15 ene. 2012

SENSACIONES ENCONTRADAS.

  
   Suspenso, si tuviera yo que poner nota a los nuestros, los suspendería. Por primera vez en la temporada no llegarían tan siquiera al aprobado. La primera parte fue muy mala y la segunda más bien regular. Es verdad que la diferencia respecto a la primera fue como del día a la noche, pero aún así hubo poco que celebrar.
    Al mismo tiempo debería estar pletórico, y es que es en estos partidos donde se suelen ganar los campeonatos. En los sitios en donde no merecemos ganar, en donde si lo hacemos es por suerte (la misma que nos ha faltado en tantísimas ocasiones), en los partidos en donde se sacan 3 puntos de la nada, justo en los partidos como el de esta noche, justo en éstos se han cimentado innumerables competiciones.
    He escuchado la comparecencia de Mou ante los medios y creo que estoy de acuerdo con él, quizás nuestro mal partido se deba al buen hacer defensivo del Mallorca y digo buen hacer defensivo porque en esas lides han estado fenomenales, rozando la perfección, pero la verdad es que poco o nada más han ofrecido. Y es precisamente esto último lo más preocupante. Perder ante un equipo que ofrece mucho, como el Barcelona, entra dentro de lo normal por mucho que el factor suerte o arbitral influyan. Pero perder, o merecerlo que es peor, ante uno soberbio en  defensa y prácticamente inoperante en el resto..., pues llega incluso a ser doloroso. Aún así pudimos meter un gol, estando ya detrás en el marcador, tras un espléndido remate de Sergio Ramos al póster, pero siendo sinceros, no lo hubiéramos merecido, pues casi se podría decir que fue nuestra única ocasión.
    Indagando más a fondo creo que aún más triste que la imagen dada, es el hecho que en los últimos 8 partidos (creo), en todos nos han metido un gol o más, y la verdad es que no es de recibo que en un equipo como el nuestro se dé esta circunstancia. Empieza a ser preocupante esta situación y es que por lo visto en los últimos partidos, el día en que a la pelotita le dé por no entrar..., no entrará, pero seguro que los contrarios alguno meterán.
    Quizás me esté poniendo demasiado melodramático por lo que regresaré al partido en sí. Hay que reconocer que en la segunda parte la situación cambió por completo. Los nuestros adelantaron líneas, presionaban más arriba, recuperábamos antes el balón y por ende atacábamos bastante más, cosa nada complicado en relación a la primera parte. Indudablemente los cambios realizados por Mou contribuyeron a ello. De todas formas apenas creamos peligro real o claro, y es que la defensa (el equipo entero diría) Mallorquinista seguía haciéndolo muy bien. La mayoría de nuestros arreones acababan en la frontal de su área. Se podría decir, de hecho fue así, que el Mallorca estaba encerrado en su propio campo, pero ese dominio no quedaba plasmado en ocasiones verdaderamente peligrosas. No obstante alguna tuvimos, especialmente un magnífico tiro de CR "6´5" que acabó en el largero y no entró de puro milagro.
    Cuando los nervios e impaciencia empezaban a rondar mi cabeza llegó la verdadera remontada, con goles de Higuain sobre el minuto 70 y de Callejón sobre el 85. Gozamos de alguna ocasión más y el Mallorca hizo un par de amagos de buenas contras, de hecho una acabó en gol, si bien la jugada ya estaba anulada por un inexistente fuera de juego.
    Y ya que he mencionado indirectamente al trío arbitral, decir que hubo bastantes jugadas polémicas y no en todas estuvo muy acertado que digamos. A nosotros nos anularon correctamente un gol por un fuera de juego milimétrico y nos quitaron un penalti que por más que lo veo, sigo sin saber si realmente lo fue o no. De la misma manera al Mallorca también le "anularon" un penalti que tampoco sé si lo fue o no, aunque si tuviera que decantarme, optaría más por la segunda opción que por la primera.
    Después de todo lo dicho pensarán que poco más malo podría pasar, pero considero que hubo otro reseñable, y es la escasez de faltas realizadas. Me encanta que el Real Madrid juegue tan limpio y deje jugar tanto, es bueno para el espectáculo, pero la diferencia con los rivales es abismal. La última vez que estuve pendiente de las estadísticas en faltas eran de 5 hechas por los blancos, contra 20 de los rojos y faltaban unos cuantos minutos para acabar el partido. En el fútbol actual una cosa es ser limpio y otra estúpido. Y ya que he hablado del juego limpio, mencionar la lamentable, patética y rastrera actitud del Mallorca (y el 95% de los rivales que hemos tenido) para perder tiempo (o ganarlo según su punto de vista) y ya no sólo los jugadores, sino también los recoge pelotas, "moda" inventada o importada gracias al "gran presidente" sevillista Del Nido y que tan buenos resultados ha dado, entre otros, al Barza. Ahora bien, si critico los primeros 85 minutos del equipo y "colaboradores" mallorquinistas, he de hacer lo propio con los nuestros, pues ya por delante en el marcador, actuaron de la misma triste forma. El colectivo arbitral debería ser más severo con estas acciones u omisiones y además conceder muchos más minutos añadidos al acabar las partes cuando se vieran esas rastreras actuaciones.
    No quisiera acabar sin dejar un buen sabor de boca y es que ocurrió algo mejor que el propio resultado y los 3 puntos, ocurrió algo por lo que llevo rezando casi tres años, ocurrió un auténtico milagro y eso que el partido lo vi por televisión y nunca "he creído" en ella según que cosas. Y es que por mucho que quieran sacar, la mayor parte del campo no sale en las imágenes y se pierden cientos de movimientos, de desmarques, de presiones, de gestos, de.... El milagro en cuestión tiene nombre propio: Cristiano Ronaldo (CR). Quizás algunos de ustedes se habrán preguntado si 4 párrafos antes hubo un "error de imprenta" cuando leyeron "CR "6´5"", pero no, no lo fue. Hace un par de días conté los motivos por los que se silbaba a CR en el Bernabéu y en el mismo post expliqué, nuevamente, el motivo por el que yo nunca le había añadido el "7". Pues en el partido de hoy (14-01-2012) me dejó en evidencia. Le ví en defensa, presionando, luchando por recuperar balones y lo más importante, apeas le vi sus "posturitas" que tanto perjudican al equipo cada vez que perdía el balón. No es que se matara en ello, pero su mejoría en estas facetas fue notable. De momento le queda mucho, muchísimo para poder merecer el 7 en su camiseta, pero hoy ha dado un gran paso y simplemente siendo un poco más aplicado en lo referido y tan maravilloso como hasta ahora en el resto... no sólo merecerá el 7, sino que lo llevará con tanto honor como lo hicieron Juanito, Butragueño o Raúl, entre otros. Me encanta que cada vez que "critico" a algún jugador me deje en evidencia.
    Lo dicho, un partido con tan malas sensaciones como buenas.

2 comentarios: