27 may. 2012

Y POR FIN SE HIZO JUSTICIA.

    Por fin se hizo justicia porque el Castilla en años anteriores ya había merecido ascender. Porque este año, jugando en el grupo más difícil (con gran diferencia), ha sido el mejor de largo y debía haber ascendido de manera automática. Lo merece porque atesoran una enorme calidad al alcance de muy pocos, porque han tenido que sobreponerse a más problemas de los que parecen y sobretodo porque unos chavales han doblegado con todo merecimiento a deportistas que en algunos casos casi les doblaban la edad.
 
   Como no podía ser de otra forma, si bien se han echado de menos en otros encuentros, el campo presentó una gran entrada, aún así se vieron muchos asientos libre, cosa que no cuadraba con el hecho de que decían que todas las entradas se habían vendido. No obstante el ambiente presagiaba una gran mañana y así fue.
   Ha sido un buen partido, más bien una segunda parte de un partido que ha durado 180 minutos, pues ambos equipos han jugado en base al resultado obtenido (0-3) en el partido de ida. El Cádiz salió con la intención de asustar con algún gol tempranero a los muchachos que se defendieron bastante bien. Durante los primeros 10 minutos el Castilla jugó a expensas del Cádiz. No obstante hicimos 2 contra-ataques que bien pudieron valer 2 goles. Mientras tanto los andaluces nos encerraban, pero poco más, pues peligro, lo que se dice peligro, prácticamente nada.
   Daba la sensación que todo era premeditado. Los nuestros, jugando a favor del marcador del primer partido, sólo esperaban que llegara su momento y éste apareció justo a la tercera ocasión, allá por el minuto 11, cuando Jesé robó el balón a un defensa gaditano, regateó al portero y gol. 
    Este gol provocó que el Cádiz poco a poco dejara el mando del partido al Madrid, que al mismo ritmo acabó por cogerlo. Ya no sólo apenas creaban peligro, sino que encima tampoco dominaban, haciendo ambas cosas los blancos. Aunque el resultado diga lo contrario (5-1), no fue el mejor partido jugado por el Castilla, pero como se puede deducir de lo dicho anteriormente, tampoco lo necesitaban.
    Para ser justos diré que el resultado fue un tanto exagerado, pues el porcentaje de acierto de cara a portería de nuestros chavales fue enorme. De todas formas tampoco fue muy injusto, quizás un 3-1 hubiera sido más proporcionado, pero en otros partidos ha pasado justo lo contrario, así que hoy tocó recoger la siembra.
    Ya con el resultado a favor y el dominio casi absoluto del partido, tuvimos varias ocasiones más, entre ellas un penalty marrado (no sé si fue dentro o fuera del área el contacto). 
video
   Pero ese error no cambió un ápice el devenir del encuentro, los nuestros siguieron a su ritmo y la fortuna nos sonrió nuevamente casi al final de la primera parte. Golazo de falta que nos cogió a todos completamente desprevenidos, pues creo que sólo Mosquera, el autor del tanto, sabía que iba a tirar a portería. Maravilloso tanto que abrió ya una brecha insalvable tanto en el resultado, como en la eliminatoria y sobretodo en el psique de los jugadores andaluces.
    Poco más le podía pasar al cancerbero del Cádiz, que ya había tenido un par de encontronazos con los aficionados a su espalda, y que desde entonces los insultos de éstos hacia él, pasaron a ser mofas. Es sorprendente que al portero menos goleado de su grupo le hayan metido "unos niños" 8 tantos en el cómputo general de ambos partidos. Que digo sorprendente!, es el claro ejemplo de lo que ha significado el Castilla y lo que ha sido durante toda la temporada, un excelente equipo.
    Apenas 5 minutos después acabó la primera parte y casi la eliminatoria. Quedaba la segunda por jugar, pero nada, absolutamente nada, hacia pensar que algo podría salir mal. 
    El Cádiz salió haciendo un amago de intentar retomar el control y crear peligro, pero apenas le duró 5 minutos y de peligro real... nada de nada. 
    Tras esos 5 minutos el agua volvió a su cauce y con ella llegaron los sedimentos en forma de goles. El tercero tras un pase magistral de Carvajal y una excelente definición de Joselu. 
    Después llegó el merecido gol del honor del Cádiz, porque aunque no obligaron a lucirse en exceso a Jesús, si es verdad que gozaron de algún acercamiento meritorio.
    Pero poco les duró la alegría, pues escasos minutos después Mosquera metió el cuarto que dejó la puerta abierta para que Morata metiera el 5º y último de la mañana, tras una buena jugada.
    Apenas quedaban ya 5 minutos para el final, pero en el banquillo blanco ya se veía la fiesta, los jugadores tirándose agua los unos a los otros. Agarrándose para evitar entrar en el campo antes de tiempo, risas, empujones, miradas continuas al reloj que imagino que para ellos iría muy lento. En definitiva, jolgorio a lo grande.
    Ese ambiente se trasladó al campo pues todavía no había finalizado el partido y cada vez que el balón dejaba de girar temporalmente (saque de banda, falta,...) todos los chavales se abrazaban y felicitaban. Ya sólo faltaban unos segundos para oír esa música celestial que le debieron parecer el pitido final y con éste el autocontrol dejó paso a la lógica explosión de júbilo.
   El entrenador manteado, algunos jugadores acabaron en calzoncillos, risas, bromas,... una celebración acorde con el logro. Todos fueron a la zona donde estaban "los innombrables" a agradecerles su apoyo (incluso uno subió con ellos y llegó tarde a la foto conmemorativa del logo). Luego dieron la correspondiente vuelta de honor entre los aplausos de los asistentes, si bien un alto porcentaje ya se había ido en prevención al atasco de salida. Tengo que reconocer que hubiera sido justo que los jugadores hubieran sido más complacientes con un grupo de 5 chicas que no pararon de animarles en ningún momento y que he visto en los anteriores partidos en lo que he asistido. Incluso una de sus canciones de ánimo, además de muy buena, fue adoptada por "los otros" que a su vez empujaban al resto a cantarla. No obstante y para variar, como "buenos" aficionados al Madrid, salvo unos pocos, el resto dimos pena.
     También destacaría, porque es justo hacerlo, la presencia de numerosos aficionados del Cádiz, que también animaron lo suyo y que participaron, cuando no provocaron, la ola que durante algunos minutos giró alrededor del campo. Todos a nuestra manera participamos en ella, la mayoría haciéndola y "otros" "zambulléndose" en ella cuando había sido provocada por los andaluces.
    También fue digno de nombrar el minuto de silencio y la emoción de los asistentes en honor a Dª. Pitina (la tristemente fallecida mujer de D. Florentino). Nuevamente D.E.P.. Espero que allá donde esté disfrutara con el triunfo de sus pequeños, como seguro hizo su marido. Indudablemente que esto no le consolará nada, pero si gracias a esto, aunque sólo fuera un segundo, pudo sonreír libremente, bienvenida sea la victoria.
    Todavía queda un partido por jugar, el Castilla contra el Mirandés, el otro clasificado para el ascenso a segunda división, para conseguir el título honorífico de campeón de segunda división. Sea como fuere lo importante está hecho.
   Ya sólo queda que el Real Madrid C gane la fase de ascenso y las cosas volverán donde siempre estuvieron y donde nunca dejaron de deber de estar, el Real Madrid como campeón, el Castilla en la segunda división y el Real Madrid C en segunda B.
   Imagino que esto también traerá buenas "vibraciones" económicas al club, pues los beneficios por los famosos derechos televisivos aumentaran, al televisar, retransmitir y seguir al primer, segundo y tercer equipo.


















    Más importante que esto último es el uso que nuestro querido e injusto club haga de tan magníficos jugadores. Carvajal, Jesé, Joselu, Juanfran, Casado, Morata, Fernández,... No tuve la suerte de ver a la "Quinta del Buitre" jugando con el Castilla (único filial que ha jugado una final de la Copa del Rey), de hecho tuve la desgracia de sólo verles en vivo con "consciencia futbolística desarrolada" en sus últimos años, pero si ellos a su misma edad fueron sólo parecidos a éstos, debió de ser algo grandioso. Nuestro club a desaprovechado y menospreciado a grándisimos jugadores. Sólo ha sacado provecho a una gran generación e hizo historia. Quiero que otra lo vuelva a hacer. Sólo pido una cosa: dejad que la hagan.


No hay comentarios:

Publicar un comentario