27 sept. 2014

SÓLO 1 PODÍA GANAR.

   Antes de empezar a comentar nada, quería dar la enhorabuena al Villarreal, un equipo que ha jugado maravillósamente bien. Valiente, sin trampas, sin juego sucio, sin pérdidas de tiempo y buscando la victoria como ningún otro equipo lo ha hecho en los últimos decenios contra nosotros.
    Sólo un empate hubiera sido el resultado más injusto de todos a tenor de lo visto, y la desgracia es que no pueden ganar los 2 equipos. 
    Una primera parte sumamente emocionante y entretenida hasta cotas dificilmente vistas y en donde cualquiera de ambos contendientes se podía haber ido con un  buen número de goles en su haber y en ambos casos, de manera justa.
   El Madrid se impuso por la calidad de su pegada. Simple y llanamente eso. 
   Mucho, pero mucho tengo que pensar para acordarme de un sólo equipo que haya tenido más ocasiones de gol que los nuestros en cualquier partido de los últimos años. Y este ha sido el caso del Villarreal. 
   Por momentos el partido parecía de tenis mas que de fútbol. Una ida y venida de área a área constante del balón. Con grandes y maravillosas jugadas en la mayoría de los casos y por parte de ambos equipos.
    La segunda parte bajó en ese sentido muchos enteros, especialmente por culpa del Madrid, que hizo un fútbol control, dejando el vértigo y la verticalidad para otro momento. El equipo castellonés lo siguió intentado, pero sus constantes intentos morían en las inmediaciones del área blanca y la verdad es que ocasiones, lo que se dice ocasiones claras, ninguna.
   Los cambios blancos no hicieron más que acentuar esa dinámica y sólo un hipermotivado y ansioso Isco intentó variar esa situación.
    El Real Madrid ganó de una manera tan justa, como injusta fue la derrota de los amarillos.
    Mi más sincera felicitación y admiración a un rival con mayúsculas. Fútbol ofensivo sin tapujos. Valentía no recompensada. Lo siento mucho por ellos, de verdad.
    Pero como no todo pueden ser alegrías, diré que que ya es hora de que alguien meta a Bale en su sitio y le dé un buen tirón de orejas. Hay cierta corrriente "anti-Benzema", cuando es el jugador que más huecos abre y apoyos genera en la delantera blanca, y nadie se fija del egocentrismo del galés, que no centra ni aunque la vida le vaya en ello, siempre elige la peor opción posible y de defender, ni hablo. Si jugamos con 10 es por Bale, no por Benzema. Sin duda es un gran jugador y con más calidad de lo que su "tosco" aspecto físico pudiera darnos a entender, pero se empeña en querer hacerlo todo él sólo. Es un jugadorazo que podría ser crack mundial de olvidarse un poco de sí mismo y asumir de una puñetera vez que el fútbol es un juego de equipo, y no sólo cuando no le queda más remedio.
     De todas formas quedémonos con lo bueno, que no es otra cosa que una gran victoria contra un espectacular rival. Sólo 1 podía ganar y tuvimos la fortuna de ser nosotros. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario