17 abr. 2012

MISMOS ERRORES, MALES MAYORES.

 
       Creo que el título lo dice todo. No sólo hemos repetido los errores que tanto he criticado durante toda la temporada, sino que apenas han mostrado otra cosa.
    Estoy cabreado y mucho. Hoy no hemos jugado, hemos ido paso a paso repitiendo uno a uno y hasta la saciedad todos nuestros males. Es más, en otras ocasiones hemos pecado de uno de ellos, como mucho de dos..., pero en este caso de todos y sin excepción.
    Para empezar y como no, en su primer tiro a puerta gol, con mano incluida, fuera de juego y todo lo que ustedes quieran, pero gol.
   Para continuar el excesivo individualismo de todos pero especialmente, muy especialmente, de Dí María. Este chaval no suelta la pelota ni a tiros. Una auténtica pena pues cada vez que la suelta es pura magia.
   Siguiendo hablaré del abusivo y salvo escasísimas ocasiones, único recurso del patadón. Un equipo como el nuestro, con nuestra calidad, no puede jugar así.
   Se podría mencionar también los errores a la hora de triangular y realizar los pases. De la precisión en el último ni lo menciono.
    Nuestra ausencia total de rendimiento en las jugadas a balón parado. ¿Pero es que nadie en la plantilla sabe sacar medianamente bien un córner o falta?.
    Casi para terminar hablar de la mala colocación de los nuestros, pues todos los balones rebotados y sueltos iban para ellos.
    Y para finalizar un mal acuciante en la Copa de Europa, que no sólo nos meten gol en el primer tiro, sino que también en la última jugada.
    Bueno para finalizar no, pues hay que felicitar al Bayern por su buen planteamineto y lucha. Jugaron para sacar el máximo rendimiento a sus mejores cualidades y ya lo creo que lo lograron.
    El caso es que el partido empezó muy bien para nosotros. Hasta su gol lo teníamos todo controlado y el Bayern no podía hacer absolutamente nada. Pero metieron el gol... y nos volvimos locos, consciente o inconscientemente, pero todo se desmembró. El castillo de naipes se vino abajo.
    No es que pasáramos especiales apuros, pero si bailábamos al son que ellos tocaban y cuando nosotros tocábamos arrebato, o Dí María se obcecaba con su estúpido, inoperante, improductivo, irracional e ilógico individualismo, o no sabíamos centrar o lo hacíamos desde 80 metros, con clara ventaja para ellos. Me centro en Dí María porque lo suyo es de estudio, pero hubo un par de detalles de otros jugadores que también fueron poco "colaboracionistas".  
    La segunda parte empezó como la primera, con un Real Madrid mucho más centrado e incluso volcado en ataque, sin abusar, pero inclinando el campo hacia el del rival. Y en nuestra segunda jugada de peligro de la segunda parte y en la única, que curioso, en que lo colectivo venció a lo individual, entre Dí María, Benzema, CR7 y Özil llegó el gol que ponía las tablas en el marcador. Acabó en gol tras fallar en la misma jugada un gol cantado CR7, pero llegó. Y con ese gol llegó otra vez la descomposición, el Bayern vovió a coger el mando y esa fue nuestra perdición. Porque si bien tampoco es que nos ahogaran ni tuvieran clarísimas ocasiones (salvo una), sus llegadas fueron aumentando y nuestras penas aumentando y más añadiendo el cansancio del que últimamente hacen gala nuestros jugadores. Lo jugadores bávaros parecían capaces de continuar jugando 90 minutos más y los nuestros rezando porque no podían con su alma. Es lo que tiene un final de temporada tan comprimido y exigente y jugar según ordene el rival.
     El cabreo no se me ha pasado, pero aún así reconozco que no es un mal resultado del todo, aunque es más peligroso de lo que puede parecer, pues ellos a la contra..., puf!. No es malo si jugamos como sabemos, si llevamos nosotros el control del partido, si jugamos como equipo, si dejamos en el banquillo los egos, si levantamos la cabeza y también, que no lo dije al principio, si tiramos a puerta a zonas alejadas del portero, preferentemente próximos a los pósters, pues todos nuestros tiros fueron al centro, al bulto. Esto no es caza, es fútbol.
    Lo dicho, hemos repetido a lo bestia nuestros males de la temporada, con el problema que en Europa las consecuencias obtenidas son aún peores.
    Siento decirlo, pero creo que a los puntos el Bayern ha sido justo vencedor, no por mucha diferencia, pero si justamente. Ahora bien, esta eliminatoria es de 180 minutos y "90 minuti en el Bernabéu son molto longo" (by Juanito). Y por mí ya lo creo que lo serán. Allí estaremos, Hala Madrid!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario