24 abr. 2011

FINAL DE FINALES (2ª PARTE). ORGASMO EN MESTALLA.






Me he tomado mi tiempo para escribiros lo que fué el día de la final, pero por mucho tiempo que pase, estas son las cosas que algún día espero contarle a mis hijos, nietos, biznietos por supuesto ni que decir tiene, madridistas todos ellos.



Y así llegaba el día, el glorioso día, que abría con un sol radiante como premonizando el maravilloso espectáculo que ívamos a presenciar, pues eso, un servidor el que les escribe, hacía acto de presencia en la "fanzone madridista" a eso de las 11:30 de la mañana, con no más equipaje que una mochila, una sudadera con un buen escudo del equipo, y un saco de ilusiones no mayor que el de cualquier otro madridista.

Me pedí una cervecita y me puse a observar, ya se veía el ánimo en el ambiente, ese que hace a un madridista residente en Barcelona, despertar de todas las pesadillas que le han inculcado los azulgranas durante meses. Ahí empecé a decirme a mi mismo, ¡joder! ¿por que no vamos a ganar?, somos el Real Madrid, ¿miedo? a nada.Ahí mismo arrancaron de verdad mis ilusiones por este partido...........




......Y empezó a llegar el resto de la expedición que me acompañaría, el primero mi amigo, compañero, y con quien tantas tardes de gloria hemos vivido junto a nuestro Madrid, Ronin, apareció cual japonés, con su cámara al hombro, lleno de alegría y después de haberse cruzado la zona culé (no dudamos que por equivocación) durante un rato, después de decirle que eso era por lo que llevo pasando yo varios años, empezamos a saltar y ¿quien hizo acto de presencia? , como lo pueden ver en las fotos, Floren. No era el día de echarle en cara nada, pero bien es verdad que tampoco ívamos a aborregarnos gritando ¡presidente, presidente! como hizo una cantidad ingente de madridistas, no es nuestro estilo.

Y por fin llegaron los que faltaban, como siempre, no les hizo falta ni coger el aparcamiento que les otorgaba la entrada del partido, con su habitual flor en el culo, lo encontraron rápidamente.

Ya salíamos de un conocido mercado de Valencia, tras comprar, líquido elemento habitual para estos eventos, y dirigirnos a la zona de seguidores madridistas, no sin antes cruzarnos con varios seguidores azulgranas con quién (de buen rollo siempre) nos lanzamos unos piropos, canciones y saludetes sin mas risas que otra cosa. ¡Que felices ivan por la calle! ¡No sabían lo que les esperaba!
Pasaron las horas en el Paseo de la Alameda Valenciano, entre risas, cánticos, abrazos, reencuentro con viejos amigos del fútbol, y sobre todo, ante una de las mayores comuniones del madridismo que he visto en mi vida. Según ivan pasando los minutos, más convencidos estábamos de que ívamos a ganar, mas nos gustaban nuestros jugadores, mas adorábamos a Mou, más idolatrabamos, a Raúl, Guti, Juanito, Mijatovic, Santillana, y a la madre que los trajo al mundo, y yo personalmente a la mía por haberme dado vida para poder sentir todo esto.

Un madridista a las 11 de la mañana, era tu hermano a las 19 de la tarde, y tu hijo cuando acabó el partido. Daba igual quién empezará a animar el cotarro, allí se levantaba hasta el mismísimo Bernabeu y se ponía a cantar como loco, lo sorprendente era mirar el relog y comprobar que aún quedaban 4 horas para que empezara el partido, pero en ese momento.........daba igual, éramos más madridistas que nadie, y queríamos que se enterara hasta el último vecino de Valencia.

Cualquier minucia, era motivo de fiesta, si se cruzaba uno con la camiseta de Mijatovic y otro con la de Suker, foto de los 2, abrazo y ya nos veremos, era genial, son tantas las anécdotas que no podría parar de contaros.

Comenzó el encuentro, no daré detalles, ya lo hizo Ronin en el post anterior, y llegó uno de los goles que he cantado más alto en mi vida, risas, lágrimas, abrazos, cachondeo, besos y la gran canción del día.......¿Como no te voy a querer?

Acaba el partido, de camino a los coches, Ivan Helguera nos recibe en el otro lado del semáforo, ¿que mas nos puede pasar hoy? fotos con el campeón de Europa, con Toñin el torero, vaya tío más majo, y multitud de recuerdos que se quedaran grabados en la memoria para siempre..........

Volvimos a dormir a los coches, después de unas horas de sueño, este señor puso marcha a su casa, destrozado, afónico, con una resaca como un caballo con sus efectos correspondientes, pero con una sonrisa que parecía que había dormido con una percha en la boca, aún así me dió tiempo de comprar la prensa, pedirme un café, y una pieza de bollería del lugar......mientras tanto ojeo el periódico, lo compruebo,.................Jueves 21 de Abril de 2011, el Real Madrid es campeón de la Copa de SM el Rey.


IRONÍAS MADRIDISTAS DESDE LA CIUDAD CONDAL.

Puede que nos eliminen en cuartos, puede que nos vuelvan a pasar por encima, pero lo que no podrán olvidar, es que con coraje, valor, garra y una afición como la copa de un pino, derribamos al mejor equipo que han tenido en su historia.


MUCHO MADRIDISMO, MUCHA SALUD Y UNA VICTORIA QUE DURARÁ MUCHÍSIMOS AÑOS EN NUESTRA MEMORIA.

5 comentarios:

  1. Que gran historia Nacho, la verdad que despierta mucha envidia de la buena, espero algún día poder acompañaros por allá en esas auténticas fiestas madridistas, ya que por acá la fiesta me la armo solo frente al ordenador hablando con otros madridistas en línea. Que dicha la tuya, que viva el Madrid!

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Aquí hay que aclarar conceptos!. Llegué a Valencia sobre las 10:45. Sí, el policía que me indicó se equivocó al dirigirme al parking de la zona barcelonista en vez de la madridista; y es que ya sabéis, tengo cara tonto y por eso no es extrañó que pensara que era del barza ;-P.
    Una vez allí y rodeado de adoctrinados e ignorantes "estelados" me dije, que leches, vamos a dar un poco de luz a tanta oscuridad. Salí del coche con mis botas puestas (más vale prevenir que curar) y mi camiseta blanca (realmente era gris, pero muy clara). Atravesé toda la avenida principal de la Universidad adelantando y cruzándome con aficionados azulgranas (dentro de ellos muchos retrasados mentales con la estrellita) y que salvo alguna miradita poco simpática y algún comentario despectivo y poco agraciado (de algo me sirvió vivir casi 5 años allí,)poco que decir. A cada estelada que me cruzaba, escupitajo al suelo (estaba deshidratado cuando vi a MyS02).
    Como decía iba caminando cual piquero en Flandes soportando un hedor insufrible, aumentando éste de forma exponencial hasta que llegué a un sitio, concretamente llegué a su pocilga, con 4 carpas de todo a cien bicolores y cuya máxima atracción era un elevador de obras en donde tanto animal podría subirse y bajarse. Allí nadie en su sano juicio pordría aguantar, mi pelo se volvió rubio fosforito del nauseabundo olor que desprendía esa parte de la ciudad.
    Que decir tiene que durante todo ese trayesto y más en tal horroroso lugar, lo único que hacía era buscar una tienda para comprarme lejía y poder desinfectarme. Lo dicho, alguna miradita, cerca de mi cayó un bocadillo que no dí importancia y poco más.
    Conforme me acercaba a Mestalla el olor iba desapareciendo y cuando dejé atrás el estadio empezó a llegar a mi nariz un aroma conocido, agradable y simpático. Ya no ncesesitaba mirar las calles, seguía mi olfato, seguía al buen rollo, a la cordura y al buen gusto. Como nio pude ser de otra manera llegué a la carpa madridista y no me hizo falta mucho para localizar a MyS02, ahí estaba, brazos abiertos esperándome para empezar una fiesta de la que él ya llevaba 1 hora disfrutando. En ese momento fui feliz, muy feliz. Se había cumplido 1 de los dos sueños que esperaba cumplir desde hace muchos años, juntarnos de nuevo. El otro se cumplió en el minuto 102 de un partido inolvidable.

    ResponderEliminar
  5. De la fiesta intermedia y el partido..., si habría mucho que decir, pero no hay ni tiempo ni espacio como muy bien ya hemos explicado.
    Mi regreso, pues una auténtica epopeya. Tras acabar el partido y celebrarlo regresaba plácidamente adelantando aficionados azulgranas y bazofia independentista (que no siempre es lo mismo) y a cada "adelantamiento" un silencio incómodo se producía. Mi apariencia había cambiado, bandera nacional a modo de capa, camiseta blanca y dos banderitas del Madrid de regalo para mí hijo. Caí en la cuenta tarde, ni eera el momento adecuado, ni el lugar, ni las circunstancias. Me acordé de lo que sentía yo en la carpa madridista cada vez que pasaban próximos aficionados azulgranas "provocando" y decidí guardar la bandera y tapar lo más posible las banderitas, si miedo también había, para que negarlo.
    Entre silencio y silencio, por mucho que tapara la bandera española algo se veía y las bamderitas también, llegué hasta la pocilga anteriormente "descrita" y allí unos 30 "valientes" empezaron a tirarme piedras, botellas y demás acompañado de simpáticos "recaditos". Mis pasos se aceleraron mientras esquivaba objetos y aprovechando los reflejos de las luces y la pantalla del móvil pude ver como 5 personas venía a paso rápido tras de mi, mientras que lanzaban cosas, insultaban y amenazaban, volví a acelerar el paso y ellos seguían tras de mí. En ese momento llamó MyS02 y le tuve que colgar casi sin poder atenderle. Volví a mirar por mi "espejo" en forma de pantalla de móvil y seguían persiguiéndome. No sabía si correr o "morir con las botas puestas" y me dije, si me cojen, mejor más descansado y alguno "caerá conmigo". Volví a mirar y cual fue la sorpresa cuando de los 5 sólo quedaba 1. No puede ser me dije, volví a mirar y sí sólo quedaba 1. Al aproximarme a una calle paré una vez sobrepasada la esquina, él apareció y su cara de sorpresa fue mayúscula. Sólo me atreví a decirle con cara de muy pocos amigos, "sí, madridista, ¿algún problema?". Miró hacia atrás y al no ver a nadie me dijo algo así como "pues vete a to... por cul., tú y tu puto madrid. Le volví a preguntar en el mismo tono si tenía algún problema, dándose media vuelta hacia su pocilga sin decir nada.
    Yo respiré profundamente, me dí media vuelta, dí gracias a Dios y seguí camino al coche sin mayores incidentes que algún que otro insulto y siencio, muchos silencios provocados.

    ResponderEliminar