27 mar. 2014

PARA NUESTRA DESGRACIA, LO NORMAL.

   Si, lo vivido ayer en el campo del Sevilla es nuestra cruda realidad. Ayer jugamos bastante bien. Por momentos muy bien. Dominamos en todos los aspectos del juego al Sevilla. Bueno, en todos menos en uno, el rendimiento de cara a portería. Ellos se acercaron 3 veces y metieron 2 goles. Nosotros 23 y metimos 1. Pero este es un mal endémico que llevamos arrastrando desde hace muchos, pero muchos años. Si hubiéramos tenido el mismo acierto que los andaluces el resultado habría acabado con un 18-2. Si a lo largo de la temporada liguera tuviéramos el mismo porcentaje de acierto que los azulgranas, acabaríamos con cerca de 350 goles por torneo. Pero no, necesitamos una media anual de 7 acercamientos peligrosos por partido para meter un gol. Baste decir que sólo CR7 lleva 13 tiros a los posters.
    Es lo que nos ha tocado vivir. Tenemos excelentes delanteros, pero ningún rematador. Benzema, a mi juicio el delantero con más calidad del mundo tras Ibra, es magnífico para moverse entre líneas, triangular con los compañeros, abrir huecos, asistir,... pero no es un rematador nato. Está en ese sentido a años luz de Hugo Sánchez, por poner un ejemplo. 
     También se podría tener en cuenta el factor suerte, pero este concepto es tan ambiguo, que no acaba de convencerme. Se puede tener mala suerte en 1 partido, en 2,... pero a lo largo de tantos años?. Es raro, muy raro. Y más cuando hay equipos como el Barcelona que tampoco tiene un delantero especialista, pero que ha llegado a meter más goles que tiros efectuados por encuentro a base de rebotes, propia meta,..., especialmente en la época de Guardiola.
    Ayer el Sevilla no hizo nada más que defenderse y lanzar 3 contra-ataques y sólo con eso nos ganó. fueron más listos y más efectivos. Ya está, no hay que darle más vueltas. 
    Entre otras cosas esto es lo que hace grande al fútbol y da la casualidad que casi todas estas "gestas" los equipos las hacen frente al Madrid. Al igual que los porteros hagan el partido de su vida contra los madridistas. El otro día en el Bernabéu el mejor fue Valdés, ayer Beto. Pero eso da igual, con la calidad de nuestros jugadores, no se puede permitir un rendimiento tan bajo de cara a portería.
  Tampoco el estado de excitación de todos los nuestros. Conforme se acercaba el final, los nervios los dominaban más y más. La decisiones tomadas eran las menos oportunas, como por ejemplo un par de jugadas por la banda de Marcelo y ya metido en el área, que en ambos casos se solventaron con centros "al bulto", cuando podía haber tirado tranquilamente, pase de la muerte, pase atrás, levantar la cabeza, apurar más a la línea de cal,... o tiros desde la frontal del área de Xabi Alonso, el mismo que metía unos goles espectaculares cuando militaba en la Real sociedad, que podían servir para derribar un avión, o... mil cosas mal. 
    Es verdad que Diego López no estuvo bien en las acciones en las que en teoría debió participar. También nos quitaron un claro, clarísimo penalti a Cristiano, pero estas cosas no dejan de ser excusas. Entra dentro de lo normal que en algún partido te perjudiquen en 1 ó 2 acciones y en otro te beneficien. De todas formas esas excusas serían innecesarias en caso de tener simplemente un mal, que no paupérrimo como ahora, porcentaje de acierto de cara a los tres palos. Pues llegando en más de 20 ocasiones, con meter 1 tiro de 7, habríamos ganado 2-3.
    Llevo diciendo prácticamente desde el inicio de este blog que comparto la opinión de Cruyff, esa en la que menciona que le da igual que le metan 5 goles si él mete 6. Eso es espectáculo y eso debería ser el fútbol. Y es el Real Madrid el equipo que más juega a eso en el fútbol. Me enorgullece que el Madrid sea tan vertical y sólo tenga en su cabeza la portería contraria. Pero esto genera un problema: que no sabe competir. No sabe tranquilizar el juego cuando ha de hacerlo, frenar el ritmo o aumentarlo según convenga. No sabe temporizar, y esto en el fútbol moderno es importante.
    Pero lo más gracioso de esto es que no haría falta temporizar nada si la pelotita entrara cuando debiera hacerlo, aunque fuera, como dije antes, con un porcentaje malo.
    Por último, porque "lo cortés no quita lo valiente", felicitar a Cristobal. Su Sevilla ganó. Felicidades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario