4 ene. 2014

R.I.P..

    Los sentimientos que me brotan al recordar mi primera visita al Santiago Bernabéu son tan contradictorios como intensos: alegría, miedo, cariño, expectación, pero sobretodo admiración. No me acuerdo de la fecha exacta, pero yo tendría más o menos 10 años.
   Mi hermana y su pareja me invitaron a un partido de la Copa de Europa, creo recordar y pondría la mano en el fuego que contra el PSV. Como no, era miércoles, y yo en mis queridas "Escuelas Pías" y en la mañana de tan magnífico día, pueril como era, no hacía más que decirles a mis amigos que iba a ver al Madrid. No lo recuerdo, pero seguro que apenas dormí esa noche de los nervios. 
     En cambio si me llegan imágenes de salir escopeteado hacia mi casa una vez sonada la campana de fin de clase, como si por llegar antes el partido comenzaría más pronto.
     Mi siguiente recuerdo ya es en el Bernabéu y el sentimiento que me brota es de auténtico pánico. Fue una situación caótica y de difícil explicación. Al parecer no abrieron todas las puertas por temor a que una gran cantidad de ciudadanos se colara y lo que eso generó fue una masificación de personas, avalanchas y que un niño (entre otros) de apenas 10 años casi acabara pisoteado y ahogado en la marabunta montada. Recuerdo a mi hermana chillando, un policía montado a caballo y con éste casi desbocado muy próximo a mi, yo intentando aferrarme a mi hermana desesperadamente mientras me sentía aplastado y casi ahogado,... el caos. Lo que pasó a continuación lo desconozco, pero lo siguiente que llega a mi memoria es que aparezco dentro del estadio, junto a mis acompañantes y 3 policías con un perro (un schnauzer gigante) a nuestro lado, viendo el partido en una zona no apta para el público y en donde para poder ver algo del encuentro, había que hacer escorzos imposibles y aún así, había zonas del campo en las que no se podía ver nada. Al parecer todo fue provocado porque se vendieron miles de entradas falsas y nosotros nos quedamos sin nuestro sitio, sin ver medianamente bien el encuentro... y casi sin vida o con fuertes lesiones. Pero bueno, yo era un niño y no dí importancia a nada, ya estaba dentro del estadio viendo al Madrid!.
    Como ya he dicho las condiciones no eran optimas para ver un partido de fútbol y menos con mi estatura y edad, pero había algo más que me impedía verlo. Algo retumbaba a mi derecha, era atronador, intimidatorio y espectacular. Cánticos, bengalas, gritos, saltos. Una horda de dementes. Más de 10.000 irreductibles que acongojaban al más pintado y que hacían del Bernabéu un lugar poco apto para personas con oídos sensibles... o con camisetas de color distinto al blanco. Yo quería, deseaba, ansiaba ver el partido, pero no podía. Mi cabeza no hacía más que girarse hacia la derecha de manera incontrolada e impulsiva, no la podía dominar, era instintivo, inconsciente. El partido estaba muy bien, pero el espectáculo figuraba en el otro lado. Era algo mágico, si miraba el partido me emocionaba y maravillaba, y si giraba la cabeza hacia el fondo sur, me quedaba absorto. Y lo que ya me pondría el bello de punta (si en esa época hubiera tenido), era que si esos locos estornudaban, los 70.000 asistentes restantes se constipaban. El campo no era un espacio deportivo, era el palacio de la ópera dirigido por 10.000 enajenados "con batuta" y 70.000 músicos tocando odas bélicas, de combate. No había público, todos formaban parte de la obra. Si acaso los jugadores. Miedo escénico lo llamaban.
    No me acuerdo del resultado (por curiosidad ahora lo buscaré por internet). Me suena un 3-1 o algo similar. Lo que si recuerdo perfectamente es que me juré que algún día yo estaría en esa zona de descerebrados. Que algún día yo "dirigiría" al Bernabéu, acojonaría a los rivales y me sentiría observado por miles de chavales y público en general a los que se les caería la baba "viéndome actuar". Viéndome dejar la vida por mis colores. 
    Desde esta fecha empezaron mis periplos por la llamada grada joven (fondo norte a la izquierda según miras a la portería). Con el paso del tiempo y los años empecé a moverme hasta que finalmente conseguí mi primera entrada en el fondo sur. Durante años los estuve admirando desde el lado opuesto del campo y por fin yo formaba parte de ellos, por lo menos temporalmente. La sensación fue indescriptible y el ambiente y diversión vivido inenarrable. Mis apariciones por esa zona fueron a más. El súmmum llegó cuando en mayo del año 92 me dieron por fin el carné de socio... en el fondo sur del Bernabéu. 
    Una vez dentro te dabas cuenta que todo estaba mejor organizado de lo que exteriormente parecía. Había zonas "delimitadas" según tendencias: Los "heavys", "normales", "extrema derecha",... pero por muchas diferencias ideológicas, sociales, musicales,... que existieran, había un vínculo en común que hacía de ese espacio una zona sagrada y vinculante; un hermanamiento, aunque en ocasiones sólo fuera temporal. El Real Madrid.
    Durante muchos años he vivido cada partido con ellos, he ayudado en los tifos, he viajado,... y por ende, he tenido miles de experiencias. Por desgracia también he sufrido la persecución irracional hacia ese grupo. No voy a ser cínico y decir que todos eran santos varones. Que algunos no realizaron hechos deleznables. Pero si comentaré que la inmensa mayoría de los allí presentes éramos gente "normal" que nos uníamos para animar hasta nuestro último aliento a nuestro equipo. Les puedo contar decenas de "incidentes" en los que para mi desgracia y sólo por ubicación, estuve presente y que trascendieron a la sociedad de una forma completamente manipulada y falsa. Como ejemplo les mencionaré el hecho de la portería que se cayó en el partido contra el Dortmund. La prensa lo vendió como un complot de Ultras Sur, cuando la realidad fue que el propio club vendió libremente entradas para esa zona del campo, entrando infinidad de gente nueva, adolescentes en su mayoría, desconocedores de las reglas internas, con un ardor guerrero desatado y con ganas de destacar en un ambiente ya de por sí muy destacable. Todos los asiduos a esa zona sabíamos que sólo 2 ó 3 personas podían subirse a una vaya metálica roída por el paso del tiempo y las condiciones climatológicas. Esas personas subían para organizar el tifo, dirigir y poco más. Y esto lo hacían sólo al principio del partido. Es verdad que una de ellas tenía un "salvoconducto" para hacerlo prácticamente cuando le venía en gana, teniendo un apodo (incluso un cántico con el mismo) de un super-héroe que no voy a nombrar, pero que podréis deducir. El problema fue que todos los recién llegados al ver subirse a los autorizados hicieron lo propio a fin de ser "los más malos del lugar". Los allí presentes hicimos todo lo que estaba en nuestra mano para bajarlos de ahí, pues sabíamos de la raquítica situación de esas red, colocada allí desde el mundial del 82 sin renovar. Pero los esfuerzos fueron en balde y la valla cedió irremediablemente, arrastrando a la portería, sorprendentemente atada a la malla. Recuerdo que uno de los posters de la verja casi impactó contra mi cabeza mientras intentaba bajar a uno de los nuevos inquilinos. De un incidente "provocado" por accidente al poner a la venta entradas a gente nueva y desconocedora de la "normativa" allí vigente, pasó a los medios como un atentado de "ese grupo radical" contra el Real Madrid y el fútbol. 
    También les podría contar lo verídico de los lamentables incidentes del día del atentado de ETA junto al Bernabéu en el previo a un histórico Real Madrid-Barza donde, en honor a la verdad, es cierto que algunos de los componentes del grupo se portaron de manera indecente; pero en donde les aseguro que ellos "no empezaron". Respondieron de una manera ilegal y a todas luces sancionable, un ataque previo y sin venir a cuento que prefiero no relatar. Se podría decir que se defendieron, aunque al final la situación "se les escapó de las manos". No es excusa, pues repito, fue lamentable, pero les puedo asegurar que la realidad no coincide con lo vertido en los medios de desinformación que anunciaban a los 4 vientos que el grupo Ultras Sur, aprovechando el atentado, creó desórdenes en la zona. Y como estás 1000 más. Da igual. 
    Esto no es óbice para reconocer algunas actuaciones desagradables (por no decir algo peor) realizadas por algunos componentes del grupo. Pero antes de la primera criba realizada en el fondo del Santiago Bernabéu por las patéticas medidas de seguridad de la UEFA, en donde pasamos de ser más de 10.000 a apenas 800, habría que mencionar que éramos varios miles y la inmensa mayoría sólo deseábamos animar y ayudar al Madrid y no queríamos ningún problema de ninguna índole.
     Sea como fuere, desde las oficinas del club se han decantado por eliminar a Ultras Sur del estadio Santiago Bernabéu o lo que es lo mismo, quitar el pulmón sano de un campo lleno de fumadores empedernidos. Un gran error. Desconozco los motivos verdaderos y la veracidad de las noticias vertidas desde los medios (conociéndolos o nada o apenas el 25% es cierto). Lo que si es verdad es que porque el sector más llamativo del grupo tiene ideología denominada de extrema derecha, la persecución durante lustros del grupo ha finalizado con esta desagradable noticia. 
    Sé que lo que voy a decir ahora va a generar malas interpretaciones y os va a fabricar una falsa idea sobre mí, pero me da igual. Quien me conoce sabe que respeto a todos y a todas las ideologías políticas y que sólo valoro la bondad del ser humano que tengo en frente, importándome un rábano sus ideales políticos. Yo particularmente no creo en ninguno, me considero y me siento muy honrado y orgulloso de ser español y madridista. Y gracias a Dios los españoles están compuestos por gente anacrónica y mal llamada de derechas, izquierdas, centro, comunistas, fachas,..... Del Madrid, Atlético, barza,... El "problema" en este país es que no se tolera o se ve mal el radicalismo de derechas y se ve con buenos ojos el de izquierdas. Que socialmente una persona se cruce con otra que lleve una hoz y un martillo como pin (sólo en Rusia y que se sepa más de 80 millones de asesinatos políticos, torturas, robos,...) sea bien visto y en cambio con otra con el símbolo nazi (igual que los otros pero en el otro extremo de la herradura política) no, es a mi juicio un tanto extraño. Que alguien con la bandera del águila franquista sea insultado y otro con la de la segunda republicana no, igual. Durante ambos periodos se cometieron salvajadas sólo al alcance de mentes decrépitas, pero ahora resulta que asesinar por pensar distinto al poder, violar, robar y quemar propiedades ajenas o de la iglesia si lo hicieron los republicanos fue por el "bien de la libertad" y si lo hicieron los otros fue porque son salvajes e inhumanos. Asesinato de D. Federico García Lorca, lo propio hicieron los otros con D. Pedro Muñoz Seca,... y así hasta el infinito. Tal para cual. Lo gracioso es que en el fútbol se prohibieron símboligía "facha" y "nazi" y se tolera la comunista, anarquista, independentista y especialmente la terrorista (sobretodo en campos del País Vasco, Navarra e incluso en Vallecas). No logro comprenderlo. Pero bueno, estamos hablando de una sociedad y medios que dirigidos, tachan al grupo terrorista de extrema izquierda ETA como "fascistas" (¿?).
    La persecución política, más o menos comprensible aunque a todas luces discriminatoria, ha acabado con  uno de los pilares del estadio Santiago Bernabéu, con un gran porcentaje del espíritu madridista. Con su alma. Empezó desmembrándolo y casi desaciéndolo y ha terminado por enterrarlo. No sé en que derivará la nueva grada joven; con que sea una milésima parte de lo que fue Ultras Sur allá por los años 80 y 90 me daré por satisfecho.
    NOM PLUS QUAM ULTRAS SUR. REST IN PEACE.

    Postdata: Esto ya lo conté hace un par de años más o menos, pero creo que viene a cuento. Si es cierto que justo el momento antes de morir a una persona se le pasa la vida por delante en un minuto, sé que una de las imágenes será el famoso 5 a 0 que le endosamos al barza de Cruyff, justo un año después de otro que ellos nos metieron, y que fue un día de enero próximo a reyes cuando Valdano entrenaba nuestro equipo. Cuando Amavisca metió el quinto gol se produjo la clásica y maravillosa avalancha en el fondo sur. Yo bajé extasiado, con lágrimas en los ojos y como pude las escaleras que formaban en aquellos años la grada (maldita la hora que las quitaron) y justo al darme la vuelta para subir y "liberar" a los atrapados abajo, y en medio del enorme hueco formado, observé a mi amigo, de rodillas, con los brazos abiertos en forme de cruz y mirando al cielo. Cuando me acerqué a él para recogerlo (el regreso de las avalanchas era casi tan anárquico y rápido como la bajada), conforme le cogía del brazo y a pesar del gran escándalo que me rodeaba, logré escucharle en más de una ocasión "Dios existe, gracias Dios". Baste decir que si tuviera que encasillarlo políticamente, mi amigo es anarco-comunista agnóstico.
      

1 comentario:

  1. #BuenosDías y #FelizMartes !! Esperamos que los Reyes Magos y Papa Noel se hayan portado muy bien con vosotros este año, a nosotros nos han dejado bajo el árbol... ¡¡EL 3º CAPÍTULO!! VAYA REGALAZO!

    La única condición que nos han puesto es que lo compartamos con vosotros, así que aquí lo tenéis! VAMOS!

    http://www.youtube.com/watch?v=03_27DGLmtE

    ResponderEliminar