9 feb. 2012

QUE LA JUEGUEN EN PARIS.

Hablo de la final de copa, claro. Pero que suene el himno primero, eso si. Y es que a todos nos gusta ir de viaje a la capital, a faltar el respeto, a difundir política y a recordar por muchos años el día que llenaron el Bernabeu para pitar el himno nacional en la mismísima capital. ¡¡Que ya nos conocemos todos!! Y sabemos a que juegan ciertos sectores, y por lo que a los madridistas nos concierne, es el momento de meternos el señorío en el trasero y decirles que nuestro estadio ni se pisa, ni se ensucia, asi que si quieren dar la nota que lo hagan en su puñetera casa, hablando claro. Florentino, ponte las pilas y en vez de el Señor, hazte por una vez el imbécil.......
Además, jugando en Paris y por casualidades temporales, los franceses cuando vean a Messi, entenderán que nuestra relación con el dopping es nula, que unos cardan la lana y otros se meten la pana, o algo asi.......
Allí podrán silbar bien agusto, repartir pasquines a la salida del encuentro y liberarse de ese españolismo que tan oprimidos les tiene a los unos y a los otros, ese españolismo que les ha hecho agrandar la fama mundial vistiendo la camiseta de nuestro país y otro tipo de elogios que en cuestión de interés no les ha importado promover bajo la bandera española.
Resumiendo y acortando, por mi como si juegan la final en el polideportivo de Saint Tropez, al fin y al cabo gane quien gane no pienso ver ni el resumen de la final. Una final de otra competición adulterada y a la que ciertos personajes solo le dan interés cuando les apetece o les conviene. Llamemoslé chupito o la Copa de nuestro rey.

Alberto Contador libertad. No podemos esperar nada de un país donde su mejor jugador de fútbol decidió acabar la carrera en el nuestro. Queda dicho. ¡¡Zizou!!



1 comentario:

  1. Yo tengo la mejor solución. Que los independentistas se metan los muñecos de canal plus Francia por el culo y así todos contentos, los primeros sexualmente hablando y los segundos por lo que les gusta nadar en mierda.

    ResponderEliminar