21 feb. 2012

LA MEDIOCRIDAD TIENE UN PRECIO...

...y el Real Madrid lo ha pagado muy caro. Y sí, hablo de mediocridad por no decir algo peor, porque bajo mi punto de vista el Real Madrid jugó mal, muy mal, ante un CSKA, y aquí viene lo preocupante, que aún jugó peor.
    Un CSKA que sólo tenía una cosa que ofrecer y fue lo único que ofreció: ímpetu por intentar hacer cosas. Un ímpetu que en condiciones normales y si los nuestros sólo hubieran jugado mal únicamnte hubiera servido para llevarse menos de 4 goles. Porque aunque reconozca que no he seguido al CSKA y que creo que es la primera vez que lo veo desde hace por lo menos 5 años, si esta es su mejor versión o incluso una versión normal..., es lamentable que siga en la Champions a estas alturas. Pero como he dicho, peor aún que nosotros empatáramos contra ellos.
   No sabría que elegir de este encuentro. Pero a diferencia de otras ocasiones en que era por la gran cantidad de cosas positivas, en este caso es porque sólo encuentro negativas. Apenas creamos ocasiones de gol, 6 creo recordar. Aunque aún es peor que ellos sólo 1 clara, su gol en el minuto 92, a las que añadiría 2 ocasiones con algo menos de peligro.Nuestro juego en ataque fue penoso, ni combinaban ni tenían ganas de combinar. La premisa parecía ser la misma que ejecutamos en el lamentable partido de ida de la semifinal de la Copa del Rey contra el Barcelona: patadón y que sea los que dios quiera. Con el agravante que mencioné en su momento, que no hay nadie, salvo Xabi, con gran capacidad para hacer ese "patadón", a lo que se suma el hecho que durante el partido los que realizaron ese desplazamiento de balón fueron Pepe, Coentrao y Sergio Ramos, algo mejor dotado para hacerlo que los anteriores, pero que hoy no tuvo su día. Y ya que he mencionado a Coentrao..., bueno, mejor me guardo mi opinión para el final de la temporada, pero sólo diré que creo que fue el peor de los nuestros, lo que le baja a la categoría de paupérrimo. Aún así llegó el gol de CR7 y quizás pudimos haber metido algún otro, aunque eso implicaría un rendimiento de cara al gol que rozaría el 40% en relación a las ocasiones realizadas. Una cifra muy alta y que hubiera sido injusta, aunque no me hubiera importado hablar de esa injusticia en este post. 
    Los comentaristas deportivos que narraban el partido decían, con casi toda la razón, que el Madrid tuvo controlado todo el partido. Yo no estoy tan absolutamente de acuerdo con esa apreciación, si bien la mayor parte del tiempo así fue y es verdad que ellos apenas realizaron alguna acción que pudiera hacer pensar en lo peor, que finalmente y contra todo pronóstico, así sucedió. Pero no nos olvidemos que se enfrentaron a un equipo que, por lo menos en este encuentro, no mostraron nada digno de mención salvo sus ganas de intentar, porque en la mayoría de sus jugadas no pasaron de intentos baldíos.
   Es de los pocos rivales a los que no les he encontrado nada llamativo, nada reseñable, nada digno de mención y por eso aún me cuesta entender más el hecho que nos empataran en la última jugada y como no, en una acción a balón parado, tras una absurda falta (manos) cometida por Coentrao y un pésimo despeje en el área de Arbeloa, que acabó a los pies de Wernbloom (he tenido que buscar el nombre en internet) que remató estando prácticamente sólo a las mallas.
    Como normalmente las desgracias nunca vienen solas, en el minuto 12 se lesionó Benzema, desconociendo por ahora su alcance.
    Pero bueno, volvamos al encuentro y al resultado. Desde el final del partido llevo preguntándome los motivos por el lamentable encuentro hecho por los nuestros y si bien se me ocurren varias respuestas, ninguna es convincente. Por ejemplo, el hecho de jugar sobre césped artificial, pero claro está, ellos también jugaban en el mismo campo, y por mucho que estén más acostumbrados que nosotros..., la diferencia de calidad debería como mínimo compensar esta desventaja. Igualmente si hablamos de la temperatura, pero en este caso añadiría que hace una escasa semana jugaron en el Bernabéu con una temperatura como mínimo (más bien máximo) similar. ¿Quizás el planteamiento?, que en cuanto al resultado estaba funcionando y que aparentaba ser más que suficiente visto el nivel que parecía tener el rival. Puede ser, pero claro, hay que contar con todos los imprevistos y entre ellos puede figurar el que te metan un gol en el minuto 92 cuando tu sólo has metido otro. ¿Podría ser la más que preocupante tendencia del Real Madrid a recibir goles en jugadas a balón parado?, pues sí, también podría ser, pero esto afecta más que al juego desplegado, al resultado cosechado. ¿Incluso el hecho que prácticamente a cada falta realizada por los nuestros el árbitro sacara tarjeta amarilla mientras toleraba incluso placajes brutales del contrario?, pues también pudiera, pero por mucho que esto pudiera coaccionar las acciones defensivas de los sancionados, sigue sin parecerme suficiente.
     Quizás simplemente haya sido un mal partido, un accidente, en el que para que negarlo, por muy mal que hubiéramos jugado, no merecimos que nos empataran. 
    En tres semanas la resolución de una eliminatoria en que si el fútbol fuera lógico, debería haber estado prácticamente resuelta en este partido. Gracias a Dios en el fútbol no hay lógica que valga aunque por desgracia en este caso, hayamos salido perdiendo. Que no se repita.

2 comentarios:

  1. Dentro de lo malo este resultado nos favorece
    Saludos HALA MADRID y FORZA BENFICA

    ResponderEliminar
  2. Eso es una gran verdad. Además, quizás sea que estamos demasiados acostumbrados a la excelencia y esto no es tan fácil. Un saludo.

    ResponderEliminar