9 abr. 2012

OE, OE. OE, OA. TODOS LOS DÍAS NOS PITA UN SUBNORMAL.

   El título es un cántico que por desgracia se viene entonando mucho en el Bernabéu últimamente y por últimamente me refiero a cerca de un lustro.
   De todas formas no quisiera continuar sin mencionar que tácticamente el Valencia fue mejor que el Real Madrid y hay que reconocer que Emery le dio una lección a Mouriño. 
   En cambio el encuentro fue un partido que mereció ganar el Madrid, pero que pudo ganar el Valencia. Fue un gran partido. Un partidazo con dos noticias nefastas: la primera que no hubo un sólo gol; y la segunda y más triste para nuestros intereses, que perdimos dos puntos.
   Aunque suene ventajista, diré que esta mañana (por ayer) me levanté con malas vibraciones, algo me olía mal respecto al partido. Sólo hubo un motivo por el que no llamé "a mi jefe" y se lo dije: que la última vez que lo tuve y lo llamé, acabamos perdiendo.
    Nada más llegar al estadio me dio la sensación que yo no era el único que había tenido esas malas vibraciones y los augurios sobre ellas se confirmaron sobre el minuto 5, tras el tiro de CR (le vuelvo a quitar el 7) al poster. Acababa de empezar el partido, faltaban 85 por jugar y todos nos lamentábamos como si estuviéramos en el minuto 92 y perdiendo. Algunos empezaron a decir mientras otros asentíamos que la pelotita no quería entrar, y repito, en el minuto 5. Además, creo que nunca las pantallas del Bernabéu, donde figuran los minutos disputados, fueron más observadas. Era increíble el afán y control que todos teníamos sobre lo que se había jugado y lo que quedaba por jugar. Raro, todo muy raro. 
    ¿Todo?, no, todo no. El portero rival hizo el mejor partido de su vida profesional, los defensas centrales también, Emery realizó el mejor planteamiento de toda la temporada y como no, el árbitro, como todos, hizo aquello por lo que le pagan, ayudar al Barcelona y perjudicar al Madrid.
    Como he dicho muchas veces no voy a entrar a valorar la jugada, más bien jugadas, más conflictivas y resultadistas, especialmente de cara a la "tertulia cafetera" de los lunes de todos los españoles y periodística. Sino que valoraré la parcialidad arbitral en aquellas acciones menos "televisivas" pero que más ponzoña crean.
    Resulta curioso que a un árbitro (lo llevo diciendo meses), no se le puede mirar mal, decirle nada, criticarle,...(comprensible según en que medida por la tensión del juego) pero deja impunemente que un/os jugadores se jacten de más de 80.000 espectadores en vivo y millones televisivos. Desde el primer tiro a puerta de los nuestros, se vio que el mejor jugador del partido (el portero del Valencia), lo único que quería era perder tiempo. Quedándome corto diré que él solito perdió más de 5 minutos. De hecho la cifra está más cerca de los 10 que de 5, pero lo dejaré en la cifra menor. Y todo ello con el beneplácito del personaje del pito. Incluso como observé de primera mano en la segunda parte, se permitía el lujo de hacerle gestitos como diciéndole... "venga, saca ya que me la vas a liar" y en más de una ocasión.
    Mientras tanto a cada falta del Madrid una tarjetita. Que no voy a decir que fueran injustas. Lo que si afirmo es que por cada jugada blanca con regalo, hubo como mínimo dos valencianistas similares, cuando no más grabes, que por supuesto, cuando fueron pitadas quedó sólo en eso, en falta, y en algunas más, ni tan siquiera las pitó.
   ¿Qué encima nos quita 3 penaltis? (al valencia 1), pues no los habrá visto. Esas jugadas en que en una décima de segundo hay que decidir una acción tan rápida son difíciles de medir e imposibles de cotejar, por lo que como mínimo habrá que concederle el beneficio de la duda a la hora de afirmar su/s deshonestos propósitos. Aún así hubo dos penaltis que particularmente yo vi clarísimos, más la falta (pisotón) por detrás cuando se iba sólo CR hacia el portero rival que acarrearía una tarjeta roja. Será que yo estoy mejor colocado. Pero me repito, en esas acciones le concedo el beneficio de la duda. Está claro que ese tipo de acciones sólo las ven cuando juegan contra otro equipo. Será que ahí ellos están mejor colocados, porque esas yo no las veo... casi nunca.
    Por otro lado hay que celebrar la actitud, por fin, del Santiago Bernabéu. No seré cínico, por lo que diré que no fue algo extraordinario, pero si aceptable. Un alto porcentaje de los asistentes animaron durante gran parte del tiempo, algo más que novedoso y grato.
   En relación a los jugadores, Özil estuvo muy impreciso y cansado, Higuain más empeñado en mostrar sus no muy destacables cualidades técnicas que sus innumerables y excelentes virtudes, Pepe empeñado en hacer lo que peor se le da, dirigir al equipo y hacer pases largos,... y CR..., pues le quité el 7. Así de simple. Se lo quité porque volvió por algunos de sus fueros, quedándose en fuera de juego en un par de ocasiones impidiendo que los nuestros realizaran contras, más que peligrosas tras haber robado rápidamente el balón, y todo porque el señorito tenía que regresar caminando pausadamente a su teórico lugar tras haber perdido el balón, o él o alguno de sus compañeros, que para el caso es lo mismo. Por favor, CR, no vuelvas a tus orígenes!.
   De Pepe también diré, aunque lo que hizo sea indefendible (a Arbeloa), que en cuanto se daba la vuelta el árbitro (tampoco sé por qué, puesto que está claro que no iba a pitar nada), los jugadores valencianistas le propinaban algún empujoncito leve, codazo y demás. Provocando que esa persona, de autocontrol débil en según que situación, acabara realizando lo que tan lamentablemente hizo.
   Volviendo al partido poco más que decir que lo referido anteriormente, ocasiones de los nuestros para ganar más que de sobra y merecidamente, ocasiones del Valencia que bien le pudieron haber valido los tres puntos y un imbécil con un pito en algún lugar del campo que se cargó ese gran partido. Desgraciada felicitación al Real Madrid por su partido y felicitaciones a un gran valencia. Punto y final.

    Postdata: Me gustaría que analizaran la relación espacio-tiempo, desde las quejas de la "pulcra" entidad barcelonista y la recuperación de puntos, mejor dicho, y la pérdida de puntos del Real Madrid. ¿Casualidad?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario