13 sept. 2011

ALUMBRAMIENTO

   La liga acaba de nacer y de momento y por sorpresa el Real Madrid es líder en solitario y lo que es mejor, con todo merecimiento. Reconozco que a estas alturas esperaba un empate técnico con los barcelonistas y de momento no es así, aunque me temo que si existirá en algún momento. Es el principio de una nueva vida y queda mucho por delante.
   Cuando nace tu hijo lo primero que sientes es miedo, primero por el parto en sí (es un hecho maravilloso pero estéticamente mejorable y con cierto riesgo, minimizado a cotas impensables gracias a los avances en higiene y tecnología) y después al ver a ese inocente y desprotegido ser entre tus manos, ¿qué hacer con él?, ¿lo sabré hacer?, ¿seré buen padre?, ¿qué pasará...?. Este principio de liga es muy parecido, primero con la "guerra sucia" de los fichajes y luego por la incertidumbre del rendimiento del equipo este año.¿cómo lo hará el Madrid?.
Pasados esos breves pero intensos segundos la sonrisa empieza a brotar por las comisuras de nuestros labios mientras lo sostienes en las manos: "es mí hijo, míralo, está vivo y es mío, sangre de mi sangre" se dice uno. Y lo mismo pasó tras un excelente partido en la primera jornada. Aquí está mí Madrid, mí equipo, y encima me gusta.
Nuestros pensamientos y sentimientos van aflorando a una velocidad de vértigo sin tiempo a meditar mientras buscas rasgos, gestos o alguna reacción con la criatura a la vez que miras, ahora sí, con una sonrisa que no te cabe en la cara a tu pareja. Pero esto es breve, han de llevarse al niño para realizarles las pruebas rutinarias y ves como "un/a desconocido/a" se lleva al que ya identificas de pleno derecho como tu hijo. Se siente impotencia y tristeza. Casi igual a la que algunos sentimos tras el empate del Getafe tras haber marrado los blancos media docenas de claras ocasiones de gol.
Tras salir el bebé por la puerta del paritorio uno se centra en su mujer, en su estado, y mira la sonrisa que brota de sus labios a pesar de haber pasado el momento más duro y doloroso de su vida, su felicidad sin duda es aún mayor y la tuya aumenta por ello, mientras te das cuenta que tus piernas siguen temblando por la emoción y porque no decirlo, el miedo que continúa latente en nosotros. La felicidad es total y el vínculo en ese momento es pleno, todo valía y nada nos puede impedir ser felices, nada. Aquí da igual que la falta fuera dentro del área o no, si pitan penalty lo es, aunque no lo sea. No es honrado, como tampoco lo es el no poder sufrir físicamente como lo hizo nuestra amada, pero acabó con una explosión de felicidad y celebraciones como nunca antes.
Algo más tranquilos se empieza a hablar y pensar en el futuro, surgen las mismas preguntas que al principio, pero las dudas se vuelven impulsos, se convierten en estímulo para vencer cuantas trampas nos ponga la inexperiencia y la vida en sí, es mí hijo y claro que lo haré bien, lo haré todo por él, es mi nueva y más importante meta, no hay nada más sagrado y yo soy su valedor y su protector. Ya se puede acabar el mundo que mi hijo sobrevivirá pase lo que pase. Seré el mejor padre del mundo y por supuesto mi mujer será la mejor madre, nada ni nadie puede impedirlo. Y con una idea parecida se marcharon los aficionados que acudieron al campo tras ver el partido de su equipo, "no fue fácil, pero nos repusimos y somos invencibles".
Finalmente la enfermera nuevamente nos entrega al pequeño, la felicidad es aún mayor, la seguridad también, pero las preguntas aumentan de forma exponencial y más cuando escuchamos el más mínimo lamento, chillido o lloriqueo de la joven criatura. Da igual, somos sus padres y seré el primero para darle todo cuanto necesite. Lo dicho, somos líderes y el resto da igual. Y si no lo da, ya nos encargaremos que lo dé.
   Para todos aquellos que han sido padres/madres les resultaran mis palabras como mínimo ofensivas. No se puede comparar el fútbol con un hijo, ni el fútbol ni nada en el mundo. Para los que no, multipliquen por infinito sus sensaciones en el fútbol y quizás empezarán ha acercarse a lo que se siente. Pero este es un blog de fútbol y hoy no quería hablar del deporte rey. Va por tí y sobretodo por él, enhorabuena jefe!.

1 comentario:

  1. Boas!

    Devo dizer que gosto imenso deste blogue!

    Podem adicionar os meus aos vossos links? Eu prometo que retribuo :p

    http://davidjosepereira.blogspot.com/

    Saudosos cumprimentos!

    ResponderEliminar