14 feb. 2011

CON LAS DUDAS EN LOS TALONES.


Tras la "machada" del Real Madrid en el partido contra mi querido Español me han entrado muchas y serias dudas.

Del partido habría cuantiosas y jugosas cosas que comentar. Para empezar decir que tras partidos como estos, uno se siente aún más orgulloso, si es que se puede, de ser aficionado a este club. El Madrid jugó 92 minutos y 40 segundos con un jugador menos contra un gran Español, en su campo y apabullando especialmente en la primera parte y últimos 15 minutos de la segunda, a ese querido equipo mío barcelonés. Jugó todo ese tiempo en desventaja debido a una más que injusta expulsión de nuestro capitán, en una jugada en que un roce fue "libremente" interpretado como una entrada dolosa en una clara ocasión de gol y claro está, "libremente" sacó tarjeta roja.

La defensa jugó a un nivel altísimo y estuvo cuasi perfecta. El centro del campo en la primera parte rozó la perfección tanto a la hora de presionar, como a la hora de distribuir y la delantera..., la delantera como siempre, marrando lo inmarrable una y mil veces, sea el que remata Higuain, Benzema, Adebayor o "Rita la Cantaora".

Mou a su ritmo, decisiones acertadas, aunque me "doliera" que se fuera Dí María como consecuencia de la "libre" decisión arbitral, y no fue de mi agrado que se atrasara tanto el equipo en la segunda parte, si bien es cierto que de haber sido un poco más precisos en los desplazamientos del balón en las contras..., el resultado hubiera sido de escándalo siempre y cuando la delantera no hiciera lo que acostumbra.

Dos jugadores a destacar: Marcelo, que lleva una temporada para quitarse el sombrero; y Pepe, espectacular en defensa.

Ví el partido por una cadena y lo escuché por otra, por otra que no hace mucho dije que no volvería a escuchar, pero para desgracia de mis allegados y de ustedes soy tauro, y por lo tanto cabezón y al parecer un poco masoca.

Nada más empezar el partido había cierta tensión por el ya famoso "promulgo" de la prensa "hay liga" tras el empate del barza en Gijón. La cosa tornó a mofa por parte de algunos, eso hay que aclararlo, que daban por hecha la derrota blanca en el minuto 2, cuando el "líbero" árbitro sacó de su bolsillo una tarjeta de un color que sólo ven fútbolistas de 19 equipos. Al final del encuentro algún que otro halago y poco más.

En mi caso al empezar el partido plena confianza, en la expulsión plena confianza y rabia, y al final del partido, plena confianza y alegría, mucha alegría.

Tras la explosión de júbilo vino la reflexión, una reflexión que me ha generado ciertas y creo que razonadas dudas.

La primera duda es el rendimiento del barza. En el partido anterior que realizaron contra el Atlético de Madrid estaba plenamente convencido del cansancio de los jugadores azulgranas, basándome en la enorme bajada de rendimiento en el tramo final de la primera parte y toda la segunda. Tras verles en el partido contra el Sporting tuve mis dudas, pues en la primera parte jugaro por debajo de la media y en la segunda..., en la segunda algo mejor, para prensa y demás "expertos" de forma espectacular y para mí un auténtico bodrio, con mucho toquecito en centro del campo y su defensa, pero sin nada más que ofrecer. Ahora bien, lo que no me dejó ninguna duda es lo mal que lo pasan cuando las cosas no salen como hasta ahora, osea, con mucha suerte. El barza sólo sabe jugar cuando la suerte le acompaña y por suerte me refiero a lo que han tenido en el 99,9% de los partidos que ha jugado hasta ahora, primera ocasión que tienen, primer gol. De las 4 siguientes ocasiones, 3 goles más. Resulta que ahora la pelotita no acata las órdenes de la providencia de la suerte... y el barza se pone como mínimo nerviosito.

La segunda duda está relacionada con el "señor" Ángel María Villar y los "libres" árbitros. Casualidades de la vida o no, desde que el "señor" Villar llegó a la presidencia de la RFEF se toleran cosas como alusiones y desprecios al Real Madrid y su entrenador en la página ofical de los árbitros, cierres de campos por cosas inferiores a lanzar cochinillos, que a ningún jugador del barza se le pueda quitar el balón sin que le hagan falta (especialmente a uno bajito, argentino y aunque me pese un fenómeno), que cada entrada conflictiva de algún jugador del Madrid sea tarjeta amarilla mínimo y del contrario simples faltas en caso de que tengan el valor de sancionarlas, que cuando el madrid tiene un compromiso complicado al partido siguiente, espcialemente entre semana, el tiempo de descanso sea muy inferior al del barza, jugando el Madrid el domingo a poder ser a las 22:00 horas, cuando los catalanes lo juegan el sábado,... hay una definición que resume lo dicho, Villarato.

La tercera duda está relacionada algunos periodistas, su falta de equidad, profesionalidad y ventajismo exarcebado. Hace "dos puntos" no había liga y el Madrid la había tirado por el retrete. Ahora hay liga y el Madrid va a por todas y bla, bla, bla. Panda de majaredos, la verdad, y lo que es peor, panda de vendidos al mejor postor, pero bueno, es un problema genérico del periodismo a todos los niveles en España, no sé como todavía me sorprendo.

Ahora bien no tengo ninguna duda que aún daremos mucha, pero que mucha guerra en liga pase lo que pase al final.

Y para finalizar decirles que he de salir corriendo, no sea que me cojan con las dudas en los talones, si bien quizás esperaré sentado a que me coja la primera... !y ya correré después!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario