27 abr. 2015

AUSTRALOPHITECUS

   Hoy no voy a hablar de fútbol, por lo menos no voy a hablar de lo que debería ser el fútbol. Si lo haré de aquello para lo que es utilizado en España. De lo que para es utilizado y de la estupidez de una sociedad aletargada y estigmatizada. Débil. De un pueblo que se deja pisar con placer y con una sumisión preocupante. De la mala educación y la paciencia infinita que ha que tener con unos personajes que aprovechan cualquier ínfima oportunidad para vender su basura y lo más preocupante, que nosotros se la compremos.
    Imagino que estarán un poco perdidos e intentaré aclarar el desaguisado. Me refiero a la utilización política del fútbol, en este caso lingüística y en este país, por lo tanto, nacionalista.
    Y quiero dejar bien claro lo de "en este país". Porque es curioso que el lenguaje se creara y evolucionara para transmitir información, dar órdenes, organizar, contar sentimientos, necesidades, expresar lo abstracto,... en resumen, para vincular. Desde ese primer proto-lenguaje, posiblemente surgido con los "homo-hábilis" hasta nuestros días, el lenguaje ha sido una herramienta de unión, que poco a poco fue pasando a ser algo diferenciador entre las diferentes culturas y poco más adelante incluso un emblema de distición entre naciones, para llegar a la actualidad en la que ha vuelto a sus orígenes. Bueno, no en todos los sitios, pues en este lamentable país nuestro se utiliza nuevamente para separar y disgregar.
    Para mi es un verdadero orgullo tener un país con diversos idiomas. El castellano, euskera, catalán, gallego y bable especialmente. Me da lástima el desconocimiento (por mi cabezonería me negué a aprender uno habiendo vivido en Cataluñia durante casi 5 años) que todos los españoles no oriundos o residentes de esas tierras tenemos de esa maravillosa riqueza cultural en forma de idiomas. Debería ser obligatorio estudiarlos en todos los puntos de España. Pero claro está, esto es España, por lo que mejor lo usamos de arma arrojadiza, que "mola más". La ignorancia nos hace valientes y España está llena de ellos.
    Y todo esto viene a cuento del bochornoso espectáculo dado ayer por Gaizka Garitano. Este personaje, prefiero omitir lo que realmente pienso de él, con su mala educación provocó una más que lógica crispación en los periodistas almerienses que siguieron el encuentro y quería preguntarle y enterarse de su opinión tras el partido. Hay que reconocer que todo se inició porque otro atolondrado vestido de periodista le realizó preguntas en euskera y el entrenador contestó en el mismo idioma, por lo tanto la crispación no la inició él, pero si hizo porque aumentara.
    Lo curioso del caso es que al ver las caras de poker del resto de periodistas, Garitano se asombró y tras preguntar que pasaba y escuchar que los acompañantes de la misma habitación, que por cierto estaban en "su casa", le decían que también querían saber lo que estaban hablando, se levantó indignado y se marchó. Valiente sinvergüenza!.
      Valiente sinvergüenza y desde ahora héroe de aquellas amebas independentistas de regiones obtusas y dirigidas por mentes tan inteligentes, como agilipollados quieren a sus ciudadanos. Y es que esta gentuza ya ha esparcido a los 4 vientos toda la mierda que han podido y tienen una nueva arma para poder anunciar la "opresión" que sufren por parte del dictatorial Estado español.
     Para mi la reacción de los periodistas de Almería y el resto de España no sólo es normal, sino acorde con unos principios de educación tan básicos, que sólo unos atontados dirigidos son capaz de ver como lo que no es y utilizarlo para su beneficio. Como así han hecho y harán.
     Yo no sé ustedes, pero partiendo de que la comunicación es para relacionarse me resulta una aberración incalificable que 2 imbéciles, en presencia de más gente interesada en el tema  y desconocedores de esa lengua (una pena como dije al principio del post), se hablan sólo para sí mismos. Es una falta de educación sin precedentes y que se viene realizando desde hace varios lustros con esa "prensa" maniatada y gobernada por los políticos catalanes y vascos. Démosle algo más de tiempo a que los independentistas gallegos obtengan algo más de poder. Díganme ustedes en que idioma rebuznan los periodistas catalanes y vascos en las ruedas de prensa cuando la mayoría de los presentes no entienden ese idioma y ellos, en cambio, conocen a la perfección el de el resto de los asistentes.
    En los patios de colegio, cuando 2 coleguillas se dicen cosas al oído mientras el resto no se entera de nada, la situación se suele resolver a hostias. Lógico y normal. Aquí no sólo no se debe hacer, para eso se supone que hemos madurado y hay leyes y normas de convivencia, sino que encima todos los acólitos de turno defienden la actitud de tan mala acción. Pero no sólo de su entorno, sino de toda España en general. Quiero pensar que el nivel de subnormalidad no es tan alto y lo dicen porque han de quedar bien. Por la basura de lo "políticamente correcto". Porque en este país hemos pasado del abuso del eufemismo, a la falsedad e hipocresía más absoluta.
     Perplejo me he quedado esta mañana escuchando como en cierta radio deportiva, defendían al impresentable de Garitano menospreciando a sus compañeros que sólo querían saber sus declaraciones tras un partido. Lo más suave que han mentado es que deberían haberle pedido que lo repitiera traducido para ellos. Repetir el qué?, aquello que perfectamente podía haber preguntado en un idioma común para todos y contestado de la misma manera?. Que necesidad hay de hacer ese desdén al resto de asistentes?. Gentuza, es lo que son.
    A mí mis padres me enseñaron a ser respetuoso, empático y ayudar al prógimo en lo que pudiera. Desconozco como actúan ustedes, pero en mi caso, si viene a mi casa o mi entorno un anglo-parlante, por muy básicos que sean mis conocimientos en ese idioma, intentaré comunicarme con él en inglés si él no supiera nada de castellano, y más si el resto de mis aompañantes tuvieran como mínimo mis mismos conocimientos. Todo en pro de la comunicación entre todas las partes. No me cabe duda que él de saber nuestra legua, procuraría hablarla. Lo que seguro que no haría es estando en grupo, hablar de cosas que interesa a todo el resto ignorándoles y poniendo todas las trabas posibles, en este caso en forma de idioma, para que no se puedan enterar. Si todos sabemos castellano, lo utilizaré y si sabemos inglés, haré lo propio con ese idioma. Creo que es algo lógico y una norma básica de educación. En el caso de la/s rueda/s de prensa que se dan en los campos de fútbol propagandísticos de los politicuchos independentistas de turno, y más reocupante aún, en todos aquellos, estén donde estén, en los que han jugado esas "pseudo-selecciones" en forma de clubs de fútbol, lo normal es obstaculizar la comunicación de todas las partes en una innecesaria, rastrera y sectarista "conversación" entre 2 o más animales.
     Una cosa es defender un idioma, y otra levantar escollos con él. Lo dije y lo mantengo, es un gran honor ser de un país con, entre miles de cosas más, la riqueza cultural de tener varios idiomas. Una desgracia el desconocimiento del resto de la sociedad española de los mismos. Pero lo que es imperdonable es utilizar aquello que más nos hace distinguirnos del resto de los animales (la riqueza comunicativa), como instrumento político, diferenciador y separatista. El lenguaje siempre ha servido como elemento vinculador, no lo contrario. Pero claro, esto es España. Un país dirigido por atolondrados estigmatizados por un pasado deplorable, pero ya muerto. En donde existe el delito de apología del nazimo, pero no el de apología del comunismo. Donde a una banda asesina de extrema izquierda (ETA), se la denomina "fascistas". Donde los grupos políticos que portan banderas de España son tachados de radicales, pero Podemos es una oda a la libertad con su internacional, hoz y martillo, puño izquierdo levantado, bandera tricolor y demás emblemas y basura asesina. Donde la selección española es denominada "la roja" (de toda la vida "la roja" ha sido Chile) por no "herir sensibilidades"; osea, el país de pandereta de toda la vida, adaptado a la mediocridad del siglo XXI.
     Aquí, en este país, una "pseudo-periodista", una tal Samanta Villar, que lo más logrado que ha hecho es en un "programa" pasar una semana entera completamente drogada (por sus declaraciones deduzco que todavía no ha salido de ese "asunto"), es capaz de arremeter contra sus compañeros que sólo querían saber que se estaban diciendo entre esos 2 maleducados, lindezas como "Hay que entender a esos pobres periodista deportivos de Almería. A duras penas entienden el castellano".  Declaración tan sorprendente como mediocre y partidista. Pero ya les digo, la inmensa mayoría opinan como ella. O siendo mejor pensado, quiero imaginarme que se sienten obligados a decir esas cosas, no les vayan a echar de sus trabajos en esta sociedad "tan libre", por decir verdades como puños a base de "ofender con la razón" a esos ponzoñosos independentistas de la generalidad, vascongadas y demás zonas adoctrinadas.  
    Lo dicho, en España, esto es deporte en estado puro.
    El mundo avanza, las sociedades cada vez son más universales. Las relaciones y comunicaciones entre todos los habitantes van en aumento. En todos lados?. No, aquí, especialmente concentrados en "ese pequeño país al noreste de la península ibérica" y en la zona norte, los australopithecus siguen siendo la raza dominante. Quién sabe, quizás dentro de unos 4 millones y medio de años hayan conseguido dominar un lenguaje con el que poder comunicarse con el resto de la humanidad, mientras tanto..., que "se diviertan" viendo conexión Samanta.
    
     

No hay comentarios:

Publicar un comentario