26 mar. 2014

CRISTOBAL

    Les voy a contar un pequeño secreto sobre los "exitosos" programas sensacionalistas de toda índole que inundan nuestras lamentables y patéticas cadenas televisivas. En los programas matutinos, por poner un ejemplo, en donde famosas presentadoras hablan de actualidad y realizan "tertulias" sobre la problemática que en ese momento esté de moda o más les convenga, lo que realmente sucede pocos minutos antes de esos debates en los que en ciertas ocasiones acuden ciudadanos "anónimos" y elegidos "al azar", es reunir a éstos y decirles de una manera más o menos directa, que aquel que más controversia, tensiones y animadversión cause, volverá a los siguientes programas.
    Lo mismo pasa con los contertulios habituales, contra más escándalo monten..., mejor. Son las consecuencias de una España empobrecida a límites vergonzosos en lo que a cultura respecta. En donde un "famoso" de medio pelo es una estrella nacional por lo que se droga, se divorcia,..., cuando D. Ortega y Gasset es un auténtico desconocido. 
    La desfachatez e ignominia es lo que triunfa y vende. Es lo que interesa. Es lo que promueven los medios para ganar más "adeptos" de encefalograma plano.
     Tanto de lo mismo y con el mismo fin, que no es otro que obtener la mayor cuota de pantalla, se está haciendo en los nuevos "realities" deportivos que han surgido en los últimos años en nuestro país. En los mismos y como pasa en el resto de programas, suelen coger a gente más o menos coherentes y con conocimiento de causa, y a otros que lo único que han de hacer es el imbécil y tocar las partes nobles de los presentes y espectadores provocando con sandeces de toda clase y estupideces varias. Les pagan por provocar y ya depende de ellos como lo hagan.
     Normalmente, aunque sean gente preparada, con cultura o conocimientos del tema a tratar, interpretan un papel de gilipollas redomados para poder mantenerse "en la cúspide de la ola" de las ondas hertzianas. Tienen que parecer radicales, con una mezcla entre atolondrado e imbécil. Es sólo eso, una interpretación para ganarse la vida. Pero como todo, siempre hay excepciones. Y esta excepción consiste en no interpretar. Él es así. Se llama Cristobal, es andaluz, de una gran ciudad y "trabaja" en un programa de nombre "incierto" y definición dudosa. Junto a él también trabaja un tal David Sánchez, pero éste si interpreta, o eso parece y espero. Porque a pesar de que va de gracioso, tanto en su programa radiofónico como en ese televisivo y a pesar de su barcelonismo radical y obtuso, en ciertos momentos dice cosas coherentes. Creo que va de payaso por la vida, no considero que lo sea. También en ese lado de la mesa hay un ex-jugador, siendo de todos el más racional, aunque no es menos cierto que sólo ve lo que quiere ver. O mejor dicho, interpreta lo que quiere interpretar cuando por ejemplo Busquets pisó la cabeza de Pepe.
      No es menos cierto que en el otro banco hay también actuaciones. Dos más bien radicalizadas en el madridismo y otra más neutral en forma de "látigo", también madridista.
      Pero centrémonos en el único que se muestra tal y como es. Creo que el responsable de "casting" de ese programa no se ganó el sueldo con este personaje. Me lo estoy imaginando en una gran ciudad como Sevilla, por poner un ejemplo, y al bajarse del avión interrogar al taxista diciéndole: Quiero que me lleve a la casa de la persona más inútil y repelente que conozca. Y cha-chán!!!!, le llevó a la casa del Cristobal ese. La entrevista con él duraría unos 5 segundos. Nada más abrir la boca pensaría "este es mi hombre", digo, "este es mi asno". Mal educado, ignorante, repulsivo, resentido e imbécil sin parangón. No sólo no tiene argumentación alguna en sus rebuznadas, por muy radicalizadas que estas fueran. Sino que tampoco tiene educación, mirando constantemente a la cámara en vez de a sus compañeros de plató al "debatir" con ellos. Quizás sea un acomplejado que se masturba solamente pensando en que está saliendo por la tele; o un egocéntrico atolondrado, quién sabe.
    Todo lo relacionado con el Madrid lo detesta, pero no desde un punto de vista en plan "pique" como pueden tener los barcelonistas con el Madrid o los madridistas con el barza. No, lo detesta como la inquisición denostó a Galileo.
    No obstante tiene su punto. De vez en cuando hace algún "comentario" y es él sólo el que se rie. Patético. Como no, mirando a la cámara.
    De niño probablemente era el chaval al cual le quitaban los bocadillos y se quedaba todo el recreo en una esquina del patio porque nadie quería relacionarse con él salvo para reírse en su cara o darle collejas. De mayor, tanto de lo mismo. Animal de bellota. En el fondo da pena.
    Claro, desde que conozco a esa aberración de persona, hasta me parecen coherentes las únicas palabras que sabe decir Xavi cada vez que acaba un partido: "nosotros jugamos mejor y fuimos los únicos que merecimos ganar", hayan sido eliminados por un contundente 7-0 o hayan ganado inmerecidamente y con ayudas, como el pasado domingo (y los últimos 20 ganados por ellos contra nosotros). Bueno, últimamente ha aprendido otra frase: "el césped no estaba bien cortado". Progresa adecuadamente que dirían años atrás en las escuelas.
     Siendo sinceros y en lo que al partido se refiere, no voy a decir que el Barza jugara mal, pero en lo que a número de ocasiones y especialmente en la calidad y claridad de las mismas..., casi duplicamos las suyas, contando las que tuvieron siendo 1 más en el campo. Jugaron demasiado "a lo Pep", posesión esteril y aburrida, aunque con algo más de profundidad. Sea como fuere no fueron, ni de broma, superiores, pero ya sabemos lo resultadista que es la prensa y que pasara lo que pasara, según Xavi y sus secuaces, sólo ellos saben jugar al fútbol y son los que buscan la victoria, por mucho que el rival les llegue 20 veces, por 2 de ellos..., que milagrosamente suelen entrar y si no...., para eso está el árbitro.
     Regresanfo al tema central, estoy deseando ver el siguiente programa. En un país con tantas desgracias y tan culturalmente atrasado, un bufón puede arrancarme una sonrisa, cosa que nunca viene mal. Soy el resultado de una sociedad decadente. Mi siguiente paso será ver "Salsa Rosa"?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario