3 dic. 2011

SEGUNDAS PARTES SI FUERON BUENAS. MÁS BIEN REGULARES.

    Pues ahora resulta que es verdad, que las estadísticas están para romperlas y si el dicho dice que "segundas partes nunca fueron buenas", llega el Madrid y demuestra lo contrario. Tras una primera parte poco iluminada de los nuestros, llegó la segunda con algo de luminosidad, aunque fuera como la obra de Martín Gaite, entre visillos.
   Fue un partido duro, no por las entradas, sino por un ambiente siempre hostil contra el Real Madrid y por el Sporting, que mostró todas sus armas y que no dejó jugar a los blancos como hubieran querido. La primera parte fue más física que técnica y aunque la segunda no es que fuera espectacular, la calidad de los nuestros se acabó imponiendo. Fue un partido que no pasará a la historia, pero que a la vez es de esos que hacen conseguir una competición de larga duración.
   El primer tiempo fue intenso, con un juego poco vistoso y artístico, pero en donde se podía apreciar que para ambos contendientes era un partido especial. Para los unos porque jugaban contra el Madrid y ganarles es un sueño, por ser un rival histórico en lo que a "odios y rencillas" se refiere y porque para la afición del Gijón no hay partido más especial que éste, excepción hecha contra el Oviedo. Y para los otros por la importancia de mantener la distancia con los azulgranas y por vengarse de la ofensa realizada la temporada pasada en el Bernabéu y que nos echó de la Liga. Como futbolísticamente hay poco que destacar, hablaré de un excelente jugador llamado Dí María, el mejor del partido y de los mejores de la temporada. Una pena que su carácter le impida ser el mega-crack que es por una especie de fiebre contagiada por Dani Alves. De todas formas en este partido se podría decir que levó el peso ofensivo del equipo y colaboró notablemente en la defensa y presión. En la segunda parte su rendimiento aumentó aún más. El premio lo obtuvo en forma del primer gol tras un error suyo a la hora de regatear, un gran virtuosismo a la hora de presionar y recuperar el balón, y una excelente finalización de jugada con un buen gol, sin apenas ángulo, tras engañar a un defensa y al portero haciéndoles pensar que iba a centrar. Y con un 0-1 escueto y meritorio acabó una primera parte en la que el Madrid no pasó apuros y el Sporting alguno que otro, pero tampoco nada del otro mundo, si bien los segundos intentaron en los minutos finales aproximarse al área de Casillas.
    La segunda parte fue algo distinta, con un mejor Real Madrid, con mayor presencia en ataque y una superioridad que por fin empezó a demostrar. En uno de sus ataques llegó una jugada digna de felicitación y que acabó con el segundo gol, una combinación perfecta entre Dí María y CR, con excelente pase del primero al portugués y que éste mandó de manera impecable y también casi sin ángulo al fondo de las mallas.
    Continuó el control del partido por parte de los blancos y las ocasiones llegaban, casi con cuenta gotas eso sí. Quizás la más destacada fue un intento de gol olímpico por parte de Dí María que finalmente impactó en el poster. De las pocas acciones atacantes de los blancos tuvo bastante culpa un Sporting que seguía prácticamente imperturbable y no cambió su forma ni estilo de juego a pesar de ir perdiendo, apenas un cabezazo, algún acercamiento muy de vez en cuando que finalizaba en el área de Casillas y poco más. Y los nuestros con un ritmo quizás más lento de lo normal, probablemente y entre otras cosas por tener la cabeza en otro partido venidero, pero en el que tampoco hacía falta hacer mucho más una vez puestos por delante en el marcador.
   Ya en las postrimerías del partido llegó el tercero tras una buena acción de Marcelo que mandó el balón a la escuadra del segundo palo tras internarse en el área de J. Pablo.
   Poco más a destacar en un partido "poco resultón" y que es el preliminar en liga del enésimo partidazo del siglo contra un Barcelona que ayer me gustó.
    No voy a negar que a día de hoy creo que sólo hay dos cosas que pueden hacer que ese partido no salga como creo que saldrá: el arbitraje y la suerte de cara a portería que tanto y tan injustamente tuvo el barza en años anteriores. Ésta última parecía que le había desaparecido un poco, pues atacando mucho más que antes metía menos goles. Pero ayer, justo ayer, por lo menos durante los primeros 35 minutos, esa suerte resucitó como ave fénix y en su primer tiro, gol y en su tercer remate, gol. Después los porcentajes se aproximaron más a un partido real y éste acabó con un 5-0 a favor de los azulgranas.

    Por lo tanto tiene pinta que será un gran partido si el señor Ángel María Villar así lo quiere, y particularmente creo que si todo sale como la lógica dice ganará el Real Madrid, a pesar que ha bajado un par de escalones su rendimiento. De hecho hasta mi corazón dice lo mismo y cuando dos cosas tan contradictorias coinciden en lo mismo... buena señal!. 

2 comentarios:

  1. El Sporting no tiene las armas necesarias como para contrarrestar al Real Madrid. Una parte bien aguantas a duras penas, pero dos... muy complicado.

    Nunca llegó a peligrar la victoria visitante.

    Aprovecho para invitarte al Primer Torneo Twittero de FIFA 12 (PS3): juega con tu equipo y gana su camiseta, si pones el cartel del mismo en tu blog para difundir esta iniciativa, solo tienes que avisarnos y te citaremos en los agradecimientos del torneo.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por el comentario. Tienes razón en lo comentado y así fue, aunque lo grande del fútbol es que los "pequeños" de vez en cuando dan la sorpresa. Además, considero que cualquier "equipo menor" por la calidad de sus jugadores, que todos son como mínimo buenos, pueden vencer en un "día tonto" a los "más grandes".
    Respecto al anuncio..., dame un poco de tiempo. Un saludo.

    ResponderEliminar