28 jun. 2012

ROSELL, CONTIGO, AL FIN DEL MUNDO.

   Antes de comenzar dar la enhorabuena a todos los españoles y aficionados de la selección española por nuestra clasificación a la final de la eurocopa tras echar a Portugal. Decirles también que les envidio, porque probablemente todos vieron el partido, mientras que yo por mis principios y estupidez (en esta sociedad muchas veces ambos conceptos van cogidos de la mano), me flagelé impidiéndome a mi mismo verlo (confirmado, van cogidos de la mano... y el día de la final también irán).
    También felicitar a los aficionados blancos, pues visto lo visto (quienes lo hayan hecho) en la Eurocopa..., tenemos la mejor plantilla.
    Pero como no todo pueden ser alegrías, mencionaré también que el Real Madrid C no ascendió a segunda división B tras caer por un injustísimo 3-1 contra el Binissalem. Si bien en el partido de ida el dominio blanco fue insultante, en este segundo encuentro no lo fue tanto, aunque si gozaron de las mejores y más numerosas ocasiones. Mala suerte. Ánimo chavales!, jugasteis muy bien y merecisteis pasar holgadamente, pero el fútbol no siempre es justo.De todo se aprende. Por cierto, propongo al portero del Binissalem como el mejor cancerbero del mundo.
    Finalizada la "breve introducción" me centraré en el tema a tratar. Rosell, presidente del F.C. Barcelona, ha declarado que "no vamos a dejar que la agresión a nuestro entrenador quede impune". Cosa que me parece correcta, aunque con un pequeño matiz, su tono dictatorial sobra. Puedo comprender que como "alto cargo" en cataluña se crea (otra cosa es que lo sea) poseedor de la verdad absoluta, con poderes para dominar a todos y que los demás hemos de adorarle (lo llevan en la sangre). Que rodeado de la basura política que se rodea, halla mamado de ellos y sea un dictador falso, manipulador, cínico y déspota, como sus allegados. Pero que un alto porcentaje de los ciudadanos catalanes se traguen sin pensar sus mandatos y órdenes y se dejen tomar el pelo, no significa que en el resto de España lo hagamos..., ni tengamos que hacerlo.    
    Por lo demás y como he dicho, estoy con él. Y sinceramente no sé por qué se sorprenden, puesto que siempre he estado, o he intentado estar, al lado de la justicia.
    Creo que los medios se han centrado sólo en una parte de lo que ha dicho, porque no me cabe ninguna duda que en su fuero interno lo que realmente quiere decir es que busca acabar con todo lo malo y castigar a los culpables. 
     Fuera ironías, diré que lo que hizo Mou (metiendo el dedo en el ojo de Tito) fue a todas luces incorrecto y creo que si merece un castigo. Al igual que el pisotón de Pepe en la mano de Messi.
    Por las mismas, y seguro que al igual que piensa Rossell, hay que castigar a aquellos que de manera rastrera y falsa, digo, aquellos que de manera barza, provocaron la mala reacción de Mou, pues provocaciones, insultos, malos gestos y demás, los hubo en cantidades ingentes de los pulcros, digo puercos, barcelonistas.
    También y con el apoyo incondicional (supongo) de Rosell  y Lapuerta, hay que castigar a aquellos jugadores que llaman mono a otro en mitad de un partido y al hipócrita que se inventó que realmente decía "morro".
    Indudablemente también a aquellos que fingen agresiones, como Alves, el anteriormente referido, Piqué,...
   A los cerdos (Villa, entre diez más) que intentan pisar la cabeza a un defensa portugués (Pepe) tras fallar al intentar pisarle las costillas. A los drogadictos (Messi) que agreden a balonazos al público que no le aplaude su mono. A... madre mía!, me quedo sin tinta en el ordenador!.
    Igualmente creo que en pos de la verdad, la equidad y la justicia, querrá que se vuelva a pitar el Chelsea-Barcelona, Arsenal-Barza, y los Barzas-Real Madrid de 5 años atrás. Querrá volver a jugar los minutos del partido en que expulsaron injutamente a Pepe con los 11 en el campo, querrá devolver el gol mal anulado a Higuain, querrá..., y así hasta el infinito.
    Rosell, contigo, al fin del mundo!.
     

No hay comentarios:

Publicar un comentario