14 jul. 2014

LLÁMENME..., LO QUE QUIERAN.

    Será por mi inocencia, porque todavía confio en el ser humano o porque soy más tonto de lo que pienso que realmente soy, pero...
    Llámenme iluso porque pienso que el premio al mejor jugador del  mundial a Messi es porque yo estoy equivocado y realmente fue el que mejor jugó. Que nada tiene que ver con contentar a las grandes industrias deportivas (Nike-Adidas), a la influencia del Barza en la UEFA, que sea el niñato mimado del mundo del balonpié, o la inutilidad e irresponsabilidad de los gerifaltes de esa mierda de acrónimo FIFA. Que Mascherano jugó muy mal, o James, Robben,..., vamos, que el premio es justo.
    Llámenme torpe porque pienso que esa aberración de ser humano, ese insulto a la cordura del obispo de Barcelona, va a criticar el "excesivo" gasto de su club, de su "selección" con los fichajes de los últimos años. Que mandará a sus líderes como mínimo al purgatorio tras sus insultantes mentiras en los fichajes de Ibra, Neymar,... 
    Que sancionará a Messi y a esa "senyora" institución con la excomulgación tras delinquir y tomar el pelo a la hacienda pública y por ende a todos los españoles estafando todo cuanto pudieron y más.
     Llámenme pardillo por pensar que el F.C. Barcelona pagará la vacuna anti-rábica a todos los jugadores de la liga..., por si acaso.
      Llámenme inocente al creer que los medios de desinformación catalanes, y no tan catalanes, harán una campaña de rapiña y desprestigio tan feroz contra Luís Suárez como la que hicieron con Pepe cuando, es verdad, se le fue la cabeza como lo hizo en aquel partido contra el Getafe.
     Llámenme crio por pensar que siendo la mascota del Valencia la que es, Luís Suárez debería haber fichado por el conjunto che. 
     Llámenme bobo porque deduzco que ahora resulta que la tan alabada política de cantera (a todas luces falsa, pero bien vendida al exterior) del barcelona ha sido tirada por un sumidero y han acogido la "tan deleznable" política blanca del "derroche de dinero".
     Llámenme atolondrado porque interpreto que o va a cambiar, y mucho, el tan idolatrado (sigo sin entender el motivo) sistema de juego del barza, o no entiendo sus fichajes.
    Llámenme impaciente, porque a pesar de lo relatado con anterioridad, creo que el Barza lo está haciendo mejor que el Real Madrid este verano al contratar grandísimos jugadores sin esperar para hacerlo a una determinada y puntual actuación en un mundial. Con la suficiente antelación y con las ideas aparentemente claras. Mal irá nuestro equipo si han tenido que esperar para tomar una decisión, a ver como juegan 1, 2 ó 3 jugadores 6 ó 7 partidos, en caso de llegar a la final, durante un verano en Brasil. Por lo menos en el caso de James, según cuentan, dicen que lo llevan siguiendo con mucho interés desde que tenía 16 años.
     Llámenme imbécil porque a pesar de mi relación amor-odio con Dí María, lo primero cuando juega en equipo y lo segundo cuando se obceca con la pelota, lo considero un jugador más que necesario en nuestro equipo.
      Llámenme..., lo que quieran.

No hay comentarios:

Publicar un comentario