tensando la cuerda y generando una tensión innecesaria, para el hombre de bien, pero muy necesaria para gilipollas aprovechados.
    La situación es tan simple, que todo el cuento que están montado sobra desde el principio, pero aquí, y como somos tontos, se les sigue prestando atención. Sírvase como ejemplo, entre decenas de cosas más, que ninguna institución, salvo el propio Real Madrid, es dueña del Bernabéu, por lo que pedir que se dispute allí la final a la RFEF, y más a sabiendas de que la respuesta es no a petición de los veredaderos dueños del Madrid, los socios, es una estupidez sólo al alcance de gente con esa denominación. Vamos, es como pedirle a cualquier  Ayuntamiento que dejen celebrar una fiesta en un local particular que previamente ha sido negada por su dueño. 
          Pero da igual, ellos tienen esa forma de pensar, de usufructear y de reirse de todo y todos. Saben sacar provecho de una sociedad aletargada. Saben como explotar a un pueblo todavía estigmatizado por épocas pasadas. Un pueblo que prefiere los eufemismos a la verdad. Prefiere poner la otra mejilla antes que repeler otra agresión. Un pueblo que sigue sin saber diferenciar una agresión con la legítima defensa. Un pueblo más pendiente del qué dirán, que de sus propios y verdaderos derechos y deberes. Un pueblo adormilado por unos políticos amedrentados y unos medios de información vendedores de lo políticamente correcto, en vez de lo correcto. Un pueblo al que alejan de la realidad. Un pueblo en donde lo correcto es ser víctima. 
      Si yo fuera ellos, también haría lo que hacen.
      Pero de momento no lo soy, y más importante aún, no quiero serlo. Por lo que sobretodo por el bien del respeto y la democracia, pero también por el temor a esta sociedad acojonada y con unas leyes mancilladas por un pasado aún presente, yo nunca dije nada ni escribí nada, pero si pudiéramos igualarnos a ellos...
    

7 mar. 2015

CON ESA MANO Y ESA CABEZONERÍA.

     En ocasiones el fútbol es justo. Pero sólo en ocasiones y casi siempre con el Real Madrid.
     Sinceramente, por mucho que me duela, no era justo que la que probablemente sea la mejor liga del mundo, tuviera un líder tan triste como es nuestro actual Madrid. Y hablo en pasado, con dolor y tristeza, porque seguro que el barza no saldrá a remolonear y pondrá toda la carne en el asador para colocarse líder, cosa que mucho me temo, hará. No es equipo que rechace los regalos. De hecho lleva gran parte de su historia apropiándose de ellos, aunque no les perteneciera.
     Dicho esto este barza de Luís Enrique, 2 cosas que odio con todo mi corazón (el barza y ese minero repulsivo), en lo futbolístico, me gusta y me entretiene, cosa que no ocurría desde que Rijkaard dejó el banquillo culé. Combinan a la perfección, casi tan bien como el Real Madrid pre-navidades, control, verticalidad y ataque. Crea y genera constantes ataques y en sólo 3 minutos realiza más tiros a puerta que ese "maravilloso" barza de Guardiola en 4 partidos seguidos. 
    Pero vayamos a lo que realmente nos importa, el Real Madrid. Un Real Madrid que sigue su penosa trayectoria descendente. Un Real Madrid cuyo entrenador sigue enrocándose en un sistema que me temo, porque si no no tiene otra explicación, viene impuesto.
     Viene impuesto porque Bale tiene que seguir jugando, pase lo que pase. Y quiero dejar claro que últimamente el problema no está siendo él en sí mismo, pues su mejoría en lo defensivo, generosidad y apoyos a los compañeros es más que notable. El problema es el maldito esquema que ha de utilizar para que Bale juegue en punta.
     No sé cuantas veces lo he dicho ya, pero el Real Madrid sin Bale (lesionado) y jugando con el 4-4-2 fue mágico. Sólo hubo 1 cosa que inició el receso, la reincorporración del Galés, su egoísmo primigenio y el "necesario" 4-3-3 que han de jugar para "incrustarle" en el equipo. Cosa que por cierto, creo que no tendría que ser así, simplemente retrasando su posición. Aunque particularmente yo no le sacaría de titular, salvo para dar descanso a los otros 2 de arriba, pues con él en el equipo, este no es tan equilibrado por la propia naturaleza de Bale.
      Digo esto porque muy recientemente, y de ahí el título de la entrada, Ancelotti dijo algo así como que "con esa mano blanda había conseguido 3 Copas de Europa". Si, no deja de ser verdad, pero con esa mano blanda y la estúpida cabezonería de su 4-3-3, los nuestros no van a luchar ni por la UEFA.
     Con esto no digo que el Real Madrid necesite "mano dura", pero lo que si necesita es un poco de cordura.
     Hoy no ha jugado bien nadie, ni tan siquiera Isco o Kroos. No han dado más de 3 pases seguidos y ninguno de ellos medianamente bien lanzado.
     Duele ver, repito, duele, que un equipo agotado es capaz de controlar a los nuestros. Duele ver que ese mismo equipo sin fuerzas es capaz de impedir que el Real Madrid apenas realice 1 ó 2 ocasiones en toda la segunda parte. Duele ver a los nuestros correr y presionar sin sentido. Duele ver como un sólo delantero suyo es capaz de tener en jaque a todos nuestros defensas. Duele ver la precipitación, el desorden, los pases largos sin sentido y como única opción de ataque y con una precisión mínima. Duele ver la escasez de ideas y las pocas que tienen, lo mal que las llevan a cabo. Duele ver que el Real Madrid lleva meses sin sacar provecho a los casi 10 corners a favor que tiene por partido. Lo de las faltas prefiero omitirlo por respeto a ustedes y las barbaridades que pueda decir. Duele ver la cantidad de pases al área que realizamos y la nulidad de remates que conseguimos de los mismos. Pero por encima de estos dolores, lo que más daño me hace es que todo sigue igual. Los rivales sólo necesitan un tiro entre los 3 palos para meternos un gol y sólo necesitan un centro al área para que este remate se produzca.  El Real Madrid en cambio continúa con una media superior a los 5 tiros para meter 1. Qué esperar de un encentro en el que apenas disparamos?. Pues lo ocurrido en Bilbao, nuestro marcador a 0, como es de justicia. En cambio esta justicia no fue tal para los vascos, como tampoco con el 99% de nuestros rivales. Ellos en los primeros 75 minutos sólo hicieron un tiro y entró. La justicia es caprichosa, pero por Dios, que cambie ya de víctima.
     Con lo fácil que lo hicieron los vascos, un sólo centro al área, un sólo remate y golazo. Cuántos centros similares hizo el Madrid?. A voz de pronto unos 8 o 9. Cuántos de estos fueron rematados?. Creo recordar que 3. Cuántos entre los 3 palos?. Ninguno. Esto sin incluir córners, faltas, pases al hueco,.... Sólo jugadas parecidas a la que hicieron los roji-blancos.
     De todas formas justa y meritoria victoria del Bilbao. Un equipo desecho físicamente, que no podían con su alma (salvo los primeros 35 minutos), pero que desalmaron al Real Madrid. 
     Hagámonos a la idea que, o cambian mucho las cosas, o este año nada de nada. Ha de cambiar la cabezonería del italiano, ha de cambiar el sistema. Ha de cambiar la colocación. Ha de cambiar la mentalidad. Ha de cambiar la tendencia. Ha de cambiar la precipitación. Ha de cambiar la falta de ideas,..., pero sobretodo ha de cambiar la suerte, si bien esta en este partido no hubiera sido merecida.
     Fue justa la derrota y es justo para el fútbol español que este Real Madrid no sea líder de esta liga.
     Tan justo, como injustas han sido la mayoría de las derrotas (por juego en relación al rival y sobretodo número de ocasiones).    
     Pero por otro lado tan injustos como han sido la mayor parte de los últimos campeones de liga (Barza de Pep y atlético del Cholo). Tan injusto como tener que sufrir lo que últimamente estoy sufriendo viendo a mi equipo. Tan injusto como es que nuestros rivales, jugando aún peor que nosotros algún que otro partido, se lleven los 3 puntos (por ejemplo el último partido del Barza contra el Granada). Tan injusto como no reconocer que "con esa mano y esa cabezonería", nuestra injusta justicia, nunca se pondrá de nuestra parte. 

23 feb. 2015

ASESINO DE FÚTBOL.

    Ha sido un fin de semana maravilloso para nosotros. Ganamos la copa del Rey de baloncesto ante los indeseables, vencimos jugando un fútbol notable al Elche tras la derrota del barza y como colofón, aunque esto es desde hace muchas jornadas, el Castilla jugó maravillosamente bien y continúa líder de su grupo.
     No sabría con que quedarme de estas 3 grandes noticias, aunque sigo sintiendo especial simpatía y admiración por El Castilla. Por cierto, el debut de Odegaard en el Alfredo Di Stéfano fue casi memorable. Calidad sublime, visión de juego, esfuerzo, posición, apoyos, disparo, desparpajo,... increíblemente completo y más impresionantemente aún, la forma de realizarlo. Da la sensación que en compañía de De Tomás, Burgui, Llorente, Medrán, Derik, Suarez, Varela,... y todo el resto a los que injustamente ahora no menciono, podrían hacer historia. Como siempre y para mi desgracia, la mayoría acabarán desperdigados por otros campos y representando a otros equipos, siendo "abandonados a su suerte", por el amor de su vida.
     De sus mayores..., pues que decir, que sigo manteniendo que el Real Madrid es el peor equipo de cara aportería de todos los grandes. Necesitamos realizar más tiros que nadie para obtener el mismo resultado. La suerte es que somos también los que más atacamos y compensa.
     Esto no es óbice para reconocer una mejoría en el juego palpable. Hasta Bale lleva un par de partidos que parece que por fin juega para el equipo e incluso, y no soñaba, lo vi defendiendo y presionando en alguna ocasión. Isco maravilloso y Benzema a gran altura. A ver si poco a poco volvemos a ser los que fuimos hace unos pocos meses, aunque para ello deberían quitar a uno que yo me sé y no voy a volver a mencionar.
     Del baloncesto poco que añadir que no sepamos ya. Nueva copa más que merecida en un disputado encuentro contra el Barcelona. Poco más se puede pedir.
     No sé si se han percatado, pero estoy pasando muy de soslayo por cada punto que he tratado y es que esta entrada iba más dirigida a lo que a continuación voy a tratar, que no es otra cosa que la ponzoñosa actuación de Tebas y sus nefastas consecuencias para el fútbol. Si Villar es la Peste..., Tebas es la "Gripe española".
     Desde que ese mentecato se ha autonombrado como "valedor moral" del mundo del fútbol español, no ha hecho más que liarla y decir y hacer cada día más estupideces. No voy a redundar nuevamente en el estrepitoso horror que sería eliminar a los que él y sus secuaces denominan grupos radicales del mundo del fútbol, pues ellos son el verdadero color de los campos. Estoy de acuerdo en controlar y erradicar de ellos a los violentos e indeseables que moran también entre sus filas, pero una inmensa mayoría no son como nos lo quieren vender.
     A la par, está obsesionado con sancionar actitudes para él inmorales, como algún que otro insulto o menosprecio. Ese atolondrado no entiende que es el fútbol y si lo entiende, quiere acabar con él. Ya comenté en su momento lo que opinaba de esto y no me repetiré en exceso. En el fútbol el rival es el enemigo y la guerra psicológica vale. Y para ésta se utilizan insultos, menosprecios y cualquier cosa que pueda afectarle. Yo he insultado a cuanto rival y afición rival ha pasado por mi campo y cuando yo he ido a los suyos, y os aseguro que en absoluto pienso, ni he pensado jamás, cosas que les he cantado. Todo queda y ha de quedar en el escenario, fuera de él todos somos seres humanos, respetables, admirables y con nuestros gustos e idiosincrasia. Fuera del campo se merecen todo mi respeto, dentro..., dejar que me ria un poco... y él de mi. Con sorna, con gracia y cierta mala leche. Los aficionados al fútbol no dejamos de ser en el campo chirigoteros. Con un lenguaje más soez, más directo, pero con la única finalidad de criticar y poner nervioso al rival, a sus aficionados... y pasar un buen rato. Y por supuesto, animar a los nuestros. No reproduciré las cosas que he llegado a cantar y decir a los aficionados y jugadores del atlético, barza, real suciedad y sus semejantes en el Bernabéu por respeto y porque no es el momento. Si realmente sintiera eso de verdad, un alto porcentaje de mis amistades y familiares ya no serían tales. Y os aseguro que los quiero con locura.
     La gran mayoría de los que me han rodeado, rodean y yo, somos conscientes que sólo hay que picar al rival en el campo y ayudar a los nuestros con nuestra armas y las utilizamos. Si el atontado de Tebas continúa por esos derroteros, el siguiente paso será ir de corbata, con una Biblia y rezar salmos cuando el árbitro pite el inicio del partido. Valiente inútil.
     Me parece repugnante que se intente sancionar al Barcelona y sus aficionados porque han "insultado" a CR7. Igual con nosotros en el Bernabéu, o en..., da igual. Este señor vivirá en La Moraleja y no tiene ni p.... idea de lo que es el fútbol, ni lo que es la verdadera vida. Que le den la jubilación anticipada y nos deje a los demás en paz.
    Decir que lo que allí se canta o dice es incitar a la violencia..., es como decir que "Seven" es una película que enaltece a los psicópatas asesinos. Con su metalidad imagino que no habrá ido a ver una sola película al cine más allá de Doraemon. Para semejante personaje "El Señor de los Anillos" ha de ser algo así como la propaganda de uno de los jinetes del apocalipsis y una incitación directa a la violencia gratuita.
      Pero lo que ya es el colmo, lo que traspasa la infamia, fue lo acontecido por obra y gracia de esa abominación humana. Ocurrió la tarde del domingo mientras regresaba de Madrid e iba escuchando en la radio los encuentros que se estaban disputando. La verdad es que no podía dar crédito a lo que escuché, que no fue otra cosa que la policía había procedido a detener a unos aficionados en El Molinón (creo recordar) por haber puesto una pancarta en la que se leía "Tebas asesino de fútbol". Dónde está la libertad de expresión?. En qué mentían?, qué es vejatorio en ese mensaje?. Ese "señor" que no admite ya no una crítica, sino una verdad como un puño, es el que va a dictar las normas morales?. Señor Tebas, váyase usted a Venezuela, apoye a sus actuales y lamentables gobernantes... y será plenamente feliz imponiendo sus normas. Allí no desentonará, seguro.
     El fútbol para el pueblo no deja de ser una vincuación con un grupo, una vía de escape y un desahogo del mundo que nos rodea. Algo tan humano y social como necesario. El único que sobra es él. Bueno, él y su enemigo Villar y sus amigos (Platini y compañía).
    Tebas, asesino del fútbol.