30 ago. 2011

EXCELENCIA FUTBOLÍSTICA BICÉFALA. MALO PARA EL FÚTBOL.



Con el inicio de temporada se ha puesto de manifiesto lo que casi todos sospechábamos, que nuestra liga cada vez es menos competitiva respecto a otras y que salvo dantesca sorpresa, es cosa de dos.



El partido del Real Madrid contra el Real Zaragoza fue sublime y el del Barcelona contra el Villarreal espectacular. Claro está, el segundo fue por el excelso juego barcelonista y el primero por demérito de los maños (déjenme que me dé un ataque de risa) y demás dudas y estupideces de un sector de la prensa en general y de toda la prensa catalana en particular. También los fanzines catalanes hablan de la diferencia (teórica) entre Villarreal y Zaragoza y les sirve de escusa y motivo por el que hoy el Real Madrid es líder, pero resulta curioso que esa misma prensa el año pasado contara con la debacle blanca a final de temporada al tenerse que enfrentar con Villarreal, Sevilla, Valencia,... en sus campos y la media de goles de los madridistas rondó la media docena, por deméritos del rival, por supuesto y a día de hoy uno de esos mismos equipos encaja 5 por el buen hacer azulgrana, madre mía, y todavía hay gente que compra eso!!!!.



De todas formas hay que darles la razón por una vez, el Barcelona jugó muy bien y particularmente me gustó. En un sólo partido atacó más que en los 7 anteriores juntos, presionó muy arriba y recuperó el balón muy pronto para atacar inmediatamente al rival y no dedicarse al somnifero juego al que nos tiene acostumbrados. Como no podía ser de otra forma, hubo sus minutos de barza, en donde una clara ley de la ventaja debió de aplicarse cuando el Villarreal se plantaba sólo ante Valdés o una jugada posterior en la que nuevamente fue beneficiado el equipo barcelonista. De todas formas he de reconocer que no hubiera sido justo, el Barcelona en ese instante ya debería ir ganando 2-o cuando realmente sólo lo hacía por 1 y he de mencionarlo, como cuando hablo de la odiosa suerte barcelonista en donde sus 3 primeros tiros (normalmente los únicos que hacen) acaban en gol. ¿Si ese gol hubiera cambiado el devenir del partido?, puede ser... o no, nunca lo sabremos.



Del Real Madrid poco que decir salvo que maravilló a propios y extraños, por demérito maño, ya saben. Vendaval ofensivo de todo tipo y colores (39 jugadas claras de gol), atacó más que todo el barza en dos años de competición, y si hubieran sido ellos el resultado sería de 37-0 tranquilamente, pero claro, por su buen hacer, ya saben.



El actual Real Madrid presiona mucho más arriba, mueve aún más rápido el balón, con mayor precisión, los automatismos están mucho mejor definidos y sincronizados, intentan tener un mayor control del juego y el balón y la simpatía entre los jugadores es mucho más tangible, como resultado, el partidazo del sábado..., por deméritos del Zaragoza, ya saben. CR empezó como acabó la pasada, a lo grande; Özil fue para mí el mejor jugador con diferencia, dentro de un equipo que rozó el 8,5 de media; Benzema..., magnífico, falló lo infallable cara a portería, pero sus desplazamientos (con y sin balón), pases, desmarques, aperturas de huecos, presión,... espectacular y Xabi Alonso como acostumbra, trabajo sucio e impagable.



Hasta aquí las buenas noticias según para quienes, claro está. Ahora biene lo malo. De todo lo dicho y si la cosa continúa como lo descrito y parece que así será, el gran perjudicado de todo esto es la Liga. Es verdad que siempre ha habido grandes y chicos, pero las diferencias actuales son casi insalvables, antes lo lógico es que en la liga Madrid y Barcelona ganaran 5 de 6 partidos, ahora lo normal son 19 de 20 y particularmente es algo que no me gusta. Por ejemplo, el final de temporada del Real Madrid del año pasado fue para enmarcar, tanto por los resultados, como por el juego desplegado contra rivales más que difíciles, pero visto lo visto, esto llegará a ser una norma y repito, no me gusta.



Algunos lectores asiduos dirán que me estoy poniendo del lado de Del Nido y demás, cuando hace relativamente poco "lo puse verde", y en cierta medida tendrán razón. Pero quiero aclarar que arremetí contra el presidente sevillista por su carencia de sentido y objetividad, pero no por el trasfondo del mensaje.



Comparar la Liga española y su reparto de beneficios televisivos y demás, con la inglesa y alemana, por ejemplo, es una de las mayores sandeces que se pueden escuchar por nuestra distrubución geográfica y por nuestra propia forma de ser. Me explico: Si uno compara la tabla clasificatoria de los equipos alemanes e ingleses con los españoles, se dará cuenta que la mayoría de los equipos extranjeros están respaldados por poblaciones de millones de habitantes y quiero reclacar el término millones. En países como Alemania e Inglaterra quién es del Chelsea, es del Chelsea, única y exclusivamente de ese equipo y por supuesto llenarán siempre sus campos para animar a "los suyos", ganen o pierdan, en segunda, primera o tercera. En la España futbolística, salvo quienes son aficionados de los grandes, además de su equipo "normalmente natal", eres del Real Madrid o Barcelona. En la liga española juegan o han jugado en primera equipos cuyas provincias y ya no digo ciudades, no llegan al medio millón de habitantes y que encima, en cada partido, los campos presentan de media una entrada del 60 % de su capacidad. Si pierden dos partidos seguidos dejarán de ir al campo y si bajan a segunda, incluso renegaran de su "querido equipo".



Partiendo de la base y reconociendo, como no podía ser menos, que un aficionado del Tocomocho F.C. vale como mínimo tanto como uno del Real Madrid, Atlético, Barcelona..., pero recordando que por suerte o por desgracia el fútbol ya casi es más negocio que deporte, comparar en términos económicos o de posibles beneficios a los millones de aficionados del Tottenham, por ejemplo, con los cientos de miles de mi querido Racing de Santander es, aparte de estúpido, irreal. Son incomparables y por lo tanto, no es de recibo atacar por donde el señor Del Nido y sus secuaces lo están haciendo. Nuestra idiosincracia difiere mucho con la de el resto de países, para lo bueno, pero también para lo malo.



No obstante estoy con él en que esta tendencia hay que cambiarla y la diferencia no puede ser tan abrumadora. Bajo mi punto de vista debería anularse la Ley Bosman (imposible porque atacaría el derecho de los trabajadores europeos), obligar a poner un gran número de canteranos en las plantillas, que sean pocos los titulares extranjeros que puedan jugar, controlar el gasto en fichajes o poner una cuantía máxima de gasto (imposible porque atacaría la ley de libremercado),..., o algunas medidas similares, pero no compararnos y ponernos de ejemplo con algo que por propia naturaleza, es incomparable.



La liga ha empezado y las diferencias son abrumadoras, el Real Madrid y el Barcelona arrasan, son las cabezas visibles del buen fútbol. Son dos formas de entender este deporte, son el fútbol hecho arte, son la excelencia futbolística bicéfala. Malo para el fútbol (mientras esto siga así).

3 comentarios:

  1. Partidazo y nada más que decir
    Un saludo y hala MADRID

    ResponderEliminar
  2. Te doy toda la razón. Llevo mucho tiempo enfadado con eso de que el Madrid sólo juega bien cuando el rival es muy malo. Y el Barcelona juega bien sea quien sea su rival.
    Pero no sólo la prensa catalana, la madrileña también lo opina.
    Y seguro que cuando el Barça le meta 6 al Zaragoza nadie saldrá diciendo nada del rival

    ResponderEliminar
  3. Es lo que nos ha tocado vivir, que le vamos a hacer!.
    Y lo del partidazo..., es el mejor resumen posible, y llevamos muchos de esos opinen lo que opinen los demás.

    ResponderEliminar