20 ago. 2012

INSULTO AL FÚTBOL.

    Antes de nada decirles que si  son gente de "oídos sensibles", en este caso vista, mejor dejen de leer de inmediato mi alegato, porque esta vez más que un resumen de lo que a mí me pareció el partido (por muy neutral que intente ser soy muy partidista, pero esto es un blog y no he de ocultar mis sentimientos ni mentir para ser políticamente correcto, todo lo contrario que si trabajara para la prensa), va a ser un  grito a pleno pulmón para quitarme la ponzoña que llevo arrastrando desde un par de semanas. Eso si, con el partido disputado contra el Valencia como hilo conductor.
    También les reconozco que estoy muy enfadado e incluso diría que me siento impotente ante lo que ha pasado en los últimos días y más concretamente en esta jornada.
    Pero empecemos. El resultado final de empate a 1 contra el Valencia es a todas luces injusto, fuimos inmensamente superiores a los "chés" y merecimos infinitamente más. 
   Ha sido un empate con sentimientos encontrados, por un lado no jugamos mal y no merecimos perder (cosa que se quiera o no sirve de consuelo e incluso para autoanimarse para futuros encuentros), pero por otro lado hemos perdido 2 puntos, hemos tenido los mismos fallos que antaño y lo que es aún peor... jugamos contra un equipo que... ¿cómo definirlo?. La tarea es ardua complicada, pues desde que acabó el partido hasta que he empezado a escribir estas líneas (más de 2 horas de tiempo) llevo intentando buscar el término, expresión o calificativo que menos pueda herir sensibilidades y creo que la forma más suave de definir al Valencia que pasó hoy por el Bernabéu es como "mierda seca". Un equipo deplorable, penoso, vomitivo,... una pena. ¿Y este es el club que aspira a acercarse a los dos grandes?. Arcadas me da. 
            Perdiendo tiempo desde el pitido inicial de manera descarada y rastrera, con el consentimiento de un árbitro que cumpliendo escrupulosamente la estupidez de temporadas anteriores, ríe (ríen todos) las gracias de tan despreciables y anti-deportivos actos. O eso o son imbéciles y no se enteran de nada, pero tantos... es complicado.
    En cambio futbolísticamente si ofreció algo, el problema es que tanto yo, como cualquier amante del fútbol, todavía no lo hemos encontrado. Les reconozco un buen centro del campo, más pendiente de destruir por el medio que sea que de crear, pero poco o nada más. Ah bueno!, sí, dos ocasiones en 90 minutos y un gol. Como contrapartido el Real Madrid gozó de una docena de buenas, muy buenas ocasiones, y metió el mismo número de tantos. Los males de siempre.
    No sólo eso, creo que en 90 minutos (hablo de memoria) habremos hecho 6 ó 7 faltas como mucho, mientras ellos habrán llegado olgadamente a las 15 y eso teniendo en cuenta que no les han pitado la mitad, como por ejemplo la cama que le hicieron a CR en un salto por el balón... que fue pitada como falta del portugués (una de las 5 ó 6). Como en anteriores temporadas no voy a valorar si fue penalty o no sobre Dí María o si no fue fuera de juego la jugada de Soldado. Esos fallos los considero comprensibles, pero la discriminación y permisibilidad de unos respecto a otros a la hora de medir las mismas acciones u otras inventadas y lo de la pérdida de tiempo...
    Y como todo puede empeorar, el Barcelona, con 8 tiros a puerta ha logrado 5 goles. De estos, 4 goles han sido en la primera parte tras haber realizado "la friolera" de 4 tiros. Si el Valencia es mierda seca, el Barcelona es mierda calentita, bien húmeda y dispersa y en cantidades industriales.
   Pero no sólo eso, pues como también viene siendo habitual el portero rival ha hecho el mejor partido de su vida, una actuación soberbia, que seguro no vuelve a repetir nunca y mucho menos contra el Barcelona, en donde se meterá un gol en propia puerta o algo parecido. 
   Si a lo relatado añadimos que quizás pecamos de un poco de exceso de confianza, que Higuain estuvo un poco torpe con el balón en los pies (incluso para meter el gol necesito tres remates, menos mal que no es cazador, pues con su excelsa puntería al bulto varias especies hubieran desaparecido ya), su gran remate de cabeza al larguero, nuestras "autolesiones", un CR7 un tanto despistado, un Ózil intermitente, algún que otro detalle más y que el señor Mouriño no ha solucionado nada, pero ni un ápice, nuestro principal defecto que no es otro que la defensa de las jugadas a balón parado..., pues el resultado está más que explicado.
    Además habría que añadir que mi querido Castilla perdió contra el Villarreal 2-1. No es que jugara mal, es que ellos fueron algo mejores y hay que reconocerlo, a los puntos fueron justos vencedores.
    Pero no todo fueron malas noticias, pues por fin Coentrao ofreció algo, por muy poco que esto fuera. Y es que hay que reconocerle oficio y una notable mejora en desmarques, a la hora de triangular y buscar la jugada. Otra cosa es que con el balón en lo pies fuera bastante mediocre y a la hora de centrar... un auténtico desastre. Pero repito, su mejora fue palpable, aunque por otro lado en partidos anteriores fue tan malo, que cualquier nimiedad parece un milagro.

   En resumen, este partido fue la guinda a unas lamentables últimas semanas en donde la ameba de Dani Alves rebuznó como acostumbra. En donde los acuerdos televisivos dejan en indefensión a los aficionados de los equipos de fútbol y certifican, ahora si, sin ningún género de dudas, que el fútbol ha dejado de ser un deporte y un entretenimiento sano y público, para ser un puñetero negocio para élites. D.E.P. el deporte Rey... y mientras a duras penas el verdadero fútbol pueda sobrevivir... que la justicia se alinee por una vez con el Real Madrid para que no sucedan cosas como las vividas esta misma tarde o en ciertos partidos de temporadas pasadas, especialmente algunos disputados contra un equipo lleno de mierda en los calzoncillos... y en la boca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario