21 dic. 2011

AMIGOS PARA SIEMPRE.

    Ayer fue un día de fútbol tan distinto como maravilloso. Disfruté viendo un ambiente distinto y simpático, me encantó que el partido acabara con gran número de canteranos y sobretodo que lo hicieran tan bien y me entusiasmó que un partido uniera más que separara. Que sólo fuera un partido de fútbol, que sólo fuera un entretenimiento, que sólo es para disfrutar.
    Ayer la afición del Ponferradina me dio una gran lección, primero por el increíble número que acudió al estadio tras más de cinco horas de viaje y regreso inmediato al acabar el mismo (que recuerdos de mi vida viajera futbolística!). Después por su simpatía y para finalizar por su pacífica pasión. 
    Puedo decir sin miedo a equivocarme que acudieron bastantes más de 5000. Entre ellos algunos se sentaron junto a mí asiento y pude debatir con ellos y compartir sentimientos y odios. Reconozco que una amplia mayoría eran también madridistas, pero eso no quita para que desearan que por lo menos ganara su equipo. Estuvieron animando con simpatía, sin meterse con nadie, incluso la mayoría también animaban al Madrid las pocas veces que nosotros mismos lo hicimos. Iban perdiendo por cinco pero lo celebraban como si hubieran ganado la champions. Acabó el partido y aplaudieron como si la vida les fuera en ello y con una sonrisa de oreja a oreja. Fútbol en estado puro. Os aseguro que cuando salí del campo pensé en que debía de ser igual y dejar mis odios a un lado, pero claro, se me pasó por la cabeza Villar, Platini, el barza, los robos, la parcialidad... y lo siento, no puedo, lo he intentado pero me rindo a la evidencia. Si es un deporte, eso sólo debería de ser, pero la justicia no es algo baladí y hasta que esta no reine en el fútbol, ahí estará "El Balón de Piedra" para abrir los ojos a la ceguera. Lo siento, me dieron una lección que no pude aprender.
    Finalizada la introducción, diré que el partido cumplió con lo esperado. Solvente victoria blanca ante un correoso rival. 
    Aunque el resultado pudiera decir lo contrario, la Ponferradina jugó muy bien colocada e incluso tuvo detalles de gran calidad en algunas jugadas, demostrando que quizás no esté en la categoría en que debiera estar y de hecho si no me equivoco, no está en una superior por evitar endeudarse. 
    Además realizó un juego muy limpio y a pesar del resultado, su nobleza y aplomo fue admirable.  Del partido podría destacar muchas cosas, pero sobretodo me quedo con el pundonor, clase, desmarques y extraordinario rendimiento de Callejón; que Sahín empieza a carburar (aunque para ser justos, por un sólo buen partido no se puede hacer todavía un juicio de valor claro); la buena predisposición y pinta de los canteranos debutantes y Varane. No es que los demás lo hicieran mal ni mucho menos, pero su rendimiento entró dentro de lo normal, para lo bueno y lo malo. De Callejón que puedo decir, mejor dicho que no puedo decir, lucha constante, desmarques, presión, defensa, ataque, precisión, centros, goles,... miren por donde que este chico si merece el número sagrado del Madrid, el 7. A Sahín se le vio la calidad que atesora  y que en otras acciones aisladas anteriores también se le había visto, pero esta vez con mayor continuidad, aplomo, tranquilidad y seguridad, si bien a mi juicio estuvo algo lento. No obstante su pase en el quinto gol fue sublime, por cierto, golazo de Callejón. De los canteranos..., la mayor alegría de la noche sin duda alguna, en donde Casado lo hizo muy bien, aunque no se prodigó en ataque tanto como lo hace en el Castilla y cuando lo hizo o no lo vieron, o el balón no le llegó en las mejores condiciones. Joselu salió ya avanzada la segunda parte pero luchó, se desmarcó con acierto y los balones que tocó los trató con clase y criterio, además de su prometedor gol marcado ahí, donde los goleadores han de estar. Pacheco, el portero, sustituyó a Adán, que en las pocas intervenciones en las que participó lo hizo bastante bien a pesar del gol encajado, en donde poco o nada pudo hacer. Incluso se permitió el lujo de hacer un pase al pié al sacar de puerta que nunca he visto hacer a nuestro querido Iker. Y por último hablar de Varane, de verdad, o mucho se tuerce ese chaval o va para crack, en defensa es contundente pero nada violento, su posición en el campo es muy buena, sabe sacar bien el balón desde la defensa, es rápido... y encima tiene un pase en largo digno de admirar, de hecho me recuerda y mucho a Fernando Hierro.  
    El resultado final ya lo saben 5-1, en donde el "1" fue casi tan aplaudido como los "5", de hecho un servidor y sin que sirva de precedente... también aplaudió.
    Quizás mi optimismo sea exagerado, pero este Madrid tiene buena pinta. Salvo el accidentado partido contra el Barcelona y quizás el "susto" del Levante todo está funcionando de manera excelente. Algunos partidos los hemos bordado en todos los aspectos, en otros hemos hecho lo estrictamente necesario para llegar a buen puerto y como resultado, líderes y clasificados de momento en todas las competiciones. Además, en las principales categorías estamos exactamente igual, todo un logro. Para algunos el haber eliminado a la Ponferradina no tiene ningún mérito, pero no sólo fue el pase, fue el cómo y sobretodo la eliminación con paso seguro de miedos pasados, llámense éstos Toledo, Alcorcón o Irún.
    Ahora sólo queda armarnos de paciencia y esperar al próximo partido, no sin antes felicitarles a todos ustedes y desearles unas maravillosas y felices fiestas.
    
    

2 comentarios:

  1. Hola, Estoy abriendo mi nuevo blog, y me gustaría contar con tu ayuda. Yo ya te sigo, me gusta tu blog. Un saludo.

    pasayremata.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Por ahí nos verás, un saludo y muchas gracias.

    ResponderEliminar