3 sept. 2012

INSÍPIDO CON UN PUNTO PICANTE. PERO CON ÉL EN NUESTRO IMPERIO NO SE PONÍA EL SOL.

   Eso es exactamente lo que nos ofreció el partido contra el Granada. Quizás el peor partido que han jugado los nuestros en muchísimos años.
   Nada destacable, nada reseñable, nada de interés. ¿Nada de interés he dicho?. No!, me he equivocado, hubo un pequeño aliciente, una pequeña luz en la oscuridad, una pequeña mota de belleza entre tanta mediocridad. Un pequeño futbolista que hizo cosas grandes, las únicas del partido. Un tal Modric.
   Si bien sospechábamos algo, todos quedamos sorprendidos al ver a Modric calentando con los titulares antes del partido. Y sinceramente menos mal que lo hizo, porque si no, probablemente me hubiera planteado seriamente el irme a casa, pues el partido fue realmente soporífero.
    Siendo justo diré que empezó de más a algo menos, pero brilló a gran altura. Participó en casi todas las jugadas realizadas por los nuestros y lo hizo con un porcentaje de acierto impresionante. Su primer error, y por error me refiero a un pase al hueco que fue cortado por un defensa rival, ocurrió en el minuto 44. Hasta ese momento todo perfecto. Pases cortos, a media distancia, al pie, al hueco, tiro a puerta..., regate, defensa, movilidad,... y todo lo que quieran. Muy bueno, sinceramente, ni una sola pega. En la segunda parte fue menos participativo pero con similares porcentajes. Se le vio algo más atrasado y participó casi más en la destrucción y rápida salida del balón, que en la creación.
    Si me preguntaran que es lo que más me gustó, les diría que fue su sencillez y rapidez. Sencillez porque no buscaba florituras ni adornos innecesarios; si lo que se necesita es un pase al compañero mejor posicionado, ahí que va, que es un pase al hueco, pues eso hago, ni más ni menos. Y como ya he dicho antes, con una precisión memorable. La belleza de lo austero, el Felipe II del fútbol.
    Y en relación a la rapidez les diré que en poquísimo tiempo observa, selecciona, toma una decisión y ejecuta, casi  siempre la mejor opción. Juega muy rápido y con el paso del tiempo, cuando se acople al equipo, puede dar muchísimas alegrías.
   Si es verdad que se le vio un tanto despistado, en el sentido que hubo momentos en que parecía que esperaba a ver los movimientos que iban  realizar sus compañeros para realizar una acción que probablemente ya sabía que tenía que hacer. Pero como ya he dicho antes, esto es por falta de sincronía... y quizás por exceso de clarividencia futbolística.
    Centrándome en el partido diré que no hay nada que decir. Benzema ido, Callejón despistado, Xabi extrañamente desubicado, Khedira voluntarioso pero precipitado, Arbeloa.... es que sólo se libró Modic, eso sí, a lo grande. Lo que más gustó al aficionado fueron los prolegómenos, en donde los jugadores que forman parte de la plantilla madridista de baloncesto que ganaron la medalla de plata en las Olimpiadas recibieron su justa felicitación.
   El Granada llegó a dominarnos durante algunas fases del partido y durante el resto..., una especie de partido de fútbol en el que el Real Madrid deambulaba por el campo creando alguna que otra ocasión, más que nada porque el balón gira y a algún sitio debía de llegar.
    Hay que reconocer que los andaluces se cerraban muy bien y que los nuestros no encontraban por donde pasar... salvo cuando la tocaba Modric y el resto se movían.
   Hubo minutos en la segunda parte en los que incluso llegué a pensar que estaba en el Camp Nou y que los azulgranas cambiaron su uniforme por uno blanco. Posesión estéril, balones a Iker Casillas e incluso un gol ilegal en una de las pocas ocasiones que tuvimos. Puro Barza.
   Me sorprendió que su número 24 saliera limpio, fue muy marrullero, nada violento, hay que reconocerlo, pero un auténtico chinche, con continuos empujones, agarrones, codazos (leves),... contra cualquier madridista que pasara por su lado, estuviera el balón cerca o no, pero bueno, tampoco llegó el agua al río, aunque Khedira se cansó de su actitud y algo más gordo pudo pasar.
   No es menos cierto que salvo en un par de ocasiones, Iker se aburrió bastante. También reseñable que no recibimos ni un gol en jugada a balón parado, cosa mítica en nuestro club. Pero si estas son la buenas noticias..., mal vamos.
   Resultado final 3-0. Los dos primeros de CR 7 y el tercero, el ilegal, de Higuain tras gran pase de Benzema. Para colmo de males el primer gol fue más por error del portero que por precisión del delantero (aunque la jugada previa fue buena). El segundo tras una gran parada del guardameta que acabó en los pies del ejecutor y el tercero, tras fuera de juego previo. No, si al final si que fui a ver al Barcelona.
    Triste primera victoria en liga, pero victoria al fin y al cabo.

     Pero como la cosa aún podía terminar peor, llegó CR 7 y tras el partido soltó unos comentarios que bien se los podía haber callado. ¿Quién se cree que es?. Está en el Real Madrid, no hay nada por encima del Real Madrid. Si no está a gusto que se vaya y punto. De momento no voy a hablar más del asunto, pues hasta la fecha sólo hay especulaciones y ningún dato fiable (y menos teniendo en cuenta de donde están saliendo esas informaciones) y puedo equivocarme y sacar conclusiones falsas de falacias informativas. Esperaré buenas nuevas y declaraciones oficiales y directas del/os implicados. Tendrán noticias.



   En otro orden de cosas el Castilla perdió contra un buen Almeria. La derrota fue justa pues ellos fueron mejores y crearon más ocasiones. Los chavales no pudieron desplegar su juego y les salió caro. Si es verdad que durante algunos minutos algo pudieron hacer, pero en el cómputo general fueron superados por los andaluces. Mala suerte. Otra vez será.

No hay comentarios:

Publicar un comentario