28 ago. 2012

MANIOBRA DE DISTRACCIÓN.

   Esta práctica tan utilizada en la política española de los dos últimos lustros y que consiste en inventarse, manipular, desviar, tapar, anunciar,... noticias con el fin de distraer a la opinión pública sobre otras más importantes y negativas parece que se ha extendido al mundo del fútbol y especialmente al Real Madrid.
    Hoy se acaba de anunciar el fichaje de Modric por una suma de dinero que hace pensar que no se ha logrado rebajar, como viene siendo habitual con nuestro club, ni un sólo céntimo, motivo que me hace preguntar el por qué de la tardanza del fichaje... o plantearme la duda razonable de que se acaba de fichar pagando lo que hubiera que pagar, sólo para tapar las bocas de los aficionados madridistas tras lo desastroso del inicio oficial de la temporada.
    Desastroso especialmente por los resultados y concretamente por la tendencia negativa en el juego blanco.
    En la pretemporada ya se advirtió que el juego estaba siendo bastante mediocre y conforme más jugadores de la primera plantilla llegaban (y más canteranos se iban), peor se jugaba.
    El caso es que el primer partido jugado contra el Valencia no fue del todo malo. Sin jugar maravillosamente bien fuimos infinitamente superiores al Valencia y el resultado de empate a 1 fue más que injusto, un 4-0 hubiera sido un marcador más normal, pero esta es la grandeza del fútbol.
   El siguiente partido fue la ida de la super-copa contra el Barcelona y hay que decir que por juego nos dieron un baño, aunque el injusto 3-2 nos mantenga vivos.
   Y cuando parecía que a peor no podíamos ir..., llegó el partido del Getafe. No sólo jugamos mal, sino que encima perdimos, injustamente, pero perdimos. Y perdimos injustamente porque si nosotros jugamos mal, el Getafe lo hizo peor. Fue completamente dominado y apenas creo peligro, un peligro que produjo 2 goles. Mientras que los blancos, por lo mostrado (nada destacable) y sobretodo por número de ocasiones (no muy numerosas), mereció algo más.
    Mis sensaciones de los primeros partidos han ido igualmente hacia la oscuridad. De unos pensamientos como "aceptable juego, mal resultado" a un "mal partido, pésimo resultado", pasando por el "lamentable juego, mal resultado" de la super-copa. 
    No quiero ser pájaro de mal aguero, bueno sí, pues como nunca acierto...., pero la evolución es a todas luces negativa.
    El año pasado me quejaba de nuestro escaso porcentaje de acierto de cara a portería teniendo en nuestras filas a 3 de los 5 mejores atacantes del mundo. Me quejaba que el rival, con una sola ocasión marcaba un gol, de lo mal que defendíamos las jugadas a balón parado y que en muchos partidos nos costaba entrar en calor. Este año, de momento me quejo de lo mismo salvo un caso, salimos ya calientes... y nos enfriamos conforme pasan los minutos y especialmente cuando metemos el gol de turno. Todo triste y preocupante y lo que es peor, sin un mínimo de mejora en lo de encajar goles y lo de defender a balón parado.
    No sé exactamente que aportará Modric ni donde jugara, pero hay ciertos fallos que no se corrigen con fichajes y sí con práctica, voluntad y ganas. Teóricamente abre nuevas vías en el centro del campo, algo necesario si somos capaces de hacer jugar a ese magnífico elenco de jugadores que tan poco aprovechamos en esa zona del terreno de juego, muchas veces para mi alegría (velocidad, verticalidad,...) y otras para mi desesperación (falta de control del partido, precipitaciones,...). Lo ideal, el punto intermedio, como siempre.
    Esto acaba de empezar, pero hay vicios difíciles de quitarse y de momento llevamos 3 años con algunos de ellos y nuestros rivales lo saben.
   Hala Madrid!.

   Postdata: siento la tardanza a la hora de publicarlo y dejarme en el tintero muchas cosas, pero una emergencia en forma de incendio en el pueblo de mi mujer ha impedido tanto la correcta redacción, como la publicación. Lo siento. 
    
    

No hay comentarios:

Publicar un comentario