23 dic. 2012

PARA MEAR Y NO ECHAR NI GOTA.

    Antes de nada quiero decir que por fin se ha perdido un partido que se podía perder y me explico. El Málaga y el Real Madrid tuvieron aproximadamente las mismas ocasiones y jugaron más o menos igual.
   Si siendo el Real Madrid infinitamente superior a sus rivales acaba perdiendo..., ¿qué se pude esperar de un partido igualado?. La respuesta es obvia.
    Esto no es óbice para reconocer que no lo hicimos especialmente bien, aunque tampoco se puede decir que lo hiciéramos tan mal como el resultado dicta.
    El Málaga simplemente usó sus armas... y le salió bien. Siempre fuimos a remolque en lo que a resultado se refiere y marramos ocasiones tan claras que asustan. Además, el equipo andaluz sólo tuvo ocasiones tras meter su primer gol, como no, en su primera jugada de peligro y primer tiro entre los 3 palos, allá por el minuto 3 de la segunda parte. Y por cada ocasión malagueña..., 1 ó 2 madridistas. Resultado final, 3-2. Inexplicable y más teniendo en cuenta que si la primera parte llega a terminar con un 0-2 ó 0-3 a nadie le hubiera extrañado.
    Pensaba que en lo que a eficacia de cara al gol ya no podíamos caer tan bajo y resulta que me equivoqué. Ya dejamos atrás el dicho de "no metemos un gol ni al arcoíris", para pasar a un más preocupante no metemos un gol ni a un agujero negro. El siguiente paso será el apocalipsis Maya.
    Es verdad que metimos 2, pero no es menos cierto que pudimos meter 3 ó 4 tantos más. Y eso que no fue precisamente, ni de lejos, el partido en el que más ocasiones creamos.
    Sinceramente pienso que hemos entrado en barrena y no hay menor atisbo que indique que la situación vaya cambiar. Porque si bien en la mayoría de los partidos anteriores nuestras derrotas fueron injustas, en este caso no fue así. Tampoco merecimos perder.  Pero en la misma tesitura estaba el Málaga y está claro que este año nada favorece al Madrid y si en un partido ambos equipos merecen ganar..., nunca lo harán los blancos.
    Algunos alegaran los "extraños" errores arbitrales en casi todos los partidos que hemos disputado y es cierto que los jueces de las contiendas nos han quitado muchísimos puntos, aproximadamente unos 10. Sólo en este partido "nos han quitado" 2 claros penaltis.Tampoco quiero hacer hincapié en que justo pasa lo contrario con el Barcelona, entre otras cosas porque este año si está jugando bien y merece ganar la mayoría de los partidos (que no todos). Ahora bien, sólo en el partido de hoy le han perdonado un claro penalti de Jordi Alba.
    Pero siendo justos, los árbitros no tienen la culpa de que metamos sólo un 5 % de nuestras oportunidades claras. No tienen la culpa de nuestros errores defensivos. No son los responsables de la desastrosa defensa en jugadas a balón parado. Tampoco de nuestros numerosos tiros a los palos. Y aún peor, nada tienen que ver con el hecho de hacer que en todos los encuentros, nuestros rivales metan gol en su primer tiro entre los 3 palos o en su primera ocasión.
     Reconozco que he perdido toda esperanza y no es por la distancia de puntos, entre otras cosas porque es verdad que el Real Madrid nunca se rinde. Sino porque nos crecen los enanos. La prensa presionando y amargando al Real Madrid con el único fin de echar a Mou por no lamerles sus escrotos, especialmente el diario Marca. El mal ambiente que éstos y el propio entrenador está generando en los jugadores y club con ciertos comentarios salidos de todo, improcedentes  injustos. La falta total de soluciones que hasta ahora a aportado el entrenador. El abuso, imagino que ordenado por el portugués, de los balones largos y especialmente de que sea Pepe el encargado de hacerlos. Pero muy especialmente el bloqueo y desesperación que parece que ha absorbido a nuestros jugadores. Al menor contratiempo (normalmente la primera jugada rival, pues ésta acaba en gol), el nerviosismo se apodera de los jugadores blancos y sólo hace falta ver los resultados para darse cuenta de las consecuencias.
     Si el fútbol fuera medianamente justo no estaríamos en una situación tan mala como en la que estamos. Pero no lo es. Todo lo contrario. Todo indica que seguiremos fallando miles de ocasiones. Que el rival sólo necesitará un acercamiento a nuestra portería para meter su gol. Que seguiremos defendiendo de pena, especialmente las jugadas a balón parado. Que los árbitros se seguirán equivocando en nuestra contra. Que Mou seguirá sin aportar verdaderas soluciones, si bien éstas no serían tan necesarias si la pelotita entrara como debiera. Y que por todo ello, cada vez estaremos más nerviosos, dando por lo tanto más carnaza a la prensa "afín" (la otra ni la menciono), que está deseando echar a Mou y poner a todo el mundo en su contra.
    La pescadilla que se muerde la cola... y que acabará devorándose a sí misma. Una auténtica pena.
    De todas formas y como siempre... Hala Madrid!. Siempre unidos, solos contra todos!.

     
      

No hay comentarios:

Publicar un comentario