12 abr. 2012

MOQUETE´S POWER

   La verdad es que no sé la denominación que dieron al célebre moquete (fantasma comilón y simpático de la película "Los caza-fantasmas") en otros países. Lo que si sé es que al salir los jugadores por el túnel de vestuarios, los nuestros fueron recibidos con alusiones a su condición de ganadores natos, o para otros, de fantasmas.
    Una vez iniciado el encuentro me encontré con un Real Madrid tácticamente anárquico. No sabía por donde cogerlo, no vi ningún sistema, no sabía a qué jugaba. Además de esto, añadir el factor Coentrao, que dentro de lo malo, no lo hizo tan mal. Parto de la base, como ustedes habrán comprendido hace tiempo, que mis conocimientos sobre táctica futbolística son nulos, se basan única y exclusivamente en los innumerables partidos que he presenciado. Aún así me gustaría haber tenido cerca a un verdadero entrenador para que me explicara a que jugaba exactamente el Real Madrid. 
   Precisamente por ello no me gustó el Madrid. No creo que hiciera un buen partido. Tampoco fue malo. Fue simplemente indefinido. Aún así fue mejor que el Atlético, que tácticamente si me pareció un equipo con un plan establecido. Un equipo que intentaba presionar e intentaba tener el control del encuentro. Ahora bien, intentar no significa conseguir, pues durante la mayor parte del tiempo, la locura dejó maniatada a la cordura. ¿Inexplicable?, pudiera ser. Pero también cabe la posibilidad que esa entropía futbolística fuera totalmente organizada por Mou (toma antítesis!).
     El partido no obstante fue bastante entretenido, de esos que por muchas ganas que tengas de ir al baño y por mucho tiempo que no ocurriera nada destacable, no podías levantarte del sofá, pues algo increíble te ibas a perder. Y eso fue precisamente lo que me pasó a mí en el primer gol. Hicimos pizza para cenar, mi mujer estaba durmiendo al peque y me dije: falta a favor del Madrid, la tira CR7 (le devuelvo el número y no por los goles) por lo que el tiro se irá fuera..., este es el momento más propicio para abrir el horno. Pues golazo que te crió. Un excelente gol en el que algunos dicen que el portero se la comió, pero en mi humilde opinión no pudo hacer absolutamente nada, tanto por la velocidad del esférico, como por el efecto que éste cogió. Impresionante.
     Antes de este momento y en los inicios del encuentro, el Atlético empezó intentando intimidar a los nuestros. Realizaron entradas que rozaban la ilegalidad, cuando no las sobrepasaban. Hay que reconocer que en relación al partido de ida fueron angelitos, pero sus primeras entradas tenían un claro mensaje y no era precisamente de bienvenida.
    Sus ánimos se fueron calmando poco a poco y el caos blanco se fue imponiendo. No de una manera abrumadora, pero si temible. Pues por mucho que los jugadores rojiblancos quisieron coger el timón, éste realmente nunca fue gobernado por él, pues las variaciones de rumbo importantes era conducidas por esos locos vestidos de blanco. Utilizando una metáfora un tanto estúpida, diré que el partido podría definirse con una imagen, la de un niño vestido de rojiblanco conduciendo en el asiento trasero un volante de mentira, mientras que su padre, de impoluto blanco, le llevaba a donde él mismo quería. Sí, las miradas de los viandantes irían hacia el pequeño imberbe, pero quien mandaba era el conductor. 
    Mientras seguía intentando averiguar como era posible que ese sin sentido madridista echara por tierra todo el planteamiento del equipo dirigido por Simeone, empezaron a llegar las ocasiones blancas, no muy numerosas, pero si peligrosas. Y mientras tanto el atlético dando esa falsa sensación de control que no producía nada, salvo falsas sensaciones... y cansancio, pues su presión era asfixiante... para ellos mismos, más que nada por el poco rendimiento que les dio.
    En estas llegó la segunda parte y cuando menos lo merecía, y en una jugada tan bonita como ilegal (el inicio de la misma vino precedida de una entrada brutal en la banda que debió ser castigada con falta y si me apuran expulsión del jugador rojiblanco), el atlético marcó su gol. Por mi cabeza pasó fugazmente la idea de que los nuestros se pondrían nerviosos, llegaría los fallos,... pero como no doy una ocurrió todo lo contrario. Desde ese momento si empezamos a dominar, no sólo de forma "subliminal", sino de manera tangible y palpable. Recuperábamos rápidamente el balón, apenas les dejábamos salir de su campo y les mareábamos de un lado a otro, dejándolos atados de pies y manos y completamente a nuestra merced. Así fueron llegando las ocasiones y los goles. Uno soberbio de CR7, otro tras penalti estúpido a Higuain y trasformado por "la bestia" portuguesa y finalmente un cuarto realizado por Callejón tras gran pase del portugués aprovechando una buena jugada y el cansancio y agotamiento de los atléticos.
   Aún así hubo cosas negativas, aunque quizás premeditadas. Benzemá estuvo menos participativo, muy perdido y a mi juicio extremadamente pegado a la cal de la banda derecha. Pepe tuvo un par de despistes, en el gol Ramos y Coentrao pudieron hacer algo más..., pero tampoco vamos a dramatizar.
   En el lado opuesto CR7, magnífico en los goles, en los pases, quizás algo individualista en determinadas acciones..., pero lo más importante, ayudando en acciones defensivas. También destacaría, aunque jugó poco tiempo, a Higuain, pues su labor sucia de desgaste y presión fue magnífica, además de provocar el panalty. Y por supuesto a Özil, mantengo que sería el mejor jugador del mundo si usara las dos piernas y no sólo la izquierda y aunque no fue su mejor partido, dio sentido y coherencia al juego blanco.
   Como no, también hablar del arbitraje, penoso y parcial a favor del atlético a la hora de sancionar las faltas y sobretodo al mostrar las tarjetas. Pero bueno, es la historia de siempre. Por cierto, ¿qué hubiera pasado, especialmente en los medios de comunicación, si la acción de Juanfran sobre Pepe hubiera sido del último sobre cualquier otro?.   
    En fin, que les ganamos como siempre y esto empieza a rozar lo imposible, pues por puras leyes de probabilidades, es casi imposible que no nos hayan ganado en 13 años o lo que es lo mismo, de los últimos 30 partidos jugados contra ellos, no nos han ganado en ninguno. 
    Para el final dejo la acción sobrenatural del partido: ¿Al final de la película no ganaban a los fantasmas?.
 
 

   

No hay comentarios:

Publicar un comentario