17 dic. 2012

TRANSFORMES.

    Hay cosas que claman al cielo, otras inexplicables y por último el Real Madrid.
   No sólo no encuentro razón alguna que explique lo que está pasando, sino que en caso de haberla, no dejaría a títere con cabeza. 
   No sé la cantidad de meses (incluso años) que llevo advirtiendo sobre lo lamentable de la estadística blanca en relación a los goles que por número de ocasiones podría meter y los que mete. Y lo que es aún peor, que en cambio el rival de turno sólo necesita una ocasión para meter el suyo. Si añadimos las jugadas a balón parado..., no necesitan generarlas, ya lo hacemos nosotros por ellos.
    Reconozco que esta derrota, porque por mucho que sea un empate realmente es una derrota, "me ha dolido menos" porque ha sido de el Español.
    Bueno, quién dice de el Español, dice de un sólo jugador de ese equipo, los otros 10 ni han aparecido. A los rivales les sobra con un sólo jugador para burlarse de los 11 portentos madridistas. No necesitan más. Eran 10 jugadores defendiendo y uno atacando que ha vuelto él solito loco a todo nuestro equipo. Éramos una pantomima en sus manos. Así de simple y así de duro.
    El caso es que a grandes rasgos no lo hemos hecho tan mal. Salimos con ganas de resolver rápido el partido. Teníamos las posesión, teníamos ocasiones, un tiro al palo y si fuéramos otro equipo, hubiéramos metido 2 ó 3 goles. Pero somos el Real Madrid, ese equipo con "tan magnífica pegada", que necesita una media de 10 ocasiones para meter un sólo gol. Mientras tanto, y como ejemplo el partido que hoy disputan contra el atlético, el Barcelona ha metido gol como acostumbra, en su primer tiro. Vamos, igual que hacen todos los equipos que juegan contra nosotros.
    Siendo justos diré que el R.C.D. Sergio García tuvo una aproximación de peligro antes de meter su gol. Coincidiendo con un pequeño bajón de juego que tuvimos. Pero no acabó con un tiro entre los 3 palos. En cambio el primer disparo que hicieron a portería..., gol. Un axioma universal en todos los rivales que se enfrentan a nosotros. Y una vergüenza para todo nuestro equipo en general, y el cuerpo técnico en particular, partido sí y al otro también.
    Cierta anarquía se apoderó de nuestro juego y especialmente de nuestra línea defensiva, que era humillada una y otra vez, por el único jugador que salió a jugar del equipo catalán. Es verdad que no inquietaron, mejor dicho, no inquietó a Casillas nunca más (salvo un tiro al segundo palo y que iba fuera aunque despejó Iker (su única parada del partido))... hasta el segundo tiro entre los 3 palos que el Español hizo, allá por el minuto 88 y tras un córner defendido por nuestros jugadores como acostumbran, para llorar.
     Mi hijo de 3 años lo haría mucho mejor y eso que lo único que sabe hacer con el balón es decir "pumba" cuando da la patada de rigor al esférico. Pero con ese "pumba" habría sobrado para evitar el gol, para evitar ese segundo remate en 90 minutos que terminó con ese segundo tanto del Español. Antes de entrar la pelotita, tras varios rechaces por el área, ya me imaginaba yo a nuestros jugadores con pañales, temerosos, cagados de miedo, porque debían de abrir la puerta del armario de su habitación y había un Monstruo enorme que les iba a comer. Cundía el pánico, se chocaban entre ellos, se molestaban, lloraban, gritaban,... pero ninguno hacía lo que debía, ir a por el balón y despejarlo. Imagino que en vestuario sus papás les habrán cambiado los pañales.
     Pero entre medias nosotros pudimos haber metido 3 ó 4 más de los 2 que debimos haber metido antes de su primer tanto. Tiros al póster, actuación estelar de su portero (otro axioma) y sobretodo errores increíbles a la hora de meter la pelotita dentro de la portería.
     Al inicio de la segunda parte se notó una gran mejoría con la entrada de Dí María, que mientras fue el jugador que nos enamoró a todos el año pasado, ese que levanta la cabeza, suelta rápido el balón y asiste a sus compañeros, hizo de Sergio García y dejó en jaque a todo el Español él sólo. El problema es que como es normal en nosotros, nunca hubo mate.
     Remontamos con una gran jugada entre CR7 y Coentrao y bajamos algo el pistón. Tuvimos suerte que el Español era un único jugador, pero el partido me recordó al que el año pasado nos apeó de la final de la Copa de Europa. Ese que teníamos controlado y que tras un par de órdenes justo tras remontar la eliminatoria, provocó un atraso de las líneas, una pérdida del control... y que los alemanes nos echaran.
    En este caso fue distinto porque jugábamos contra 1 y un muro formado por los otros 10 jugadores. Aún a pesar del bajón, perdonamos algunas claras ocasiones, de hecho su propio entrenador ha dicho en sala de prensa que si llegan a haber recibido 4 ó 5 goles nadie hubiera dicho nada. Pero somos "ese portentoso ataque" que todos temen y cuya pegada "asombra al mundo entero". Lo que significa que no metimos un puñetero gol más.
    Poco a poco, más por dejadez nuestra, desidia, órdenes de la superioridad o lo que sea, ellos, digo él, empezaron a pasar del centro del campo. No crearon nada de peligro, pero conforme los minutos pasaban, nuestro absoluto control y nuestras ocasiones fueron disminuyendo. A esto se unió que Dí María también poco a poco fue siendo el de este año, mucho más individualista. Pero en este caso habría que decir también que ninguno de nuestros jugadores, y más tras remontar, brillaron por su movilidad. Estaban muy estáticos. 
    Dio la sensación que tras remontar todos pensaron que ya estaba hecho y se dejaron llevar, sin darse cuenta que ese río iba directo a una enorme catarata.
     Y en esas llegó el minuto 87. Una jugada insulsa de un Español en el que por vergüenza suya y dejadez nuestra empezaron a surgir algunos jugadores más, acabó en córner a su favor. 
    Y fue en ese momento cuando "Optimus Prime", "Bumblebe" y el resto, que se enfrentaban "al peligroso cuerpo de enfermeras y un soldado en pre-jubilación", empezaron a cambiar el impoluto uniforme-armadura que visten, por un pañal lleno de sus propias eces. Y mientras los unos y los otros se decían: "venga, hazlo tú que a mí me da la risa", "no, mejor tú que eras más alto y el Monstruo del armario no te cojerá", aparecieron las enfermeras y les dieron 2 puntos de sotura que dejan a los heridos con una infección interna de muy difícil solución. 
    Pero aún hay más, no se crean. Para mí y como no, en contra de lo que prensa está diciendo, ha sido de los mejores partidos que hemos hecho. No entiendo de donde se sacan que el resultado es justo y que el Español lo ha merecido. El Español no hizo prácticamente nada. Nosotros dominamos, tuvimos la posesión, hicimos el 92 % de las ocasiones que se vieron en el encuentro (aproximadamente 15 más que ellos),.... No lo hicimos nada mal, de verdad. Pero nuestros males ya no son un asunto de mala suerte. A lo que rendimiento se refiere, en ataque damos pena. Y en defensa... en defensa no hay explicación posible. Hacemos del mayor de los patanes un delantero portentoso.  
    El Madrid antes era temido, ahora ha de ser la alegría de la huerta. Ya a nadie extraña que un jugador profesional, en este caso en las filas del Celta en el pasado partido copero, metiera su primer gol oficial a los blancos.
    Vamos, que a mí hijo a base de "pumbas", le hacen bota de platino.
    ¿Quién tiene la culpa?. Para mí el mayor culpable es Mou. Salvo escasísimas y puntuales ocasiones en otros tantos partidos, no han mejorado un ápice estas negativas estadísticas que nos presiden. Pero si hay algo de lo que estoy seguro también, es que no es Mou quién les va poniendo los pañales a los jugadores. En algunos e importantes partidos ha echado demasiado laxante en la comida de "sus hijos", pero quienes se cagan encima son ellos.
    Para colmo de males, el Barcelona, este Barcelona que reconozco que futbolísticamente hablando me encanta, no pierde ni a la de 3. Jugando bien o mal (desde que está Vilanova y muchos partidos de la temporada pasada casi siempre bien), ganan. No sólo da gusto verlos, sino que encima siguen llevando encima la mierda que en los últimos lustros siempre los han acompañado. 
     Pero este año no hay escusas. Son mejores y punto. Espero que la situación cambie pronto.
     
     Por lo demás y como siempre...Hala Madrid!. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario