28 nov. 2011

LOS EXTREMOS SE JUNTAN EN EL REAL MADRID.

   Quizás sea una de las tasas que ha de pagar por ser el mejor club de fútbol de la historia, pero casi todo lo que rodea al Real Madrid está presidido o por el blanco o por el negro, los grises no existen y las coherencias, aún menos.
   Hace menos de un año el Real Madrid estaba a años luz del Barcelona aunque sólo los distanciara unos pocos puntos. Unos pocos meses después, que no años, el Real Madrid es el mejor, claro favorito y no sé qué más cosas que dicen los expertos en fútbol de este país.
   Incluso en los panfletos deportivos catalanes con sus adoctrinados lectores se observa cierto miedo y consignas "pro-remontadas" y datos históricos que demuestran que es posible. Pero bueno, esto es lo menos sorprendente de todo, pues incluso en sus mejores años, siempre ha estado más pendiente de nosotros que de sus propios logros.
    Y yo me digo, ¿acaso nos hemos vuelto locos?. Lo más triste de todo es que ahora voy a tener que ser yo, su acérrimo enemigo, el que defienda al Barcelona. El F.C. Barcelona es un grandísimo equipo que no va a arrojar la toalla, que con que los nuestros tengan un poco de mala suerte y a los catalanes le regrese la flor en el trasero de la que llevan disfrutando últimamente, las tornas cambiarán. Que a día de hoy están a sólo 6 puntos o lo que es lo mismo, dos partidos, que con una pequeña mala racha de resultados nos cogen e incluso nos sobrepasan. Que sí, que yo he sido el primero en denunciar los numerosos y excesivos regalos arbitrales que les han hecho, que me han aburrido muchísimo (curiosamente este año no), que les considero unos teatreros de medio pelo con excelentes resultados "en taquilla", que tienen los escrotos de Villar y Platini rasurados de tanto chupárselos y mil cosas más, pero su mérito es enorme y algunos de sus logros más que merecidos y si bien no considero que "se les esté faltando al respeto", si creo que se les está menospreciando en demasía y se les está alejando de un título que tienen muchísimo más cerca de lo que parece.
   No es menos cierto que su prepotencia sigue vigente y se ve en manifestaciones de un "barcelonista de pro" como es ese asturiano repelente de Villa (que conste que me caía mal en el Valencia tras sus malas artes y estupidez suprema a la hora de robar el 7 al verdadero portador de ese número en la selección) con su "al Madrid le podemos ganar tranquilamente". Pues sí, cabe esa posibilidad, más o menos la misma de que nosotros os metamos 12 "tranquilamente".
   Y con el Madrid pasa justo lo contrario: ahora resulta que juega de cine, por lo menos en la primera o la segunda parte de según que partidos. A mi entender el Real Madrid si ha mejorado respecto al año pasado en sincronías, pero salvo por ciertos detalles, como el hecho de que utilizan algo más el juego horizontal en vez de tanto abuso del vertical que tanto me entusiasma, juega igual que el año pasado en el que el barza "nos daba lecciones" de buen juego, mejor dicho, de lo que ellos llamaban buen juego y que yo sigo buscando.
   El ambiente que rodea a los blancos es excesivamente optimista, no porque no se lo merezcan, sino porque no siempre los excesos de confianza que produce tanto alago no son buenos compañeros. Casualmente desde que las matemáticas nos han puesto por delante del Barcelona y la prensa empezó a soltar rosas por donde antes soltaba improperios, el rendimiento futbolístico, que no de resultados, ha bajado un poco. Quizás sea sólo cansancio, por un pequeño bajón, hecho a conciencia y premeditación, por grandes partidos del rival,... confianza o una mezcla de todas, pero a mi entender nuestros ataques y ocasiones han disminuido y los de los rivales han aumentado. De todas formas si vamos los primeros es por merecimiento propio y porque por fin hay justicia en el fútbol español y quien sabe si extranjero también.
    Mientras tanto los aficionados estamos exultantes y llenos del optimismo que otros sólo saben vender, con el consiguiente peligro de dar por hecho aquello que aún no se ha producido. Es genial esta sensación de superioridad que hemos recuperado y que nunca debimos haber perdido, primero porque siempre fuimos los mejores, y segundo porque si se perdió fue en gran medida por hacer caso a los mismos medios que ahora tanto empujan a la excesiva convención.
    En apenas 3 meses (de septiembre a noviembre) hemos pasado, según la prensa, de estar tras la estela y depender de los errores del Barcelona, a la situación contraria. Pues señoras y señores, ni tanto ni tan calvo. Es indudable que vamos por delante del Barcelona y como ya he dicho, con merecimiento. Es igualmente obvio que estamos jugando mejor que ellos en líneas generales por no decir en todas, pero con las mismas, el Real Madrid de los años anteriores era mucho más espectacular, entretenido y creaba muchas más ocasiones que el victorioso barza y los triunfos, por muy diferentes motivos, entre ellos algunos poco caballerescos y legales, fueron para ellos.
   Nos guste o no nos guste, esto acaba de empezar, queda prácticamente más del 75 % de la competición y sí, la cosa pinta muy bien, pero llevamos algunos años de injusticias y hasta que no acabe esta temporada, nada puede asegurar que no las volvamos a sufrir. Eso sin tener en cuenta que también cabe la posibilidad, remota a mi juicio, que algún día el Barcelona realmente juegue mejor que nosotros y por fin gane justamente, o que nosotros dejemos de demostrar con hechos que no somos los mejores.
    En fin, somos el Real Madrid, la mediocridad no cabe en él y los extremos han de vivir en nuestra morada. Larga vida al extremismo, larga vida al Real Madrid.
video
    Sea como fuere, apuesten siempre todo al blanco... y que suba el telón (o baje)!.

2 comentarios:

  1. Me quedo con el último párrafo. No hay más que hablar!

    Saludos desde La Escuadra de Mago

    ResponderEliminar
  2. Siempre se tiende a magnificar las cosas. Hay que ser cautos y saber que llevamos un tercio de Liga, pueden pasar mil cosas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar