27 may. 2011

TARDE Y MAL.




Ante todo quiero dejar claro que esta opinión es personal y tengo la certeza que en ciertos aspectos no comparte la opinión de muchos de nuestros lectores y del director en particular. Pero esa es la grandeza de la democracia, toda opinión vale y mi jefe me deja exponerla.

En primer lugar decir que creo que todos los madridistas hemos de felicitarnos por el fin del "bicefalismo" (La R.A.E. algún día me va a matar) deportivo imperante en el Real Madrid. Desde este blog, prácticamente desde su creación, se ha criticado de manera continua lo lamentable de las planificaciones deportivas de nuestro club. Lamentables por carecer prácticamente de consenso entre los directivos y el cuerpo técnico. El Real Madrid siempre ha dado la imagen que los fichajes son seleccionados desde los despachos de los gestores y no desde dependencias del área deportiva. A esto se le podría añadir los "viajecitos preparatorios" de la temporada con las famosas giras, lamentables en rendimiento futbolístico y preparación, pero muy rentables en otras facetas. El problema es que lo último a día de hoy no tiene solución, pero de lo primero hace apenas dos días se han empezado a corregirlo. Yo particularmente estaba cansado de los fichajes "estrellas", no porque no me gustaran, sino porque no los veía necesarios. Una cosa es que el jugador sea un crack mundial y otra que sea necesario para las carencias o necesidades del equipo. A esto se añade que no todos los mega-cracks se adaptan a nuestro fútbol, ni tiene la cabeza bien amueblada para soportar la presión que ejerce todo el mundo contra nuestro club.

Sinceramente, me daba mucha rabia ver como Florentino y su mano derecha fichaban nombres, grandes nombres en posiciones ya cubertas, muy bien cubiertas, mientras dejaban con el trasero al aire las zonás más vulnerables de la plantilla blanca. He llegado a sentir vergüenza por ver como gente capaz de morir por el Real Madrid, MADRIDISTAS con mayúsculas, se iban, incluso por dos veces, del organigrama blanco por no dejarles hacer para lo que le habían contratado y entre otros, pero sobretodo él, me refiero a Jose Antonio Camacho. No le dieron ni uno sólo de los jugadores que él pedía, no reforzaron ninguna de las posiciones que solicitaba, no le dejaron preparar la pretemporada, por lo tanto cogió las maletas y se fue, como deberían haberse ido el resto, que tuvieron que aguantar estóicamente las órdenes y designios de empresarios que nunca han jugado al fútbol.

A todo lo mencionado hay que añadir que encima había dos cabezas deportivas, el cuerpo técnico, que apenas se contaba con él y los directivos, más o menos expertos, pero con la totalidad de las riendas a su cargo. Y lo pero de todo es que rara vez, si es que hubo alguna, estuvieron de acuerdo. Cda uno remaba para su lado, ganando siempre, o casi (alguna excepción habrá), los ayudantes y manos derechas del gran jefe.


No me malinterpreten y piensen que creo que el entrenador ha de mandar en todo, no, el club ha de mandar, el club ha de seleccionar un estilo de juego y buscar los jugadores que mejor rendimiento vayan a dar en el mismo y al entrenador que mejor pueda hacerlo evolucionar y dirigirlo. También hay que pensar en el futuro y fichar a largo plazo, salvo urgencias con ciertas posiciones o refuerzos. Encontrar este equilibrio y acertar simepre es casi imposible, pero si hay una forma de lograrlo es a base de entrevistas, reuniones y acuerdos entre club y cuerpo técnico, y no imposiciones basadas en grandes nombres. Dicho esto y aunque a priori parezca y de hecho es, una crítica a D. Florentino, espero que siga muchos años más, porque su gestión en el resto es soberbia y porque parece que ha aprendido la lección, aunque sea tarde y mal.


¿Por qué tarde y mal?. Tarde porque salvo el año pasado que por fin se taparon necesidades, han pasado muchos y grandes entrenadores a los cuales de haberles hecho caso podrían haber logrado grandes éxitos, sin ir más lejos Pellegrini, Juande, Camacho,... y mal porque considero que las osas no se hacen como se han hecho. El señor Jorge Valdano habrá hecho lo que habrá hecho, pero hay pocos madridistas como él en el mundo y creo que no me equivoco mucho si digo que lo único que hacía era cumplir las órdenes que venían de arriba. El mismo ha reconocido, y le creo, que siempre ha sido más director general que Jorge Valdano, y es digno de elogio su aguante en las continúas críticas y punzadas vertidas contra él de parte de nuestro entrenador. Con que sólo hubiera contestado alguna de ellas, la tensión en el club hubiera sido enorme y sin duda que hubiera afectado a los jugadores. Gracias a su paciencia y su madridismo ha aguantado callado, no ha creado problemas y todo ha ido mejor de lo esperado teniendo en cuenta las discrepancias entre ambas partes.

Cualquiera de ustedes pensará ahora que me decanto por Valdano en vez de Mourinho, pues no, no es así, simplemente intento ser justo. "Mou" gracias a Dios ha tenido las narices suficientes a enfrentarse y le han dejado ganar, cosa que no hicieron con Camacho, al "poder establecido" y decir que si quieren que siga, ha de llevar el timón de la nave y ole sus huevos!. El perjudicado, la cabeza visible del poder de los despachos, Valdano. Lo ideal hubieran sido reuniones al principio de la temporada pasada para aclarar conceptos y funciones y haber sabido que D. Florentino iba por fin a ceder en las peticiones más que justas del entrenador, porque repito, no me cabe ninguna duda que Valdano sólo acataba órdenes. Si esto llega a haber ocurrido hace casi un año, esas tensiones no se hubieran producido, la cordialidad hubiera predominado y lo más importante, todos hubieran remado hacia el mismo lado.


Para intentar ser justo, quiero decir que la cabeza visible y guerrera de la defensa de los madridistas ha sido Mourinho, neonato en nuestro club y que lo ha defendido más que cualquiera de los supuestos verdaderos y veteranos madridistas. Y esto es consecuencia de que el Sr. Valdano no ha hecho bien su trabajo. Era demasiado educado, educado hasta el extremo y es una persona, o eso creo, que cree a pies juntillas los verderos y antiguos valores madridistas, aquellos que nos hicieron grandes y caballerosos. El problema de esto es que como la vida, los valores han de evolucionar o mejor dicho, han de adaptarse al medio y a día de hoy ese medio es hostil, violento y aquellos que saludan, respetan y dan la espalda al enemigo confiando en la buena fé de éste, acaba apuñalado por la espalda. Como somero resumen decir que de Mourinho me gusta lo que dice, pero no me gusta como lo dice y de Valdano me gusta como lo dice, pero no lo que dice. El castellano tiene una riqueza sobervia y no hace falta caer en la vulgaridad para protestar, demostrar e incluso humillar a aquellos/aquello que nos perjudica. Valdano usaba muy bien el castellano para hablar del Madrid, pero sólo lo usaba para soportar las puñaladas, no para defenderse de ellas o atacar al "enemigo" que nos la lanzaba. De ahí la explosiva aparición del portugués, cuyas verdades son irrefutables, pero cuya onda expansiva alcanzaba los mismísimos cimientos de la idiosincracia madridista.

Lo bueno de todo esto es que por fin se ha eliminado el mayor problema, dos gobiernos dispares en un mismo país hacen a éste débil e inestable. Uno de esos gobiernos ha sido derrocado, por fin se va a crear un organigrama lineal y no paralelo. Por fin ese organigrama irá en una sóla dirección, todos remarán hacia el mismo lado, por fin el Real Madrid se ha modernizado, ya somos un club del siglo XXI. Ahora sólo queda esperar para ver los resultados. Hala Madrid!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario