25 ene. 2015

UN REAL MADRID MAL CRISTIANO.

   Sólo a mi, en plena guerra socio-religiosa con los radicales islamistas se me ocurre titular así esta parrafada.
    Pero como no me dejo vencer por la política tan en boga de tapar verdades con eufemismos baratos, a lo escrito, pecho.
    El Real Madrid fue una pantomima de equipo. El Córdoba mereció ganar y fue una pena que no lo hiciera. Bueno, esto lo digo con matices. Hasta el minuto 60 mereció ganar y, con la cabeza, que no el corazón, deseaba que lo hiciera pues hubiera sido de justicia. De gran justicia.
    Pero a partir del minuto referido, empezó a hacer "atleticadas" (tuvo la decencia y honradez de no realizarlas desde el minuto 1), con contínuas pérdidas de tiempo, alejar balones, córners y faltas infinitos,... Todo su buen hacer durante la primera hora, se fue al retrete en forma de zurullo roji-blanco. Y por suerte, excesiva, pero suerte, el Real Madrid acabó ganando un partido que no mereció, pero que por el bien del fútbol y del juego noble, y espero que para lección de los cordobeses, tuvo que hacerlo.
    Pero los 3 puntos no esconden lo que llevo diciendo desde hace varios meses. Que el Real Madrid cada vez está jugando peor y la tendencia no sólo no ha parado, sino que va en aumento. Todo desde la recuperación de Bale y su "obligada" presencia, sigo sin saber por qué, en el equipo titular. Casualidades o no mientras estuvo lesionado el galés jugábamos como los ángeles..., y desde que volvió nuestra imagen ha ido decayendo a base de pequeños pasos. Tan pequeños, que hemos tardado meses en jugar un bodrio como el de ayer.
    Pero lo que más me disgustó del encuentro no fue lo triste del juego, sino la penosa actuación de CR7. Siento decir esto, pero la LFP debería castigar con dureza al portugués. No es de recibo lo que hizo. Yo era el primero que le defendía porque todo hacía indicar que había cambiado de actitud en los últimos años... y ayer realizó un par de salvajadas indefendibles. Y para colmo de males lo que hizo con la pegatina esa de campeones del mundo. Para mi es imperdonable. Mal está que lo hubiera hecho tras una maravillosa actuación suya, que puede ser pasable y entendible tras sufrir insultos. Pero hacerlo tras 2 agresiones consecutivas y su consiguiente expulsión..., lo siento, pero no.
    Puedo entender, comprender, aunque no defender, que los jugadores blancos acaben histéricos en este tipo de encuentros en donde te juegas la liga y ven como los rivales no hacen más que perder el tiempo, entre otras cosas, con argucias y malas artes. Eso debería de estar mucho, pero que muchisimo más sancionado por el colectivo arbitral y la propia liga. El patético, inicialmente el Sevilla, y los lamentables equipos que están adaptando su "forma de juego" a esa aberración, sólo se aprovechan de un sistema permisivo. Son parásitos. Así de simple. 
    La diferencia radica en que en la naturaleza los animales que portan a los chupa-sangre desean desprenderse de ellos y aquí, en España, son defendidos y casi alabados (sin casi). Me gustaría ver a Sevilla y patético jugando en Inglaterra. Pero da igual. Repito, se aprovechan de la situación y siendo pragmáticos..., hacen bien. En una sociedad sin la menor dignidad ni honor, no es de extrañar que surgan estas cosas en equipos en que sus entrenadores aún tienen menos. Y siendo justos, la mayor parte de la culpa es de quién lo tolera y deja tolerar, no de quién se aprovecha.
     Pero lo dicho, puedo comprender ciertas acciones contra rivales tan lamentables. Acciones como la de Isco contra el atlético con el balón en juego, que yo en el Bernabéu reconozco que aplaudí. No por la acción en sí, sino por la sensación de impartir una justicia que el árbitro se negó a hacer, tras ver como esas ratas se mofaban del rival, del árbitro y de los presentes. Impartir justicia en forma de entrada a destiempo y sancionable, pero no dañina. Todo lo contrario que una que hicieron esos que tanto se quejan a la altura de las rodillas a James en el minuto 8 ó 9 de la primera parte. Pero esta es otra historia.
      Lo de CR7 fue distinto e infinitamente más criticable. Y apenas un par de minutos antes de que el árbitro por fin lo pillara y expulsada, agredió (o lo intentó) a otro defensa aún más rasteramente. Que sí, que no le dejan en paz, que le golpean y agarran constantemente. Que se ríen de ellos con la permisibilidad arbitral y todo lo que queráis. Lo que hizo Cristiano no es de recibo.
     Otra cosas es que la prensa, especialmente la de la central pantumaquera adoctrinada y amebada, haya cargado con la dureza que han hecho, cuando apenas 3 días antes su ídolo, ese delincuente estafador drogadicto, agresor de aficionados y jugadores, escupidor,... y todo lo que quieran llamarle, debió ser explsado por una brutal entrada. Me hace gracia porque alegan que CR7 ha sido 5 veces expulsado en la liga española, mientras que Messi ninguna. Sólo con sus acciones en sus 2 últimos partidos contra los atléticos, debió recibir 3 rojas. Pero claro, ese personaje que debía de estar entre rejas y en tratamiento de desintoxicación, es el niñato mimado del mundo del balompié y la almorrana que tanto les gusta a los barcelonistas.
     Pero eso no es excusa. Espero y deseo, por mucho que en teoría nos perjudique, que CR7 tenga un buen castigo. Su actuación es intolerable. Está en un mal momento, ha roto con su pareja (eso se dice), le agreden "levemente" y sin descanso durante los 90 minutos,... Me da igual. Hay reacciones y reacciones, y esa fue totalmente desmesurada, desproporcionada y a todas luces imperdonable.
    Aún así, si los árbitros actuaran como debieran, ese tipo de acciones no se producirían, pues se cortaría de raíz los hechos que acaban decantando esa pérdida de nervios por parte de los jugadores que si quieren hacer aquello por lo que les pagan, incluso en muchos casos disfrutan haciéndolo, y por lo que los aficionados van a verles.
       En resumen, un Real Madrid inoperante en el juego y con un jugador endemoniado. Un Real Madrid mal Cristiano. 
   

No hay comentarios:

Publicar un comentario