24 jul. 2012

MONO, ANSIA O REALIDAD. LO ÚLTIMO COMO MÍNIMO EN LA PRIMERA PARTE.

   Tanto tiempo esperando el regreso del fútbol de verdad que no sé si lo que estoy viendo y las sensaciones que estoy padeciendo son por  el mono que llevo sufriendo desde que terminaron las competiciones oficiales, por el ansia de ver algo maravilloso o porque realmente lo estoy viendo.
   Empiezo a escribir esto en el descanso del primer partido disputado por el Real Madrid en esta pretemporada en tierras asturianas, concretamente contra el Oviedo, un club que por motivos extra-deportivos no está donde debiera. 
   Al descanso el resultado es de 0-3 y se me antoja corto. Y eso que el Real Madrid sólo ha salido con Granero y Morata como jugadores de hecho de la primera plantilla. Los nuestros lo están bordando y han arrollado de principio a fin a un equipo que encima no lo está haciendo nada mal. 
   Jugamos de manera trepidante, presionando en el centro del campo, sin dejar jugar al rival y saliendo con una velocidad y verticalidad asombrosa hacia el área rival. Nuestros movimientos defensivos son perfectos y en ataque la movilidad es increíble, haciendo imposible que la defensa rival pueda frenar los arreones blancos.
    Al parecer en la segunda van a salir más jugadores del primer equipo, entre ellos Higuain, Varane, Callejón, Dí María y Lass. En unos 45 minutos contaré el resultado.
   Tras los 45 minutos referidos..., poco que decir, la verdad, muy poco. Los nuestros bajaron el pistón, el Oviedo subió el suyo y durante muchos minutos ellos fueron mejores. El resultado final fue un 1-5 merecido... en la primera parte.
   Nuestros goles en la segunda parte fueron de Dí María, si bien el quinto debió de haber sido de Higuain, pues el contra-ataque realizado entre Callejón y éste fue espectacular, una pena que su vaselina acabara en el póster.
   Si digo la verdad, el Madrid de la segunda me decepcionó algo, o eso, o el Castilla de la primera me maravilló.
   Como hecho destacado, aunque sea malo, decir que por fin vi un error de Varane. Y es que después de tanto tiempo haciéndolo, cuando ha salido, de manera tan sublime, me ha parecido increíble verle cometer un error.
    No creo que haya sido un partido para sacar grandes conclusiones, pero si para reafirmarme en mis apreciaciones sobre la excelente cantera que tenemos y el poco provecho que la sacamos. Una pena.
    Ya sólo queda esperar hasta el viernes para verlos jugar nuevamente, pero esta vez contra el Benfica. Otra vez con mono!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario